Macri se pegó un tarifazo en el pie y sufrió el primer cacerolazo

Por Mario Hernandez / Foto por Gustavo Pantano

Más suspensiones y despidos en la industria automotriz, conflictos en las economías populares y resistencia de las organizaciones sociales, puntos centrales de este panorama sindical.

A sólo tres días del anuncio del gobierno nacional del tope del 400% para las facturas de gas, organizaciones de defensa del consumidor, clubes de barrio, espacios culturales, pequeños comerciantes, vecinos autoconvocados y organizaciones sociales se convocaron y manifestaron el jueves 14 desde las 20:00 con cacerolazos, ruidazos, cortes y movilizaciones en calles, veredas y plazas de diferentes puntos del país en rechazo al incremento de las tarifas de gas, electricidad y otros servicios en un escenario de creciente inflación y despidos en aumento. Hubo convocatorias en la Ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y otros puntos del país, como Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, Salta, Tierra del Fuego, entre otras. “No al Tarifazo” y “Chau Aranguren”, fueron las principales consignas.

El cacerolazo es la expresión de un conjunto de sectores de la sociedad que muestran su descontento.

“Si miramos la multiplicación de conflictos y la parálisis de la obra pública, la situación no es estable. Está decididamente peor que en diciembre”, dijo Juan Carlos Schmid, líder de la CATT y adelantó que los sindicatos del transporte llevarán al plenario de la CGT del 4 de agosto la postura de “iniciar un plan con medidas de fuerza”.

El sector automotriz aparece como uno de los más golpeados. SMATA denunció suspensiones en casi todas las plantas, excepto las que fabrican tractores. La producción automotriz registró una caída de 20% en junio en comparación a igual mes del año anterior. La exportación a Brasil fue un 47,2% menor que en junio de 2015. Aunque las ventas a las terminales crecieron un 9,2%, apenas un 38% corresponde a vehículos de fabricación local. Los dos tercios restantes son unidades importadas, en particular desde Brasil, ya que las terminales están aprovechando la diferencia cambiaria favorable para traer unidades desde aquel país con un mayor margen de ganancia.

Esta fuerte crisis fue potenciada por el incremento de costos tras el tarifazo. Terminales de Córdoba iniciaron la semana pasada con un pico de suspensiones de personal que afectará a casi 4.200 trabajadores y trabajadoras del sector, destacándose el de 500 empleados en la fábrica de camiones Iveco por cinco días hábiles.

Fiat y Volskswagen comunicaron también a parte de la plantilla que reducirán jornadas laborales, debido al sobre stock de vehículos por la falta de demanda. Las autopartistas, que no sólo tienen dificultadas por la caída de la actividad sino que ahora enfrentan la competencia de importaciones por la apertura, también evalúan aplicar suspensiones. La producción de automóviles anotó 224.038 unidades en el primer semestre, con retroceso de 14 % interanual, según la cámara que agrupa a fabricantes de autos (Adefa).

A las miles de suspensiones que se registran en las plantas cordobesas de Iveco, Fiat, VW y Renault, se le sumó un conflicto con las y los obreros tucumanos en la empresa Scania. En las últimas horas se conoció que la gigante firma líder en fabricación de camiones, resolvió suspender a la totalidad de su personal: unos 360 operarios.

“Tenemos una suspensión de dos semanas para la totalidad de los trabajadores”, comentó Luis Duarte, secretario General de SMATA Tucumán. El gremio acordó que mientras se mantiene el período de suspensiones, los obreros percibirán el 75% de su salario.

Junio fue el mes que registró la mayor baja del consumo en el año: 9,8%. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), con estos resultados, en el primer semestre la retracción alcanzó el 6,4% interanual, siendo el sexto mes consecutivo en que las ventas se retraen. “La situación es grave, porque no se trata de una retracción por expectativas desfavorables, sino por la pérdida concreta de ingresos en muchas familias que las obliga a recortar su canasta de consumo”, afirmó la Cámara que agrupa a pequeños y medianos comercios.

Según el IPC-Congreso que difunden los diputados, la elevada inflación de los últimos 7 meses (31,9% desde diciembre) “ha significado una reducción de compra de la Asignación Universal por Hijo de $ 105 y del haber mínimo jubilatorio de $ 540.

En el distrito más rico del país

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, la mitad de los porteños ocupados -750.000- gana menos de $ 10.000 mensuales, de acuerdo a las cifras del primer trimestre de este año difundidas por la Dirección de Estadísticas y Censos.

El 30% -450.000- cobraron menos de $ 8.000 y el 20% -300.000- menos de $ 6.000. Las cifras difieren según los barrios. Por ejemplo, los ingresos promedio de los que viven en la zona sur son 40% inferiores a los de la zona norte.

De la comparación entre ingresos y gastos necesarios de una canasta básica de consumo surge que hay una enorme brecha, ya que al 31 de marzo para un matrimonio sin hijos eran necesarios $ 10.736 mensuales y con dos hijos menores ascendía a $ 17.531.

Estas cifras son anteriores al fuerte aumento de la inflación que se produjo desde abril, entre otras cosas, por el incremento de los combustibles y las tarifas de los servicios públicos, de donde se desprende que las cifras del segundo trimestre marcarían una situación porteña aún más deteriorada.

