Encontraron muerto a Luis Armando Espinoza, desaparecido hace una semana

El hombre de 31 años era buscado desde el viernes, cuando su hermano lo vio por última vez mientras eran atacados por la policía de Tucumán. Hace unas horas, la fiscal de la causa confirmó que encontraron un cuerpo y que todas las evidencias hacen presumir que se trata de Luis.

Por Ignacio Marchini | Foto Mariana Romero

Según informa Mariana Romero, periodista de Canal 10 de Tucumán, a la mañana temprano la familia de Luis Espinoza, junto con otras personas, partieron rumbo a la zona de Alpachiri, en la provincia de Catamarca, cerca del límite con Tucumán. El Equipo Científico de Investigaciones Fiscales, que interviene en la investigación por la desaparición forzada de Luis Espinoza, anunció hoy que habían encontrado un cuerpo en un precipicio de 150 metros de profundidad.

El lugar está subiendo una montaña, con una vegetación muy cerrada, mucha niebla y precipicios empinados. A la tarde, la fiscal de la causa, Mónica García de Targa, confirmó que en uno de esos precipicios se encontró un cuerpo envuelto en bolsas negras y blancas y encintado, y que todas las evidencias hacen presumir que se trata de Luis Espinoza.

Según la periodista, que se encontraba en el lugar, el hermano de Luis Espinoza, Juan, reconoció a la víctima. La familia hace días que había perdido la esperanza de encontrarlo con vida y hoy solo se confirmaron las peores predicciones. No se sabe aún si va a intervenir un juzgado de Catamarca o si van a trasladar el cuerpo a Tucumán.

Luis estaba desaparecido desde hace una semana, cuando él y su hermano quedaron en el medio de un operativo policial que, según las fuentes oficiales, perseguía a corredores ilegales de caballos. Juan perdió el conocimiento por los golpes de la policía, no sin antes escuchar un grito y un disparo. Cuando despertó, su hermano Luis no estaba y desde ese día su familia y amigxs están exigiendo respuestas a la policía.

Al hallazgo del cuerpo se suman las manchas de sangre en una de la camioneta de los policías imputados, las vainas encontradas en el lugar, los testimonios de los y las testigos y la declaración de dos policías que habrían confesado cierto grado de complicidad en el hecho.

El Secretario de Seguridad de la provincia de Tucumán, Luis Ibañez, había negado categóricamente que la desaparición de Luis se tratase de una desaparición forzada, cuando apenas se había enterado del hecho y antes de esperar cualquier resultado de las pericias. “Los vecinos inventan cosas” dijo con total soltura ante la cámara del Canal 10 de Tucumán. La policía se tomó más de 72 horas para tomarle la denuncia a la familia de Luis, que acudió a la comisaría al instante porque sabían que su hijo, su hermano, no se había “perdido en el monte”, como sugirió la policía. Imposible para alguien que se crió y vivió ahí toda su vida, hasta el viernes pasado. A las respuestas de los demás policías le deberán seguir las de las autoridades de la provincia, hasta llegar al Gobernador Juan Manzur, responsable, como todos los poderes ejecutivos, de la violencia policial ininterrumpida.