Fumigaciones ilegales en Chaco: “Si este conflicto hubiese ocurrido en CABA la respuesta hubiera sido otra”

Hoy se realizará la audiencia pública por fumigación ilegal que intoxicó a más de 700 personas en Presidencia Roca, Chaco. Marcha dialogó con el ingeniero zootecnista Mauricio Tinari integrante de “El Futuro está en el Monte”.

Por Camila Parodi

Durante las últimas semanas se conoció la noticia en la que más de 700 personas habían sido hospitalizadas por intoxicación en la ciudad de Presidencia Roca de la provincia de Chaco. El empresario Eurnekian, de la Estancia “Don Pacos”, había fumigado ilegalmente el territorio ignorando la medida cautelar del 2012 que limita la fumigación en la región y sin haber contemplado siquiera los factores climáticos.

Por su repercusión y las denuncias realizadas por la población, se realizó una medida cautelar dictada por el juez de garantías de General San Martín, Luis Allende. Hoy se realizará una audiencia pública entre las partes. Para profundizar en los hechos, hablamos con el ingeniero zootecnista Mauricio Tinari integrante de “El Futuro está en el Monte” una fundación que trabaja acompañando a las comunidades qom y wichi de la zona del Impenetrable en Chaco.

Hace unos días resonó en algunos medios la noticia de que más de 700 personas de Chaco habían sido internadas debido a la intoxicación por fumigaciones aéreas ilegales en la zona de Presidencia Roca… ¿Cómo lo vivieron?

El pasado Lunes 25 de octubre, la estancia “Don Panos” del empresario Eurnekian decidió fumigar una parte de sus cultivos con Acetoclor (un herbicida) y con 2 derivados de la Cipermetrina (insecticidas). Al tratarse de una estancia de 4.000 Ha. deciden pulverizar desde un avión, pero sin las condiciones climáticas para hacerlo, ya que ese día había viento sur y eso ocasionó mucha deriva del producto. El líquido llegó al pueblo de Presidencia Roca y alrededores produciendo infinidad de problemas.

Se quemaron cultivos enteros de tabaco y verduras de pequeños productores y productoras de la zona, se quemaron árboles enteros del pueblo, se perdieron las frutas de los cítricos y, además, se enfermaron al menos 700 personas que fueron al hospital con signos claros de intoxicación por agrotóxicos (dolor de cabeza, vómitos, diarrea, sarpullidos y hasta algunos dificultades respiratorias). Se calcula que solo un 10% de las personas afectadas concurrieron al hospital, el resto se curó con remedios caseros con plantas medicinales pero manifestaron el malestar. Cabe aclarar, que estas plantas también se encontraban fumigadas,  ya que la población ignoraba ya que no se hizo pública la denuncia sino hasta varios días después de lo ocurrido. Además, la gran mayoría de las personas no tiene acceso al agua de red por lo que toman agua proveniente de los aljibes que también se encontraba contaminada con el químico.

¿Es la primera vez que se denuncia una fumigación de este tipo?

No es la primera vez, desde hace más de 25 años en la Estancia “Don Panos” se realizan fumigaciones y desmontes ilegales. Cuando compró la estancia, tuvo la primera demanda al realizar un desmonte ilegal de 4.000 hectáreas en una zona donde no estaba autorizada. Al año siguiente, en 1996, se hacen las primeras fumigaciones y ya hay personas que fueron intoxicadas desde ese momento. Esta situación se va a repetir aproximadamente unas 10 o 15 veces hasta el momento de la fecha. Esta última fumigación tuvo un impacto mediático un poco más fuerte por tratarse de que hubo más de 700 personas hospitalizadas y con condiciones mucho más fuertes que las veces anteriores donde el efecto había sido mucho menos.

¿Hubo también daños materiales?

Sí, eso es a nivel pueblo, pero también la gente que está en el campo se vio afectada. Principalmente los productores de tabaco y algunos productores hortícolas grandes, con quienes la empresa fue y arregló directamente pagándoles $50.000 a los productores de tabaco por hectárea y $20.000 a los productos hortícolas. Un número que es bajísimo y que no llega a cubrir ni siquiera los gastos de la implantación de los cultivos. Pero bueno, mucha gente decidió arreglar así por el miedo a que la justicia después les haga algo. 

¿Qué respuesta organizada están desarrollando desde el territorio?

Por ahora, las medidas que se han tomado fue incentivar a las y los habitantes para que hagan la denuncia individual principalmente por la situación de los niños y niñas que las afectó de sobremanera. En ese sentido, se comunicó a todas las personas intoxicadas que vayan al juzgado y denuncien si perdieron cultivos o las enfermedades que tuvieron en los últimos días como para poder tener un registro de eso y después se va a hacer una denuncia colectiva. Sin embargo, sabemos que hay muchas personas que tienen miedo de denunciar por tratarse de un pueblo pequeño y quedar expuestas.

¿Cuáles son los pasos legales que se están llevando a cabo?

Por el momento lo que se logró es una cautelar para que dejen de fumigar. La denuncia formal la está llevando a cabo la organización Carrillo, la abogada Alejandra Gómez y el abogado Sánchez. Este miércoles 17 se realizará una audiencia pública entre las partes y para el 25 de noviembre se está programando una asamblea barrial en la plaza central de Roca para ver qué recaudos tomar para que esto no vuelva a suceder. Y bueno, así es como estamos avanzando por ahora en el pueblo de Presidencia Roca con la ayuda de la organización de mujeres, quienes fueron las que fueron articulando todo este proceso.

Si este hecho hubiera ocurrido en otra ciudad del país o con otra población posiblemente hubiera sido la principal noticia de los medios de comunicación ¿Qué lectura hacen al respecto?

En la provincia del Chaco vivimos muy dispersos, tanto físicamente como organizativamente. Esta realidad nos trae todo tipo de problemas a la hora de hacer denuncias de manera colectiva. Al tratarse de pueblos tan aislados y alejados de los centros donde se toman decisiones parecería que nuestra vida vale menos. Si este conflicto hubiese ocurrido en CABA la respuesta hubiera sido otra, se hubiese prohibido el uso de agrotóxicos a nivel nacional.

Si bien existe una cautelar para frenar esta situación en particular esta historia no nos habla de un hecho aislado sino hace parte de un complejo escenario de avance del agronegocio sobre el territorio y sus comunidades ¿Cuál es la situación del territorio chaqueño?

Ya se hicieron varias denuncias con respecto a los desmontes en la provincia, y al día de hoy hay una cautelar para que no se otorguen más permisos de CUS en la provincia hasta que se actualice el OTBN. Pero lo cierto es que estamos en “la franja de gaza de la agricultura”: El agronegocio busca avanzar sobre los suelos más marginales utilizando tecnologías e insumos de lo más avanzados y la expansión de la frontera agrícola está acabando con nuestros bosques nativos. 

El bosque Chaqueño es el segundo bosque más grande después de la amazonas y el  bosque xerofítico (seco) más grande del mundo. Estamos en la latitud de los grandes desiertos a nivel mundial, pero tenemos un monte (bosque) que protege el suelo y regula la humedad. Está en toda la ciudadanía la decisión de cuidarlo y respetar a las comunidades que viven en él, o de continuar dándole lugar al negocio de unos pocos empresarios a cambio de una dádiva para que el gobierno nacional pueda pagar su deuda obscena y criminal.