El relato macrista está divorciado de los datos de la realidad

Por Mario Hernandez

El pasado 15 de noviembre fue propuesto como el Día Nacional de la Mentira conmemorando el debate que el año pasado sostuvieron los dos candidatos presidenciales al balotaje. Ese día Macri había atribuido a una estrategia del miedo de su adversario, Daniel Scioli, las medidas que juró que no adoptaría, pero que puso en práctica inmediatamente de asumir la Presidencia.

Algunos datos de la realidad…

Deuda externa: Aumentó en los primeros 10 meses del año en U$S 52.000 millones.

Fuga de capitales al exterior: U$S 11.000 millones.

Recesión: 2,3% interanual en los primeros 8 meses.

Caída de la industria: 4,5%. Cincuenta mil empleos menos que el año pasado y una capacidad ociosa del 40%.

Saldo comercial: U$S 2.000 millones. No por mayores exportaciones sino por caída de las importaciones, excepto bienes de consumo (+ 18,8%).

Inflación: 41%.

Empleo registrado: cayó 1,5% por la eliminación de 127.595 puestos de trabajo en los primeros nueve meses del año, según los registros del sistema de Seguridad Social.

¿Y los “brotes verdes” para cuándo?

Mientras tanto, se han conocido nuevos datos del deterioro de la situación alimentaria de los sectores más vulnerables. En el último año, los productos que contienen los principales nutrientes subieron más del 50%, según Isaac Rudnik, responsable del Indice Barrial de Precios, un relevamiento en comercios que elabora el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI), que se hace cada 30 días en 320 comercios de 20 distritos del conurbano bonaerense.

Este dato coincide con el de la Consultora especializada Kantar WordlPanel para quien “las segundas marcas son las únicas que logran crecer” y los consumidores de los niveles socioeconómicos más afectados fueron el Medio Bajo y Bajo Inferior.

El consumo lleva diez meses de caída. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en octubre registró una nueva baja del 8% con respecto al mes anterior. De allí que el gobierno apueste a reactivar el consumo, que para un sector de la sociedad está por encima del empleo en la lista de preocupaciones, de la mano de aguinaldos, bonos de fin de año, a la suba de planes sociales y obra pública abundante, visible y de ejecución rápida con fuerte impacto en la construcción. Además, alargarán la fecha de vencimiento del Ahora 12 y están tratando de apurar el plan para extenderlo hasta 18 cuotas para las compras con tarjeta de crédito. La idea es cerrar el acuerdo antes de las fiestas de fin de año.

Preguntados funcionarios del gobierno ¿cuándo la gente va a sentir la mejora? Contestan: Entrado el primer trimestre de 2017 y será bien patente durante el segundo. 2016 ya fue.

Ahora hay que pasar el verano

El llamado a Sesiones Extraordinarias excluye la Ley de Emergencia Social. Rogelio Frigerio encargado del anuncio consideró que el Proyecto “es incompleto, poco claro y no tan serio”.

Según el senador Abal Medina su costo sería de $ 41.000 millones, un poco más de la mitad de la deuda condonada por el gobierno a las empresas distribuidoras de energía (19.000 millones).No obstante, si la Cámara de Diputados sancionara la norma antes del 30 de noviembre, al término de las sesiones ordinarias, contaría con el veto presidencial repitiendo lo sucedido con la Ley anti-despidos.

Por otra parte, Frigerio confirmó que el Proyecto de ley modificatorio del tributo a las Ganancias será tratado este año en sesiones extraordinarias. Esto se suma al bono de fin de año para los estatales.

Bono estatal

El bono de fin de año, que sólo contempla a los trabajadores de planta –o sea a una minoría–, oscila según la categoría. Los aumentos serán de $ 3.500 para los empleados de la categoría más bajas F y E; de $ 3.300 para los de nivel D; $ 3.000 para el nivel C, y $ 2.000 para los niveles B y A, pero no alcanza a los miles de precarizados y tercerizados que pueblan las oficinas del Estado.

Aunque UPCN es un sindicato nacional, acordó con el Gobierno Nacional dejando afuera y librados a su suerte a los estatales provinciales y municipales en momentos donde la mayoría de los gobernadores sean de Cambiemos, la UCR o del FpV-PJ, vienen anunciando que no habrá bono.

Este acuerdo entre el gobierno de Macri y la directiva de UPCN no cae del cielo. Es la consumación de una dirección gremial que se acomoda ante cada Gobierno en contra de los intereses de los trabajadores. Ya pudimos ver a comienzo del gobierno de Macri, cómo Andrés Rodríguez dejó pasar los miles de despidos en total complicidad con el plan macrista y como dirigente de la CGT viene siendo parte de la tregua que la misma mantiene con el gobierno dejando pasar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores a expensas de la inflación y los tarifazos.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) rechazó la propuesta porque reclama la reapertura de las paritarias como el instrumento adecuado para superar el deterioro de los sueldos.

