Evita, esa mujer, antiprincesa y libre

Por Vivian Palmbaum @vivi_pal

La editorial Chirimbote lanzó la Antiprincesas 7: Eva Duarte. Entrevistamos a Nadia Fink, escritora y una de las creadoras de este sello que trabaja en sus textos para lograr una mirada distinta hacia las mujeres de nuestra historia, siempre haciendo hincapié en producciones para niños y niñas.

“¡Viva el cáncer!, escribió alguna mano enemiga
en un muro de Buenos Aires. 
La odiaban, la odian los biencomidos: por pobre, por mujer, por insolente. 
                                 Ella los desafía hablando y los ofendía viviendo. ”      

(Eduardo Galeano en Memorias del Fuego)

               .

Evita es la última producción  de la serie Antiprincesas que vió la luz este año. Con este libro se intenta recuperar  la figura de Eva Duarte y poner en valor el trabajo de una mujer luchadora que se enfrentó a todos los prejuicios de la época, por ser mujer política y pobre.  Contra las habladurías y prejuicios y con los límites de una historia destinada a las niñas y niños, esta producción está contada desde una perspectiva de libertad y con un gran trabajo de indagación y consulta histórica y militante. Nadia Fink y Pitu Saa con la cooperativa editorial Chirimbote lanzaron esta valiosa producción.  

Evita es la última producción de la editorial Chirimbote, una historia para niñas y niños, la Antiprincesas #7, a la que antes precedieron Eduardo Galeano, Juana Azurduy, El Che, Alfonsina Storni, Otra Caperucita y el Gauchito Gil.

Tal como  se menciona al inicio del libro, “en este camino de huellas de mujeres reales que seguimos desandandando, esta vez nos encontramos con Evita: Eva Duarte, una mujer política, una figura trascendente de la historia”.

Entrevistamos a Nadia Fink, periodista, editora y escritora que nos respondió algunas preguntas que permiten acercarse a la producción periodística de Evita.

-¿Cómo llegan a este personaje y porque lo toman?

-El personaje nos interesaba, pensamos en la colección Antiprincesas desde una perspectiva popular y vimos que hasta el día de hoy Evita sigue siendo una figura rescatada, destacada, recordada. Teníamos ganas de abordarla. Venimos de la izquierda y siempre fue una figura que nos incomodó mucho, pero cuando últimamente subimos un flyer para recordar un aniversario de su historia, fue tal la respuesta que tuvimos : gorila, amenazadora, comentarios muy misóginos que nos hicieron pensar que era bueno hacerla,  pensarla. Como decimos  al comienzo del libro, nos llama la atención cómo es agredida por todo lo que hace y que suele pasar con las mujeres políticas, sin que haya un sustento que demuestre cosas concretas, sino son todas apreciaciones sobre la forma en que se viste, la forma en que habla, si es machona y todo esto nos pareció bien desandarlo porque tiene que ver con hoy también.

-¿Cómo llegan a la selección de lo que quieren contar?

-La selección se hace después de un trabajo muy arduo. Con Pitu (Saa) vamos y venimos con las ilustraciones, se nota al inicio que había ideas tiradas y Pitu hizo diez Evita para arrancar el libro, una cosa diferente a lo que pasó con otros libros;  porque también queremos que cada uno cuente de una manera distinta, según el personaje que abordamos.

-¿Cómo abordaron la investigación?

-La investigación fue la más ardua de todas, porque además de abordar documentación y ver documentales, también me acerqué a militantes e historiadores “evitistas”, más que peronistas, que han investigado la historia de ella.  El historiador Miguel Mazzeo fue de gran ayuda porque guió las lecturas, porque hay mucho sobre Evita y sabemos que los puntos de vista marcan muchísimo la forma en que se aborda un personaje. Una vez que hubo suficiente material leído,  el eje fue sobre las habladurías sobre Evita, una mujer profundamente política e incómoda, para la sociedad de la época y para esta sociedad.  Después fuimos puliendo todo lo que a la infancia no le concierne, porque hay muchísimo más que se pueda decir de ella, pero no podemos plantear ciertos puntos de debate sobre ella para la infancia, ahí también se hizo una segunda pulida.

En relación a la investigación,  Nadia Fink,  además,  aclaró que no tomaron tanto las películas, donde se ficciona la figura de Evita, porque están bastante tergiversadas algunas de las ideas que querían transmitir.  Nadia además nos contó que el libro tuvo muchísimas miradas previas, unas doce, entre las que también está incluida la familia,  para ir puliendo el texto definitivo.

El libro tuvo esa pregunta inicial sobre qué leer y  tuvo muchísimas miradas, también lo vio la familia, creo que doce y ahí me valí de muchas compañeras y  compañeros que hemos ido conociendo en el camino, donde la mayoría tiene gran cariño por Evita,  pero lo ve desde una perspectiva de izquierda; fue super interesante traer a esta figura profundamente popular, que hizo muchísimo por desandar lo que le estaba vedado a las mujeres, lo que eran las primeras damas en ese momento y Evita fue muchísimo más que eso, si bien fue ella al lado de Perón, y no podemos dejar de decir esto.

-¿Que quedó afuera cuando seleccionaron que material abordar?

Evita tuvo una vida, política, brevísima, seis o siete años, donde hizo muchísimo, y donde cerramos y dejamos la pregunta abierta: ¿Qué hubiera pasado si Evita hubiera vivido más tiempo, si hubiera finalmente compuesto la fórmula Perón – Perón, si tal vez ese techo de cristal,  del que se habla con respecto a las mujeres, no se lo hubiera puesto su compañero de vida y de lucha, que era Perón? Otra de las cosas que dejamos afuera en relación al viaje a España,  por supuesto que Franco era un dictador, y la ida de Evita y las fotos al lado de él generaron muchísimas suspicacias y muchísimos rechazos,  vistos desde hoy.  En ese momento había que pensar también las alianzas geopolíticas de Argentina, había que pensar el rechazo que había a EE.UU  y  que era necesario generar nuevas alianzas para ser proveedores y  exportadores;  la miseria en la que estaba sumida la España de Franco;  y entonces Evita va y la mayoría del tiempo estaba al lado del pueblo , que es lo que no se cuenta,  pero nos pareció que ese aspecto no estaba destinado para la infancia.

“No faltaron las mentiras y los chismes para ocultar lo que fue. Pero Evita habla por sí misma, con el amor entero que le tenía el pueblo”, se dice en este Antiprincesa.  Mujer, actriz,  trabajadora y política con un origen popular. Reconocida por escuchar las necesidades de los más humildes, a quienes se sentía hermanada y pionera en reconocer los derechos de las mujeres, facilitando el derecho al voto femenino en el año 1947. “Donde hay una necesidad hay un derecho” es quizás su frase más reconocida.   Una figura que generó polémicas y rechazos, tanto que aún después de muerta su cuerpo fue maltratado, mancillado y desaparecido por los enemigos de la cultura popular, que ella había contribuido a poner en primer plano.  Evita, Antiprincesa #7 parece una interesante contribución para que niñas y niños puedan acercarse a la historia contada de manera sencilla, para tratar de forjar infancias más libres de prejuicios.