La educación sentimental

La educación sentimental

Por Leticia Cappellotto. Se estrenó en Buenos Aires el jueves La vida de Adéle que además de ser la ganadora del último Festival de Cannes aporta una controversial mirada sobre el universo femenino y las relaciones homosexuales.

Ir a ver La vida de Adele esperando un film sobre lesbianismo es por lo pronto un poco tribunero, por no decir decididamente morbo, pero hay que reconocer que las escenas de sexo de la película son de alto impacto visual y probablemente también sea por ellas que se ha ganado la Palma de Oro de Cannes el año pasado. Las protagonistas, Adèle Exarchopoulos -diecinueve años cuando rodó la película- y Léa Seydoux (ya internacionalmente reconocida por participar de Medianoche en París de  Woody Allen y Bastardos sin gloria de Tarantino), recibieron junto con el director Abdellatif Kechiche el premio, en una ceremonia donde Steven Spielberg (Presidente del jurado) dijo que quería mostrarle a su hijo la película y en la que quedó claro que sin ellas el film no tendría la intensidad que tiene.

Sin embargo, en sus intensos 180 minutos, La vie de Adéle muestra el universo intimo de su protagonista más allá de la relación con su novia y nos acerca tanto a ella que hasta podríamos decir que es un documental que prescinde de conflicto porque el propio trascurrir vital de esta joven francesa es el conflicto en sí. Se podría arriesgar aún más y decir que La vie… es una película de personajes y no de acontecimientos. Y hasta se podría anular todo diálogo y convertirla en un mero documento de los años que esta adolescente atraviesa desde su despertar sexual hasta la entrada en una vida adulta. Los primeros calores, los primeros besos, los acercamientos torpes y desenfrenados, la inseguridad y los celos van dando lugar a una madurez emocional que se le nota a Adéle en sus decisiones y en sus gestos.

Pero eso no es todo. La ganadora de Cannes que acaba de estrenarse en Buenos Aires trae adjunta una controversia en torno a su origen y a su costado más político y menos poético. Una de las cosas que más llamó la atención fue que estuviera basada en un cómic, ya que este tipo de diálogos creativos entre el arte gráfico y el cine suelen referirse generalmente a superhéroes y/o novelas de acción o aventuras. De hecho es la primera vez que el jurado francés premia una película con ese origen.

La vie… se inspiró así en Azul es el color más cálido, el cómic que en 2010 publicó la dibujante francesa Julie Maroh, reconocida militante homosexual en su país que se distanció (y mucho) del film una vez estrenado. Si bien Maroh aceptó que Kechiche adaptara su obra rápidamente se desligó de la película: “Para mí, esta adaptación es otra versión/visión/realidad de la misma historia», le confio al ABC español en una entrevista a mediados de 2013.  Pero los mayores problemas no son de forma sino de contenido, ya que a la dibujante no le convenció la visión que Kechiche trasladó a la película de la vida sexual de las protagonistas: “A excepción de algunas escenas, me parece una exhibición brutal, quirúrgica, exuberante y fría del sexo entre mujeres, convirtiéndolo en pura pornografía, y eso me pareció de muy mal gusto”, dijo la artista. Por su parte, Kechiche dejó de lado la controversia con respecto a la película: “Preferí olvidarme de posibles mensajes”, dijo el realizador al ganar la Palma, apenas unos días después de que Francia se convirtiera en el decimocuarto país en el mundo en legalizar el matrimonio homosexual, tras las concurridas marchas en París en contra de la medida.

Finalmente, el tanque francés coproducido con España y Bélgica también trajo cola alrededor de las condiciones de producción. Las actrices se quejaron de las extensas jornadas de grabación y de la presión de Kechiche para repetir algunas escenas, sobre todo las sexuales. Por otro lado, un sindicato y una asociación de técnicos franceses salieron a denunciar al director tunecino por falta de cumplimiento de los contratos. Por su parte “No volvería a filmarla”, fue toda la contestación que Kechiche le dio a la prensa internacional tras estos conflictos.

Una historia poco usual, una intensidad desmedida y más de una controversia hacen así de La vie de Adéle una película para mirar atentos a lo que sucede dentro y fuera de la pantalla.

Dossier de prensa y entrevista al director (En Francés)

Tráiler de la película

Ficha técnica
La vie d’Adèle (Francia, 2013). Dirección: Abdellatif Kechiche. Guión: Abdellatif Kechiche, Ghalya Lacroix (Novela gráfica: Julie Maroh). Reparto: Adèle Exarchopoulos, Léa Seydoux, Salim Kechiouche, Mona Walravens, Jeremie Laheurte, Alma Jodorowsky, Aurélien Recoing, Catherine Salée, Fanny Maurin, Benjamin Siksou, Sandor Funtek, Karim Saidi. Productora: Wild Bunch / Quat’sous Films / France 2 Cinema / Scope Pictures / Vértigo Films / RTBF / Canal + / CNC. Duración: 180 minutos.