“Hoy presentamos un informe que le entregamos a la prensa que detalla que en lo que va del año los trabajadores estatales perdimos el equivalente a un sueldo por la inflación, por eso exigimos que se reabra la paritaria porque dar un bono de una suma fija es absolutamente insuficiente”, explicó Hugo Godoy.

En ese marco señaló que “vamos a seguir reclamando por lo que nos parece justo porque el Gobierno quiere que perdamos este año y el año que viene”.

El estudio demuestra que los empleados públicos perdieron en 2016 un 6% de poder adquisitivo. Para recomponer lo erosionado por la inflación, el bono de fin de año debería ser equivalente a un salario medio del sector.

Desde ATE se difundió un informe del Instituto de Estudios de Estado y Participación (IDEP) que explica en detalle la pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores estatales. Mientras que los salarios se vieron incrementados un 31% en el año, la proyección de inflación es del 39,2%. Tal disparidad implica que, el poder adquisitivo de los estatales caerá aproximadamente un 6% en diciembre de este año.

Cabe señalar que durante los primeros cinco meses del año, en los que no se verificó actualización del salario, la caída real alcanzó un 16,4%.

Por eso, ante la entregada de UPCN, más que nunca se refuerza la postura que los sectores combativos, clasistas y antiburocráticas, venían levantando: exigir a las conducciones de ATE un Congreso de delegados de Base nacional y unificado que logre sortear las disputas entre las directivas y poner en pie un plan de lucha para reabrir las paritarias por un salario acorde a la canasta familiar para los trabajadores de planta y los precarizados.

La reforma laboral de Macri comienza por los petroleros

“Por primera vez en la historia de la Argentina, firmamos con el gremio un acta con metas de producción”. Así saludaba el Presidente de YPF el primer convenio atado a la productividad bajo el actual gobierno, firmado por los sindicatos petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa, encabezado por el senador Guillermo Pereyra y el del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo de esas provincias y sus representaciones en Salta, Jujuy y Formosa.

Por ese acuerdo el trabajador puede ser reubicado temporal o permanentemente en otras tareas distintas a las habituales y tener tareas simultáneas. Se estima que la aplicación de este solo punto del acuerdo, significaría el despido de 1.500 obreros de la cuenca neuquina.

A partir del acuerdo se podrá trabajar en el montaje y desmontaje de equipos durante la noche. Y queda en manos de los hombres de la empresa en el pozo, la continuidad de las tareas bajo condiciones de viento. Se altera el descanso ya que ahora si en una cuadrilla faltan operarios se deberá realizar la tarea igual. El descanso entre jornada y jornada se reduce a ocho horas (antes 12). Pero además, cuando las tareas se realicen por diagrama, el mismo adoptará el esquema de 2 x 1, en vez del 1 x 1 actual. Por lo tanto, los diagramas pasarán a ser de 14 días de trabajo por 7 de descanso, en vez de los 14 por 14 que rige actualmente.

También se elimina una gran conquista laboral como las llamadas “horas taxi”, que son las horas pagas como adicional de traslado del trabajador al pozo.

La jornada laboral también se extiende ya que cuando el trabajador pernocte o descanse en un hotel o pensión de una localidad cercana al yacimiento, la jornada laboral puede extenderse un 10% más. Cuando el descanso se realice en tráiler en el propio yacimiento, la jornada se podrá extender hasta un 20% más.

Incluso propone que los trabajadores con tareas de apoyo como catering, vigilancia, limpieza, etc., cobren de acuerdo a los convenios de sus respectivas actividades, lo cual implica una rebaja salarial directa para miles de obreros.

A cambio de la firma la burocracia recibirá por cada trabajador un “aliciente” de $ 3.000. En el caso del sindicato de Pereyra, con 18.000 trabajadores en el sector, significará embolsar $ 54.000.000.

El convenio suscripto rige para la explotación del petróleo no convencional, pero está en marcha un acuerdo de características similares para el convencional, que pretende integrar sindicatos de otras provincias.

El Secretario General del Sindicato de Chubut, Jorge Avila, denunció que el acuerdo supone un recorte del 30% del salario y rechazaría uno similar.

Además, el propio gobierno informó que Smata, Luz y Fuerza y Marina Mercante están acordando cláusulas de productividad en sus convenios. El presidente de la Federación de Empresas Navieras Argentinas había anticipado a fines de setiembre que: “hay que impulsar un sistema normativo que contemple salarios de nivel internacional”, hoy a la baja, y una modalidad que debe ser “por contrato” porque “no es cierto que con ellos, los trabajadores estén precarizados”.

Antes de la firma del acuerdo petrolero de Neuquén, los trabajadores de El Tabacal, luego de una gran huelga, derrotaron el intento de imponerles un convenio de estas características.