Asimismo, la población porteña en situación de calle creció entre un 20 y un 40% en lo que va de 2016 respecto del 2015. Según las organizaciones que trabajan en la problemática “se trata de personas nuevas en la calle. Uno se da cuenta por las costumbres, el vocabulario, la vestimenta, son personas que se quedaron sin laburo, les aumentó todo y no pudieron pagar más un alquiler o las desalojaron, y muchas son familias”. La ONG Médicos del Mundo asegura que las personas que “sobreviven” en las calles porteñas son más de 16.000.

En tanto, desde el gobierno porteño informaron que el promedio de llamados a la línea gratuita de asistencia social se incrementó un 50%.

Economía Popular

El miércoles, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) movilizó 25.000 cooperativitas por el microcentro porteño, presentando petitorios en los Ministerios de Desarrollo Social, Vivienda, Trabajo y Energía, bajo la consigna “Cooperativas en defensa del Trabajo, por más Obras y menos Tarifazo”. También contaron con el apoyo del sindicato de Obreros Curtidores, la Federación Gráfica Bonaerense y la CTA (T), entre otras organizaciones sociales.

Christian Miño, presidente de la CNCT, manifestó que “Esta fue la marcha más importante del sector en la historia de nuestro país, demostramos que el movimiento cooperativo está más fuerte que nunca y que no va a permitir que le quiten su dignidad”. Con respecto a la respuesta del gobierno nacional, adelantó que “Se comprometieron a continuar la negociación la semana que viene”.

En la Secretaría de Vivienda y Hábitat fueron atendidos por el Director Nacional de Coordinación de Políticas y Programas Habitacionales, Ramiro Masjuan, quien se comprometió a pagar los certificados de obra adeudados; crear un Programa de Vivienda para las Cooperativas de la CNCT; y trabajar en los barrios de viviendas que dejaron sin terminar las empresas lucrativas.

En el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social se comprometieron, a través de una nueva resolución, a otorgar a todo tipo de cooperativas la ayuda económica individual del Programa de Trabajadores Autogestionados (PTA), y quedó una próxima reunión para armar una Mesa de articulación entre la CNCT y el Ministerio.

En el Ministerio de Energía fueron recibidos por el Subsecretario de Coordinación de Política Tarifaria, Ing. Andrés Chambouleyrón, quien derivó la solución al próximo lunes, en una reunión junto al Ministerio de Desarrollo Social. Las cooperativas le pidieron un régimen diferencial de tarifas, para hacer frente a los aumentos.

También se entregó un petitorio al Ministerio de Desarrollo Social, recibido por el Subsecretario de Abordaje Territorial, Fernando Reggio, pidiendo nuevas altas y aumento del Programa Argentina Trabaja a $ 5.000, entre otros puntos.

El carácter de la marcha fue federal, ya que participaron cooperativas de provincias de todo el país, como Corrientes, Chaco, Jujuy, Salta, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba, San Juan y Mendoza.

Por otro lado, este martes 19 de julio, se instalaron 100 ollas populares en distintos puntos de la Capital Federal como forma de reclamo y visibilización de la dura situación que están pasando los más humildes en la Ciudad de Buenos Aires. La jornada comenzó a las 7 de la mañana, en Callao y Corrientes. A las 12:00 se realizaron las 100 ollas en simultáneo y el cierre fue a las 20 horas en las inmediaciones del Congreso.

La jornada de lucha, organizada por la CTEP–Seccional Capital y Barrios de Pie, alza el reclamo al Gobierno de la Ciudad de los siguientes puntos: Puestos de trabajo genuino, cese de las políticas represivas para los y las trabajadores/as de la vía pública, construcción, terminación de viviendas y urbanización de las villas realizadas por cooperativas de trabajo y alimentos para comedores y merenderos comunitarios.

Ese día también protestaron en Av. De Mayo y 9 de Julio las y los trabajadores y desocupados de Tartagal y de pueblos originarios Misión 9 de Julio, Misión Los Tobas, Misión Tapiete y Misión La Loma, que viajaron 2.000 kilómetros desde Salta, ante la grave situación social y falta de respuesta del gobierno nacional.

Denuncian abandono de persona por los gobiernos nacional y provincial en sus localidades y en toda la zona norte del país, donde se había prometido el Plan Belgrano de obras públicas que implicaba puestos de trabajo en la construcción de redes de agua, cloacas, cordones cuneta, plazas, etc., pero que hasta el momento solo parece ser una ilusión o una mentira ya que toda la obra pública está parada y tampoco hay iniciativa privada.

En los últimos días han ido subiendo de tono las amenazas y hechos de amedrentamiento a Juan Carlos Alderete, su familia y los colaboradores más estrechos del dirigente de la Corriente Clasista Combativa (CCC).

La continuidad de las amenazas, el forzamiento en dos oportunidades del portón de la casa de Alderete, la última este viernes después de una conferencia de prensa, que provocó la caída del mismo sobre un compañero al que le produjo serias lesiones, la agresión física y heridas de cuchillo al hijo de Jorge Mazzina, dos mensajes a la esposa del compañero Héctor Osorio que le van a entregar a su marido en un cajón, mensajes con amenazas de muerte a la compañera Roxana Pena, la presencia de autos de alta gama con vidrios polarizados frente a la casa de los compañeros y muchas otras que sería largo enumerar, han decidido a la CCC a lanzar una campaña nacional y una jornada de lucha el jueves 28 de julio en todo el país para denunciar y frenar las amenazas y agresiones.