Julio López: nueva pista, nueva sospecha

Julio López: nueva pista, nueva sospecha

La semana pasada, por medio de un canal de cable, se dio a conocer una nueva pista sobre la desaparición de Julio López. La misma fue brindada por un ex sargento de la policía federal, sin embargo la investigación a la que condujo no arrojó ningún resultado positivo. 7 años sin López plagados de pistas falsas e internas policiales.

La investigación que se lleva adelante por la segunda desaparición de Jorge Julio López, ocurrida en septiembre de 2006, sumó una nueva pista sobre el paradero del albañil secuestrado tras haber sido un testimonio central en la condena a Miguel Etchecolatz por la violación a los derechos humanos durante la última dictadura.

Esta nueva pista fue aportada por un ex miembro de la policía federal, quien sostuvo primero ante el Ministerio de Seguridad en dos ocasiones, y posteriormente ante el canal de televisión C5N, que tiene información sobre cómo fue asesinado López y donde se encuentra su cuerpo.

El ex sargento de la policía federal Claudio Correa, señaló que a Julio López lo “levantaron en La Plata, lo llevaron a una casa en Quilmes, lo durmieron, y lo trasladaron, siempre dormido, en una ambulancia del Servicio Penitenciario Bonaerense hasta el camping El Indio de la ciudad de Mar de Cobo, apenas se entra, 50 metros sobre mano derecha”.

Correa conoció esta información a partir de su relación con el teniente primero Marcelo Soulé, perteneciente a la policía de Santa Clara del Mar, y a quien el ex sargento conoce según el contó, desde hace mas de 20 años. Soulé se habría acercado a Correa para “hacer cobranzas” de las diferentes actividades ilegales que maneja la policía como el juego, la prostitución, y el narcotráfico.

Durante una de las reuniones que Soulé sostuvo con Correa para hacerlo parte de las actividades delictivas de la policía le habría relatado el devenir de la desaparición de Julio López, “yo conozco toda la historia esa porque yo participé en eso”, habría dicho Soulé. Junto con este teniente primero, Correa sostuvo que también estuvo involucrado el subcomisario bonaerense Adrián Mapelli. Este sostuvo luego de conocerse las declaraciones de Correa: “Estoy trabajando de forma normal y seguiré trabajando de la misma manera. Estoy a disposición de la fiscalía que así lo requiera. Agradezco a toda la gente y los vecinos que me llamaron, brindándome el apoyo correspondiente, debido a que todos conocen la clase de persona que soy”.

Según el ex integrante de la policía federal tras haber sido asesinado a Julio López “lo enterraron. Lo taparon. Hicieron una especie de carpita. Se retiró la gente del Servicio Penitenciario y se quedó el hombre que había venido de la Bonaerense”.

Tras la presentación judicial realizada por Correa, en el mes de noviembre, desde el Juzgado Federal Nro. 1 de la Plata, llevaron adelante un rastrillaje en la zona con resultados negativos, donde no se encontró ningún indicio de que allí este enterrado un cuerpo. Por otro lado, agregaron que el ex policía omitió señalar que el entonces camping donde estaría López, hoy es un barrio compuesto por casas rodantes y comunes.

Desde la familia de Julio López, su hijo, Rubén López indicó: “Sabíamos hace un mes. Se están haciendo investigaciones, pero tenemos que manejarnos con cautela, con tranquilidad”. Aunque agregó que a esta pista le da la misma importancia que a las otras, evita ilusionarse para evitar que “pase lo mismo que ocurrió con la pista del Pereyra Iraola”. Haciendo referencia a la pista señalada por un testigo protegido y que luego de un arduo rastrillaje arrojó resultados negativos.

Jorge Julio López lleva desaparecido 7 años, desde aquel 18 de septiembre de 2006, cuando se dirigía a los tribunales donde se realizaba el juicio a Miguel Etchecolatz. En estos años la causa ha estado plagada de pistas falsas que no han conducido a ningún resultado, ni han permitido avanzar en la resolución del caso. Al día de hoy existen 17 pistas abiertas, mientras otras 34 fueron cerradas por considerase cursos errados de investigación. De esta última que aportó Correa se ha llegado a decir que era producto de una interna policial.