Ser migrante durante la pandemia

Se presentó el informe preliminar sobre la “Situación de la población migrante/extranjera en Argentina ante el avance del Coronavirus”. Algunas conclusiones sobre la situación de los y las migrantes en el país.

Por Vivian Palmbaum / Foto Franco Fafasuli

La población migrante en nuestro país sufre con gran preocupación el avance de la pandemia. Desde el 20 de marzo, el gobierno nacional decreto el “aislamiento social preventivo”, lo que impactó fuertemente en la economía de muchas familias migrantes que realizan principalmente actividades en condiciones de informalidad.

Desde el Espacio Agenda Migrante[i], conformado por más de 100 organizaciones de migrantes, de derechos humanos e instituciones académicas, se realizó un relevamiento sobre la “Situación de la población migrante/extranjera residente en Argentina, ante el avance del coronavirus”, cuyo objetivo fue empezar a obtener información sobre las principales preocupaciones y necesidades de ese grupo social. Todo esto para impulsar acciones que permitan la promoción de los derechos humanos de lxs migrantes y que los programas estatales les consideren en igualdad de condiciones al resto de la población.

El informe preliminar del estudio señala que, hasta el 13 de abril de 2020, la encuesta había sido respondida por 850 personas: 95% migrantes y 4,5% bajo protección internacional (refugiadxs, solicitantes de asilo y beneficiarixs de visados humanitarios). El 62% de las personas que respondieron la encuesta fueron mujeres, lo que evidencia el papel protagónico que tienen en las gestiones familiares y la mayor vulneración de sus derechos en función de los trabajos que desarrollan, históricamente menos valorados.

Los medios a través de los que se respondió la encuesta fueron vía redes sociales o WhatsApp, y estuvo conformada por 49 preguntas (43 obligatorias, 6 optativas) con dos objetivos principales. En primer lugar, indagar sobre las características sociodemográficas y la situación migratoria, documentaria, laboral, habitacional, sanitaria y familiar de lxs entrevistadxs. En segundo lugar, conocer el alcance que tiene en esta población los planes de gobierno que fueron lanzados para contención social y económica. Especialmente, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Las medidas de contención que implementó el gobierno fueron el aislamiento social, el cierre de fronteras y programas de emergencia como el IFE, que, como se señala en el informe, dejó excluida a la mayor parte de la población migrante. Uno de los principales motivos fue la falta de antigüedad de residencia en el país. Desde el espacio Agenda Migrante 2020 advierten que “es preciso implementar un abordaje integral de la población que habita en los territorios nacionales, sea ésta nacional o extranjera, atento a dar cuenta del resguardo sanitario promulgado como prioridad por los distintos gobiernos. La población migrante y bajo protección internacional debe ser incluida, sin otra condición que la necesidad, en todos los programas y planes de contención socioeconómica implementados por las autoridades”.

En relación al IFE, cerca de la mitad de las personas aseguró no haberse podido registrar y más del 30% aseguró haberlo hecho, pero no le fue otorgado. Únicamente el 4% de lxs encuestadxs recibió el beneficio.

Los derechos migrantes no están en cuarentena

Si bien los números permiten cuantificar el impacto de la cuarentena, también se recogieron las vivencias individuales: “el miedo más grande es no tener dinero para lo básico y que te puedan sacar la residencia” o “estoy en un hotel y el 20 tengo que pagar y ya me avisaron que si no pago me tengo que ir”, son solo algunas de las preocupaciones que están viviendo.

Una de las comunidades más afectadas es la senegalesa. El informe recoge algunos testimonios: “no sé de qué voy a vivir, porque ya no tengo nada y no puedo salir a trabajar. Soy monotributista pero no me puedo beneficiar de ninguna ayuda del gobierno por falta de documento. Y la mayoría de los senegaleses están en la misma situación que yo”.

Sobre los ingresos, la encuesta reveló que solo el 28% de las personas migrantes tenían un trabajo formal al momento de iniciarse el aislamiento social obligatorio y un 58% de las y los trabajadores migrantes dejaron de percibir un ingreso desde que se dictó la cuarentena. A eso se agrega que el 27% de las personas encuestadas viven en residencias precarias, está tramitando la radicación o aún no ha iniciado el trámite de residencia, lo que aumenta su vulnerabilidad.

El informe preliminar finaliza con unas recomendaciones para que las autoridades nacionales adopten una serie de medidas que van desde la agilización de la regularización de las situaciones de residencia, la inclusión en los programas de emergencia social y la revisión de los IFE rechazados, hasta la incorporación de esta población en programas alimentarios que ayuden a palear la urgente situación.

Nota de Redacción: En este informe preliminar se aclara que “debido a las distintas idiosincrasias de cada nacionalidad (en relación, por ejemplo, al uso intensivo o no de redes de comunicación) y al tiempo de residencia (que es determinante para consolidar los procesos de inclusión o no), algunos colectivos se encuentran sobrerrepresentados (venezolanxs), mientras que otros (que constituyen el grueso de la población migrante en el país) se hallan subrepresentados (paraguayxs, bolivianxs y haitianxs, entre otros).


[i] El Espacio Agenda Migrante 2020 está conformado por más de 100 organizaciones de migrantes, de derechos humanos e instituciones académicas que coinciden en “la necesidad de tratar los temas relativos a las migraciones de manera integral e incidiendo en el diseño de las políticas públicas desde una perspectiva de derechos humanos”. Para comprender el origen, la composición y la misión del espacio, podés consultar las siguientes páginas:

https://ov.pemsv30.net/caref/caref_bulk_116/vy5hvx_37bd3d

https://amnistia.org.ar/agenda-migrante-para-el-2020/