‘‘Nós, Mujeres” negras, latinoamericanas y caribeñas

Por Redacción Brasil de fato*

Brasil de Fato lanza un especial para celebrar el día de la mujer negra, latinoamericana y caribeña y desde Marcha nos sumamos a la visibilidad de su posición político- editorial. 

El 25 de julio las mujeres negras celebramos el Día Internacional de la Mujer Negra Latino-Americana y Caribeña y el Día Nacional de la Mujer Negra; un homenaje a la lucha de la quilombola Tereza de Benguela.

Las mujeres negras de Brasil somos muchas y diversas. Somos jóvenes, quilombolas, beneficiarias de cuotas estudiantiles, feministas, cristianas, lesbianas, militantes partidarias, mujeres trans, anarquistas, bisexuales, jubiladas, representantes de pueblos tradicionales de matriz africana, trabajadoras domésticas, sin-tierra, periféricas, inmigrantes, refugiadas, trabajadoras rurales, madres, autónomas…

Mujeres que, a pesar de la diversidad que nos separa, juntas formamos una camada que sobrevive en la sociedad. No es fácil ser mujer y negra en Brasil, que al igual que en los demás países latinoamericanos y de la diáspora, continua con la tradición esclavista y colonial.

Hoy, hay 49 millones de mujeres negras brasileñas, que tienen el protagonismo negativo de encabezar los peores índices de derechos humanos en todas las áreas: salud, empleo, vivienda, acceso a educación, etc.

Nuestra lucha comienza por lo primordial: ¡las mujeres negras quieren vivir! El feminicidio en Brasil, también tiene color: hubo un aumento del 54% de asesinatos de mujeres negras. Cada 1 hora y 50 minutos, una mujer negra muere. Tenemos dificultades para acceder a las redes de protección contra violencia por distintas razones guiadas por el racismo y la pobreza.

Pluralidad de voces y el protagonismo femenino negro

Los medios de comunicación hegemónicos tienen un lugar reservado para la figura de la mujer negra, y este espacio simbólico y real nunca es de protagonismo o poder. Esto se trasluce desde los temas tratados, hasta el color de la mayoría de las profesionales del medio.

Según la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj, por sus sigla en portugués), 23% de los periodistas son negros y negras; pero no hay un recorte claro de cuantas negras actúan como profesionales de prensa. Los datos apuntan a que la mayoría de los periodistas brasileños son mujeres blancas, solteras de hasta 30 años de edad.

La ampliación del abordaje periodístico con recorte étnico racial pasa por la contratación de profesionales negros/as. Dentro de las redacciones, las periodistas negras tienden a hacer la diferencia.

‘‘Nós, Mujeres’’, el especial que comienza hoy en Brasil de Fato, es prueba de eso. Somos siete mujeres negras, produciendo contenido en diversos cargos, desde pasante, reportajes, pasando por edición y la coordinación editorial.

En este especial, buscamos dar voz a seis mujeres de diferentes áreas. Vamos a contar una historia por día. Además, vamos a acompañar las movilizaciones de mujeres negras este 25 de Julio, fecha marcada por el contexto histórico de resistencia femenina negra que recuerda a Aqualtune, Acotirene, Luisa Mahin, Dandara, Maria Firmino dos Reis, Carolina de Jesús, Maria Brandão dos Reis, Antonieta de Barros, Lelia Gonzales, Beatriz Nascimento, Laudelina Campos, Theresa Santos, y tantas otras que aquí llegaron y nacieron.

Entendemos que al entrevistar a brasileñas como Jurema Werneck, Geni Guimarães, MC Soffia, Ialorixá Wand d’Oxum, Lucia Udemezue y la cubana Maria Faguana, estamos dando visibilidad a esta lucha histórica de las mujeres negras contra el privilegio blanco que estructura la sociedad racista que vivimos.

Tener nuestras voces expandidas por los medios de comunicación es algo esencial para la ampliación de la lucha. Teniendo en cuenta, como dice Audre Lorde, ‘‘si no esperaban que sobreviviéramos”, no solo sobrevivimos, tenemos voz y exigimos espacios de equidad, pues tenemos certeza de que si una mujer negra avanza, nadie retrocede.

*Traducción: Gerardo Gamarra