La calle como escenario mundial

Por Laura Cabrera/ Foto por Festi Sheca

Hasta el 27 de septiembre, el mundo será espectador del la séptima edición del Festi Sheca, una propuesta que tiene por objetivo invadir las ciudades de arte callejero, ese que va de la mano de quienes a diario divierten al público que está de paso, ese que además es el oficio de quienes optan por esta modalidad como una forma de vida,  como un trabajo de todos los días.

Un día cualquiera, un peatón va por la calle pensando en lo desgastante que puede ser su día laboral. También puede caminar mientras piensa en las cuentas que hay que pagar, en si dejó el gas abierto al salir de su casa, o simplemente en cuántas horas faltan para llegar a casa. Y ahí, en medio de todo eso están ellos, los artistas callejeros, los buscadores de sonrisas y receptores del “correte que estoy apurado” (porque no todo es color de rosas). Ahí, en el espacio público hecho escenario, donde los espectadores no están sentados. Circulan.

El trabajo de quienes eligen el arte callejero como una forma de vida es una semilla que día a día se riega y crece en la búsqueda de nuevos espectadores concientes que vean a esta modalidad como aquella que funciona de la misma forma que sucedería en un teatro, en un circo o en cualquier espacio en donde deba pagarse una entrada porque, al fin de cuentas, este es un trabajo.

Para visibilizar esta idea, el Festi Sheca llega a las calles de diversos puntos del mundo con mensajes, música, acrobacia, circo y malabares. Se extenderá hasta el 27 de septiembre en lugares como Buenos Aires (Argentina), Montevideo (Uruguay), Valparaíso (Chile), Rio de Janeiro (Brasil), San Pablo (Brasil), Asunción (Paraguay), Medellín (Colombia), Barranquilla (Colombia), diversos puntos de México, Tegucigalpa (Honduras), Madrid (España), Barcelona (España) y Berlín (Alemania), entre otros.

“Es un gremio en donde la gente realmente está esparcida por el mundo. Cuando diferentes colectivos empezamos a tomar conciencia de eso, nos dimos cuenta de que esto está sucediendo hoy mismo, sólo que nadie lo está registrando ni enmarcando en ningún lado. Pero la gente que esta semana se organiza en el festival también es gente que trabaja todos los días en sus ciudades”, destacaron desde Sheca al hablar de esta semana en la que el trabajo de hacer arte en la calle pretende llegar a la vista de más personas con un mensaje: el arte callejero no es delito, es una elección de vida.

Más allá de que bajo la lógica de Sheca, la calle es un festival a diario, la propuesta de esta semana es “contribuir en la gorra de un artista”, invertir en arte callejero y así fomentar el arte independiente. “Muchos tenemos esa conciencia de que el arte callejero está en todo el mundo y es una gran red que queremos mostrar a aquellos que tienen la posibilidad de ver a artistas en la calle. Queremos que sepan que es un artista que se dedica a esto, que es itinerante y que viajar se nos hace más difícil por la modalidad de trabajo por la que optamos”, expresó uno de los impulsores del encuentro.

No es delito

Una de las problemáticas de los y las artistas de la vía pública es la eterna lucha contra quienes hacen del espacio público un espacio privado en donde expresarse a través de la música, el clown, el teatro o los malabares parecería estar prohibido. Ante esta situación se sumaron a Sheca integrantes de La Música en la calle NO es delito y de organizaciones con FLIA (Feria del Libro Independiente y Autogestiva), con escritores que recitarán en la calle y músicos que harán lo que les gusta.

Sheca apunta entonces a que la semana del arte en las calles como herramienta de visibilización sea algo más que una semana en donde las disciplinas en el espacio público estén permitidas y en donde las autoridades no intervengan para prohibir. Apunta a que todos los días en cualquier parte del mundo el arte callejero deje de ser un delito, a que las calles se liberen para la expresión popular.

“Hay una falta de reconocimiento del arte callejero como arte mayor. Sin embargo el origen del teatro es la calle, viene de la Edad Media. Queremos liberar el espacio público porque hay mucha gente que se dedica a esto y hay prohibiciones que se nos presentan a quienes elegimos trabajar en la calle”, expresaron desde Sheca.

Lo cierto es que todas las disciplinas transitarán las calles para llamar la atención de ese público que camina, y en las plazas, para que familias enteras puedan disfrutar de una obra, un ciclo de música o un número circense que los sorprenda en ese lugar al que quizá asisten a diario y al que nunca vieron como posible escenario.

Para más info sobre lugares y horarios de espectáculos: https://www.facebook.com/festi.sheca.3?fref=ts