El kirchnerismo votó el recorte de Macri en el Garrahan

Por Mauricio Polchi

Con el aval del PRO y el FPV, el pasado 27 de agosto la Legislatura Porteña aprobó la modificación del presupuesto General de la Administración del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Entrevista a Cristina Díaz Alem, delegada gremial de ATE.

“En el Hospital Garrahan sabían de antemano el presupuesto y son ellos los que deben ajustarse”, aseguró Horacio Rodríguez Larreta en la mañana del jueves 24 de septiembre. El sucesor de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires apeló a una frase tan perversa como cierta para responderle a la Presidenta de la Nación, quién horas antes había acusado al Jefe del PRO por el desfinanciamiento del centro de salud.

“Si (la plata) no la pone el Gobierno Nacional, no la pone nadie”, advirtió la mandataria por cadena nacional, aunque le faltó aclarar, porque quizá lo desconoce, que “sus” legisladores porteños fueron los que liberaron la zona para que el PRO haga lo que quiera, como por ejemplo, ajustar donde más duele. Lamentablemente, cómo reconoce Rodríguez Larreta, todos sabían que habría un recorte en el área de salud porque eso mismo fue lo que votaron las y los parlamentarios de la Ciudad hace menos de un mes.

El 27 de agosto la sesión ordinaria de la Legislatura Porteña aprobó la modificación del presupuesto general de la Administración del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el 2016. Casualmente, ese retoque incluye un recorte al presupuesto operativo y partida de salarios correspondientes al hospital Garrahan, que ahora genera tanto revuelo mediático entre el oficialismo y la oposición.

“Finalmente, se expresaron en forma positiva 50 diputados del PRO, el FpV, el Partido Socialista, la Coalición Cívica, Suma +, Frente Progresista y Popular, Frente Renovador, Partido Solidario, Confianza Pública Democrática y Confianza Pública”, consigna la página oficial de la Legislatura. Y agrega, “se abstuvieron 5 legisladores de los bloques Nuevo Encuentro, Partido Socialista Auténtico y Seamos Libres. En forma negativa hubo 4 votos del bloque Frente de Izquierda, MST, Bien Común y Verde al Sur”.

El jueves 3 de septiembre, alertados por dicho acuerdo, las y los trabajadores del Garrahan se reunieron en asamblea y determinaron un plan de lucha para denunciar que se había aprobado un desembolso de sólo 44 millones de pesos, cuando a la Ciudad le corresponde girar un total de 158 millones.

Cristina Díaz Alem es delgada de ATE y trabaja en el Garrahan desde hace 25 años. Fue procesada por la Ciudad de Buenos Aires porque se acercó a defender el taller 19 del hospital Borda, el 26 de abril de 2013, cuando la policía Metropolitana reprimió y tiró abajo las instalaciones del neuropsiquiatrico. “A mi me armaron una causa por atentado, resistencia, y lesiones. Y eso que usó un bastón desde 1999”, aclara la referente gremial que aún espera una fecha para el inicio del Juicio Oral en su contra. “Nosotros ahora estamos diciendo que el PRO es responsable del recorte, y que el gobierno nacional también”, explica.

– ¿El recorte es real, el ejecutivo porteño no ejecutó las partidas correspondientes?

Sí, es verdad, y el recorte nos preocupa por la atención de los pacientes. Esto empezó hace un mes cuando en la Legislatura. Como el macrismo no tiene mayorías, el ajuste también fue votado por el Frente para la Victoria. Y eso es lo que no dicen ahora. Como el PRO no tiene todos los votos, lo que hizo el FPV fue señalar que el hospital iba a recibir menos dinero, pero que ellos votaban igual. Así permitieron que los 44 millones que daba el gobierno de la Ciudad, sin los 158 millones que debía otorgar.

-Es algo que ahora no se dice…

No estamos defendiendo al gobierno de Macri, que sabemos ya desde el 2014 viene debiendo las partidas presupuestarias. Y en medio de esta puja política nosotros lo que queremos es defender al hospital, la salud pública, como lo hicimos siempre, y los salarios. El hospital se maneja con el 50 por ciento de Nación y 50 por ciento de Ciudad. Y parece que estos últimos no quieren respetar el acuerdo paritario que se firmó en el mes de julio.

– Desde la Auditoria de la Ciudad señalan que el argumento del PRO, es decir que solo el 15 por ciento de los chicos que se atienen son de la Ciudad.

Nosotros esa estadística, específicamente, no la tenemos porque los registros se guardan bajo veinte llaves. Nosotros atendemos a todos los pacientes que vienen, no les preguntamos ni la nacionalidad, ni el domiciolio. La salud publica en la Ciudad de Buenos Aires, como otros aspectos, está muy mal. Y sabemos que en la Provincia de Buenos Aires pasa lo mismo, los UPA (Unidad de Pronta Atención) que se hicieron no tienen médicos, no tienen pediatras, y entonces los pacientes tiene que venir a un hospital de alta complejidad, y nosotros no los vamos a dejar en la calle. No nos interesa saber si son de Capital o no.

– Ese argumento es…

El gobierno de la Ciudad ya lo dijo, lo dijo Macri. Y me parece una locura, un acto discriminatorio de una persona que no conoce la realidad de la pobreza, porque él tendrá obra social o prepaga y puede ir a cualquier lado, pero nuestros pacientes no. Acá vienen todos los pibes de la Villa 31, los de la Villa 1-11-14, vienen los que no son de la villa, y viene gente de todos lados. Y son pacientes de Capital.

– ¿Cómo está la prestación del servicio ahora?

Ya se suspendió la apertura del hospital oncológico nuevo que se estaba por inaugurar en octubre. También nos recortaron una salita de 3 años del Jardín Maternal, donde los trabajadores dejamos a nuestros hijos, y sacaron directamente la salita porque eso insume dinero. Pero eso también fue votado en el Consejo de Administración, donde dos consejeros son de Ciudad, y los otros dos son de Nación. Si bien las prestaciones no están afectadas, faltan algunos medicamentos y nosotros entendemos que con el recorte las cosas se van poner peores.