Los opuestos se atraen

Por Ramiro Bringas

Dicen que quienes son y piensan diferente, suelen atraerse. Al menos, en cuestiones de pareja. Sin embargo, y aunque no es algo habitual en el mundo del fútbol, Gabriel Milito y Estudiantes, con ideas y propuestas completamente diferentes en materia futbolística, deberán convivir en los próximos meses con sus estilos muy opuestos. ¿Lo lograrán?

 

Fue una decisión que sorprendió a propios y extraños. Tras un arranque flojo en el campeonato y con algunos vaivenes en la Copa Libertadores, Juan Sebastián Verón ponía fin al ciclo de Mauricio Pellegrino al frente de Estudiantes, tras casi dos años como director técnico. El ahora Presidente de la institución platense creyó que era hora de cambiar. De dar vuelta el timón. Y vaya si lo hizo. Porque cambió figuritas muy diferentes. De Bilardo a Menotti, en un abrir y cerrar de ojos. Porque esta claro que Gabriel Milito, nuevo entrenador del Pincha, está muy identificado con un estilo de juego completamente diferente al que, históricamente, pregonó Estudiantes y al que plasmaba Pellegrino.

Nacido en Independiente, club de paladar negro si los hay, Milito construyó una extensa e importante carrera como futbolista que tuvo, casi en su totalidad, a entrenadores con gusto por el fútbol de toque: es decir, lírico y vistoso. Sin ir más lejos, fue dirigido por tres de los mejores entrenadores que ha dado el fútbol a nivel mundial: Cesar Luis Menotti, en sus comienzos en el Rojo, Marcelo Bielsa, en su paso por la Selección Nacional, y Pep Guardiola, en el mejor Barcelona de todos los tiempos.

Verón conoce bien a Milito: fueron compañeros en la Selección Argentina durante varios años y mantienen una estrecha relación desde entonces. Tanto es así que cuando el Mariscal se retiró del fútbol profesional, la Bruja fue parte de los invitados a su despedida. Por eso, el Presidente de Estudiantes sabe a qué clase de entrenador contrata. Incluso, cuando apenas había asumido como máxima autoridad del club, le propuso dirigir las divisiones inferiores, algo a lo que Milito se negó ya que su idea era comenzar a hacer sus primeros pasos con las categorías menores de Independiente.

Mientras, existe una gran discusión que plantean los propios hinchas de Estudiantes: nada más y nada menos que el estilo de juego que intentará plasmar el nuevo director técnico durante su estadía en La Plata. Porque tal como lo ha expresado, Milito tiene un estilo muy diferente del que ha mostrado el Pincha históricamente. Con la marca a fuego de Bilardo y Zubeldía tatuada en la historia, a quienes siempre los ha destacado el juego aguerrido, combativo y resultadista por sobre el vistoso; Milito buscará que su equipo se identifique por el toque, el juego ofensivo y arrollador. Por ello, la gran duda que tiene el mundo Estudiantes en cuanto a su llegada.

Claro que el Mariscal ya dio su primer paso firme e importante: el martes por la noche, y con pasajes de juego en los cuales el equipo mostró la idea que intentará plasmar en cancha, Estudiantes venció al Barcelona de Ecuador como visitante y se clasificó a la segunda fase de la Copa Libertadores de América. En el segundo gol, marcado por Guido Carrillo, la jugada tuvo ¡42! toques sucesivos antes de que la pelota ingresara al arco, una marca registrada de los entrenadores de renombre que tuvo el ahora DT del Pincha durante su carrera como futbolista.

Habrá que ver qué sucede con el correr del tiempo y los partidos, pero está claro que el DT deberá trabajar y mucho para poder ganarse la confianza del hincha, que está acostumbrado a un estilo completamente diferente. No obstante, tuvo un comienzo más que prometedor en su debut oficial como entrenador de Primera. El tiempo y los resultados dirán, pero, por ahora, los opuestos se atraen.