Las discusiones en la Celac

Las discusiones en la Celac

Terminó el lunes la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), tras reuniones con representantes de la Unión Europea y una jornada de cierre con declaraciones de los jefes de Estado en la cual se oficializó la presidencia cubana hasta 2015.

Una primera parte de la Cumbre fue dedicada a reuniones de puertas cerradas entre los países integrantes de la Celac y representantes de la Unión Europea. La crisis económica mundial, los cambios climáticos y el embargo estadounidense a Cuba fueron algunos de los temas de las conversaciones.

La alemana Ángela Merkel destacó que la cumbre entre la Celac y la UE debe llevar a “un nuevo nivel”  las relaciones entre ambas regiones “para lograr una asociación estratégica de igual a igual”.

En rueda de prensa el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien lideró la Cumbre de la Celac y la Cumbre con la Unión Europea (UE) destacó que ambos continentes “sentamos las bases para una nueva alianza estratégica, una alianza que mira al futuro con mayor igualdad, diálogo directo y oportunidad para ambos”.

Por su parte el canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que las reuniones con los pares europeos tuvieron virtudes por una parte pero por la otra decepcionaron. Como dato positivo destacó que las naciones de Europa aceptaron el compromiso de transferir recursos financieros y materiales para asistir a los países latinoamericanos y especialmente a los caribeños en materia de adaptación y de mitigación de los cambios climáticos.

Otro punto positivo fue la condena a la Ley Helms-Burton, al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba. La declaración “tiene un párrafo que menciona y condena a la Ley Helms-Burton por su nombre”, señaló Rodríguez.

Sin embargo, el canciller cubano fue crítico en relación a ver a los europeos como aliados estratégicos de igual a igual. Para él, esa alianza que aparece en discursos y documentos, solamente está en los sueños, no en la realidad. “No somos lo mismo, somos de naturaleza diferente, tenemos grandes diferencias, tenemos intereses opuestos en muchos terrenos”, declaró.

Declaraciones y temas

El domingo, fue la hora de los jefes de Estado reunidos para hacer sus declaraciones. La ausencia más sentida fue la del presidente venezolano Hugo Chávez, todavía en recuperación en La Habana. El ecuatoriano Rafael Correa, en medio a su campaña electoral y la brasileña Dilma Roussef fueron otras ausencias importantes. Dilma canceló todas sus reuniones y volvió a Brasil tras la noticia de la muerte de más de 230 personas en un incendio en una discoteca en el municipio de Santa María.

Ollanta Humala, presidente de Perú, habló de la necesidad de cooperación y creación de medidas para combatir el narcotráfico en la región. “La lucha contra el narcotráfico lleva a una necesidad apremiante, por tanto creo que debemos emprender y trabajar con políticas de cooperación claras y efectivas entre los países que tienen la oferta y los países que tienen la demanda” del tráfico de droga.

Su par nicaragüense, Daniel Ortega, también pidió más empeño en el combate al narcotráfico, pero centró su discurso señalando el combate a otro mal, la pobreza. “Debemos asumir una postura más fuerte en la que nuestros recursos sigan siendo destinados para el combate de la pobreza, poder mejorar las condiciones productivas de los pueblos para dar libertad y seguridad y acercarnos más en esta Celac”.

El vicepresidente venezolano Nicolás Maduro resaltó la importancia del dialogo y de la diplomacia como la mejor forma de abordar conflictos entre las naciones integrantes de la Celac. “Las diferencias no se dirimen con las balas sino por los caminos de la paz y la vía diplomática”. Como ejemplo mencionó las intervenciones de Evo Morales y Sebastián Piñera, acerca del planteo boliviano por una salida al mar. “América Latina y el Caribe pueden conversar temas muy complejos y espinosos, como la conversación de Evo con Piñera, en absoluta armonía”, dijo.

Evo pidió a los países de la Celac que ayuden a solucionar el problema. El boliviano enumeró las violaciones al tratado firmado por Chile y Bolivia en 1904, sin embargo, declaró que no pide a Chile “que se cumpla con un tratado sino que se respete el derecho legitimo del pueblo boliviano a tener salida al mar”.

Sebastián Piñera sugirió la creación de grupos de trabajo para encontrar mejores soluciones al conflicto. “Existe de parte de Chile la mejor voluntad para, a través del diálogo, dar fiel cumplimiento a lo que establece el tratado de 1904 y los tratados internacionales”, expresó.

Declaración de Santiago

La Cumbre culminó el lunes con la aprobación de la Declaración de Santiago, un documento de 11 páginas y 73 artículos. Entre los tópicos, está la reafirmación del multilateralismo en las relaciones entre países, proponiendo una reforma integral del sistema de Naciones Unidas, con la democratización del Consejo de Seguridad.

El texto también se opone a las medidas unilaterales y extraterritoriales, como el bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, y a las evaluaciones y certificaciones unilaterales que hacen algunos países desarrollados.

La defensa de la seguridad alimentaria, el combate a las drogas, la defensa de los pueblos originarios, la eliminación de armas nucleares, el combate a las barreras que distorsionan el comercio son algunos de los otros puntos del documento aprobado.

También se aprobó la entrega de la presidencia de la Celac al presidente de Cuba, Raúl Castro, hecho visto por muchos como un momento histórico. “Es un honor inmenso asumir la presidencia pro témpore del organismo, más en el homenaje a José Martí en el 160 aniversario de su natalicio, y contribuiremos al máximo para un organismo en el que están las 33 naciones de la región”.

Junto a Cuba, Costa Rica y Haití formarán parte de la comisión directiva hasta 2015, cuando la presidencia deberá pasar a Ecuador. Raúl Castro aseguró que trabajarán para “construir un espacio de soberanía, concertación, solidaridad y cooperación”.