“El gobierno quiere lavar la cara del blanqueo ante la sociedad”

Por Daniel Lucero*

Entrevista a Julio Gambina, presidente de la Fundación de investigaciones sociales y políticas, sobre el blanqueo de capitales y los efectos económicos y sociales que conlleva.

En estos días se anunció un nuevo blanqueo de capitales, que despertó el debate sobre el pago de la jubilaciones y el desarrollo de las inversiones en Argentina entre otros debates. Un mecanismo más que deja de lado a los trabajadores. Pero, ¿qué significa y cuáles son sus implicancias?

Al respecto, Julio Gambina, presidente de la Fundación de investigaciones sociales y políticas dialogó con Che Barracas.

-¿De qué se trata el blanqueo de capitales?

Por un lado es un blanqueo de capitales que beneficia a muy pocos sectores del poder económico, que son los que han fugado capitales en el último tiempo. Se estima que la fuga de capitales es de entre 200.000 y 400.000 millones de dólares en Argentina. Esto tiene que ver con sectores de alta capacidad económica que, con el fin de evadir o eludir impuestos, sacan estos dólares del país y los tienen en cajas de seguridad o invertidos en acciones en el exterior, en depósitos en bancos o en cuentas offshore, como es el caso de Macri, o en propiedades en el exterior. Es una cifra gigantesca que involucra a pocas personas en el país.

-¿Cómo se vincula esto con los jubilados?

-Para blanquear el blanqueo el gobierno dice “Bueno, con esa recaudación de recursos en el exterior, le vamos a pagar a los jubilados, también le vamos a pagar con esos recursos y a los que no hayan ingresado demandas o litigios ante la justicia pero que les corresponda una actualización salarial”. Esto tiene una trampa, porque van a pagar un parte en cuotas y otra al contado y cada jubilado va a tener que firmar un acuerdo con la justicia para asegurar que no volverá a demandar al Estado. Acá hay una maniobra política. El gobierno quiere lavar la cara del blanqueo ante la sociedad, diciéndole que estamos en el peor momento de la recaudación pública.

En abril tuvimos una gran movilización de las centrales obreras, protestas generalizadas en todo el país por el tarifazo, y esto había deteriorado la confianza y credibilidad en el gobierno. Con esta medida intentan hacer, con algo que a priori suena bien pero con muchos detalles que iremos conociendo porque recién ingresa el proyecto a diputados.

Todos los gobiernos para hacerse de dinero generan estos procesos de blanqueo. Lo hizo Cristina Fernández en su último gobierno que esperaban conseguir unos 4.000 millones de dólares de patrimonio que hay en el exterior de Argentina y solo consiguieron 2.500 millones. Ahora bien, con la intención de pagarle a los jubilados, hace falta en el cálculo del gobierno unos 5.000 millones de dólares y para obtenerlos tendrían que declarase entre 20.000 y 30.000 millones de dólares y eso es muy difícil.

El gobierno dice si no consigue el dinero del blanqueo pagará a los jubilados con los recursos del fondo de garantía de sustentabilidad que administra la Anses. Ante esto, el movimiento de trabajadores de jubilados pegan el grito en el cielo porque siente que les meten la mano en el bolsillo y los jubilados dicen que si quieren pagarles deben usar fondos de rentas regulares, o buscar formas alternativas de pagar

-Otro debate político es el hecho de que se utiliza plata para pagar deuda y los jubilados quedan en otro estado de prioridad…

-Para pagarle a los buitres el Estado tomó 16.500 millones de dólares en préstamo y ahora está hablando de conseguir 5.000. O sea que se está tratando de conseguir menos de un tercio del préstamo que se usó para pagar internacionalmente a muy pocos estafadores mundiales. Ahora se estima buscar ese tercio para pagarle a entre 2,5 a 3 millones de personas que son los jubilados beneficiarios. Hay que pensar que estas personas son personas que tienen más de 80, 90 años y por eso cualquier mejora inmediata favorece su situación. La expectativa es cobrar algo antes de morirse y desde el gobierno se trabaja con esa presión. Hay jubilados que necesitan, en esta etapa de la vida, una serie de recursos para resolver alimentación y medicación.

-Hay una especie de premio para quienes logre cumplir con lo que propone el blanqueo o quien esté al día con sus obligaciones fiscales ¿es esto así?

-Sí. La medida intenta varias cuestiones. La primera es que vuelvan capitales que se han fugado al país y para esto se proponen una serie de premios y castigos, se intenta que algunos que aún no han fugado mantengan su dinero en Argentina. Esto es así también porque a Argentina no están llegando ni las inversiones externas prometidas. Los prestamos al país son todos muy caros y es una medida para demostrar que Argentina es amigable con el dinero de afuera por la posibilidad que hayan inversores externos, por eso también entre las medidas está la posibilidad de modificar la legislación para que permita retirar las inversiones de la Anses en empresas privadas. Se busca de alguna manera ofrecerle a inversores externos o a los propios dueños de la empresas, recuperar las acciones que están en manos del Estado administradas por la Anses.

Políticamente recuperar su iniciativa, tratar de tapar otras cuestiones como la represión a la movilización popular que tuvo otra manifestación por ejemplo ayer a la madrugada en Tierra del Fuego con el incendio a la carpa de los manifestantes, y tratar de tapar todo el mecanismo de entrega que realiza el gobierno de Macri. Por eso, es muy importante que se consolide una movilización de las organizaciones sindicales y otras organizaciones populares-sociales para seguir manteniendo esta diputa.

El gobierno trata de blanquear su iniciativa política con la demanda del ingreso que los jubilados están reclamando contra el Estado desde hace años y por otro lado, económicamente, para seguir generando oportunidades de inversión para grandes capitales del exterior y de Argentina intentado que se active la economía del país que viene de retroceso en retroceso.

El INDEC acaba de publicar los datos de caída del sector industrial del último periodo con una aceleración del deterioro productivo de la Argentina mes a mes desde que asumió Macri y veníamos en un proceso de desaceleración en la última etapa del gobierno de Cristina Fernández, con lo cual la situación se agudiza con una perspectiva no muy buena asociada al empleo, el salario y las condiciones de vida de la población.

*Entrevista para Che Barracas. Audio completo aquí.