Bernarda Pesoa: “Todas somos políticas”

En el marco del Encuentro de Mujeres, Travestis, Lesbianas, Trans y No Binaries, entrevistamos a destacadas lideresas y defensoras de la tierra de América Latina. En esta primera entrega, Bernarda Pesoa, de Paraguay.

Por Camila Parodi y Nadia Fink / Foto: Nadia Petrizzo

Bernarda Pesoa es de Paraguay, y pertenece al pueblo Qom. Es parte de la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri) y lidereza comunitaria de Santa Rosa.

Durante el Primer Encuentro de Mujeres Trabajadoras de la Tierra, conversamos con Bernarda sobre su trabajo como lideresa comunitaria, su mirada sobre la defensa de la tierra que realizan cotidianamente las mujeres de Latinoamérica y su opinión sobre la necesidad de que los Encuentros en nuestro país se llamen “Plurinacionales” y contemplen a todos los pueblos e identidades. Un recorrido por los caminos de Nuestra América, de la mano de una mujer que habla como piensa y que actúa como habla.

Primero nos cuenta sobre la organización a la que pertenece, Conamuri, “una organización de mujeres campesinas e indígenas donde trabajamos con 800 mujeres, en diferentes comunidades y asentamientos”. El principal trabajo de Conamuri es  directamente con mujeres “para el fortalecimiento del liderazgo de ellas. También trabajamos sobre la formación con los jóvenes en temas de agroecología y en la escuela de mujeres para que tengan su espacio político dentro del proceso de lucha”.

Bernarda afirma: “Sabemos bien que muchas mujeres a veces no descubrimos que somos políticas. Todas somos políticas. Todo lo que hacemos es política: dentro de la casa, dentro de las organizaciones… Y la organización hace que las personas alcen sus voces para reclamar sus derechos, para el buen vivir de todos y de todas”.

¿Cuál es la situación actual en Paraguay desde el punto de vista de las comunidades?

Nosotras luchamos en contra de los antirracistas, los antisociales, luchamos en contra de las grandes empresas trasnacionales. En Paraguay hay muchas trasnacionales, que son las mineras, los sojeros. Nos están atacando en forma jurídica porque traen sus títulos y te desalojan así. A un pueblo que vive más de 30 años en su comunidad, vienen, traen un título de propiedad con la policía, con los fiscales y desalojan a pueblos indígenas y a pueblos campesinados. Entonces la lucha no es chiquita, es muy amplia, y la sufren las mujeres, los niños y los ancianos y mucho más las embarazadas. Las embarazadas sufren la desnutrición, malformaciones de sus bebés por culpa de la fumigación. Muy fuerte está la fumigación porque usan avionetas para derramar el veneno en sus sojales y contaminan nuestros cultivos nativos, que es el maíz, el arroz orgánico, yerba orgánica; y a veces eso contamina el aire. Entonces toda esta lucha la llevan adelante las mujeres porque somos las que quedamos en las comunidades.

-¿Y es por eso que las mujeres son las defensoras de la tierra?

-Las mujeres son las defensoras de derechos humanos, las defensoras ambientales, territoriales. Desde el principio las mujeres son las que defienden la vida. Uno es la vida, principalmente la vida, luego el ambiente. Así también, durante las negociaciones que se llevan a cabo en las comunidades, a veces no les preguntan a las mujeres porque las mujeres primero tienen que pensar si están bien o están mal. Entonces, directamente se negocia a espalda de las mujeres. Por eso es muy importante que seamos nosotras las protagonistas y las voceras de las comunidades y territoriales en las que vivimos. Es muy importante conocer nuestros derechos: primero hay que formarnos y escuchar a las demás. Después de ahí aprendamos muchas cosas y de paso ahí hacer nuestras políticas. Y no olvidar la confianza entre las hermanas, la confianza mutua que hay que tener siempre en las organizaciones.

-¿Cómo es el día de una lideresa en tu comunidad? ¿Cuáles son las tareas que tenés?

-A veces te convierte en una madre matriarca, a veces te convierte en una enfermera, que llevas al enfermo al hospital porque tenés que estar ahí presente, buscas los medicamentos. No te podés dormir bien porque es una lucha permanente. Cuando llego en la casa me vienen todos los vecinos y vecinas, me preguntan cómo estoy y yo también les pregunto, si hay algún problema me contacto directo con los responsables para que podamos resolver cualquier problema. Es una comunidad entre familias, no importa si no son nuestros parientes, es como una casa grande. Es muy bonito ser lideresa porque ahí descubrís la solidaridad, la hermandad. Y descubrís que la importancia de una lideresa es que tenga una visión más política, de que todos tenemos que estar bien, tanto la salud, la educación, la alimentación, dentro de las viviendas dignas. También he luchado bastante el derecho de las madres solteras que tenemos. Entonces, todo eso conjunto te convierte en una matriarca grande preocupada, pero me siento feliz con mi gente.

-Este es tu segundo Encuentro en la Argentina… ¿Qué te parecen en general?

Ya había venido al de Rosario (2016) y ahora a este. Aquí el Encuentro es más orgánico y me gusta más porque lo orgánico es este espacio, el campo, compartir con las mujeres que vienen de las comunidades. El domingo que viene es más político, más dirigencial, pero esto es más orgánico, entonces me gusta mucho el espacio este.

-En este momento estamos dando el debate de que los Encuentros dejen de llamarse Nacionales y que empiecen a llamarse Plurinacionales para que contemplen a todos los pueblos y a todas las identidades. ¿Cuál es tu mirada sobre eso?

-Yo creo que hay que fortalecer dentro del Abya Yala, porque fue construida por los pueblos indígenas. Y dentro del Abya Yala a veces se debate, a veces no, el feminismo. Porque existen feminismos comunitarios, feminismos colectivos, que los llamamos nosotras también, y hay movimientos feministas más políticos. Entonces, hay que llevarlo en forma paralela para que nosotras podamos participar como mujeres indígenas y ustedes que no son indígenas. Que igual vamos a estar luchando. Y dentro de la sabiduría alcanzada nuestra, como pueblo indígena, la compartimos con ustedes y ustedes los conocimientos suyos. Y ahí se va a fortalecer muy bien. Anhelamos bastante que el Encuentro sea Plurinacional.