Acto por Santiago Maldonado: “¿Qué esperan para marcharse los dueños de la muerte?”

Por Carla Hayet

El pasado 1 de abril se cumplieron ocho meses de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, tras la represión llevada a cabo por Gendarmería Nacional en la Pu Lof en Resistencia Cushamen, provincia de Chubut. Crónica del acto realizado en la Ciudad de Mar del Plata.

Marcha y Festival

En esta oportunidad la convocatoria a movilización por parte de la familia de Santiago, encabezada por su hermano Sergio Maldonado, fue en la ciudad de Mar del Plata. La cita, a la que acudieron más de diez mil personas, contó con la presencia de diversos organismos de DDHH, organizaciones sociales, y partidos políticos, así como con el fuerte apoyo a través de las redes sociales de numerosas figuras públicas que llamaron a la participación y difundieron de la marcha. La concentración –en la cual también se recordó y reclamó justicia por Rafael Nahuel– comenzó alrededor de las 14.30 en el monumento a San Martín (Av. Luro y Mitre), desde donde una amplia columna se movilizó hasta Alte. Brown, entre el Casino y el Hotel Provincial, donde esperaba un escenario para la lectura del comunicado y un festival artístico en el cual participaron artistas como Científicos del Palo, Félix y los Sin Fritz, Bruno Arias, Lautaro Sok Pai , Los Espíritus y el artista plástico Felipe Gimenez, quien pintó durante la jornada, el cuadro “Un abrazo para Santiago”.

El acto, cuyo único orador sería Sergio Maldonado, comenzó con la presencia de Vicente Zito Lema, quien dedicó unas breves palabras a Santiago. “Hemos luchado y no dejaremos de luchar. Y aquí estamos (…) No serán nuestras vidas oscuridad y silencio…

Con toda el agua del Río Chubut jamás se lavarán las culpas. ¿Qué esperan para marcharse los dueños de la muerte? (…) Hay un viento de silencio. Y vos te hiciste cargo, Santiago, del dolor que más duele. La memoria del horror es un instante eterno”.

El Comunicado

Un rato después, y luego de agradecer a todas y todos los presentes y todxs quienes vienen acompañando esta lucha de ya ocho meses, Sergio comenzó con la lectura del documento en el cual enunció –mediante once puntos por qué “decimos que [Santiago] fue víctima de desaparición forzada seguida de muerte”:

1) Santiago estaba el primero de agosto de 2017 a la altura del km 1848 de la ruta 40, cuando ingresaron violenta e ilegítimamente más de 120 gendarmes a la Pu Lof en Resistencia de Cushamen.

2) Las fuerzas de seguridad ingresaron tirando piedras; algunos corriendo; otros en vehículos, y disparando. Corrieron a las 6 o 7 personas que estaban junto a Santiago hasta la orilla del Río Chubut, disparándoles.

3) Los gendarmes, además de dispararles, les tiraban piedras a las personas que cruzaban el río.

4) Prefectura naval rastrilló el lugar más de 3 veces con resultado negativo.

5) Canes adiestrados para la búsqueda de rastros humanos y cadavéricos rastrillaron el lugar más de tres veces con resultado negativo.

6) Gendarmería Nacional y Prefectura participaron de la investigación aun siendo fuerzas dependientes del Ministerio de Seguridad de la Nación, comprometiendo la independencia de la investigación.

7) Los rastrillajes negativos permitieron que los funcionarios y las funcionarias del gobierno negaran sistemáticamente que Santiago había estado el 1° de agosto de 2017 en el lugar de la represión de Gendarmería.

8) Una diputada nacional que forma parte de la coalición de gobierno afirmó que había una posibilidad del 20% de que Santiago estuviera en Chile. Esta afirmación falsa fue reproducida y amplificada por los medios de comunicación.

9) El Ministerio de Seguridad plantó pistas falsas en el expediente, desviando la atención de la responsabilidad de Gendarmería en la desaparición de Santiago. Entre tantas hipótesis falsas está la de que Santiago había sido herido en un ataque a un puestero de Benetton. También acusó falsamente a nuestra familia de no colaborar con la extracción de muestras de ADN.

10) Los resultados de la autopsia no dicen ni cómo, ni cuándo, ni dónde murió Santiago.

11) El cuerpo de Santiago estaba 80 metros río arriba del punto indicado por los testimonios y los rastrillajes.

Un símbolo de lo que el Estado no debe hacer

Enumerado esto, el comunicado culminó con la exigencia de la conformación de un grupo de expertos independientes, de expertos en investigaciones de causas complejas, en las que el Estado esté sospechado, independiente del Poder Ejecutivo Federal. Un equipo que pueda tomar los testimonios que aún no se han recepcionado y que resultan imprescindibles para conocer la verdad de lo sucedido. Un equipo que investigue qué pasó con la mochila de Santiago y los restos de la fogata que iniciaron los gendarmes el 1° de agosto.

“Por estas y otras infinitas irregularidades, mentiras, ataques contra la familia, pistas falsas, negaciones, ocultamientos, es que decimos que la investigación no ha sido ni diligente, ni efectiva, ni imparcial, ni exhaustiva. (…)Es necesario insistir a las autoridades estatales para que profundicen la investigación y den respuestas serias y fundadas. Es su responsabilidad y deben cumplirla”, enunció su hermano.

“Por Santiago, por los 30mil, y por todxs lxs desaparecixs y muertxs en Democracia”, concluyó el comunicado por parte de Sergio Maldonado, quien –antes de terminar– insistió en que si la ministra Patricia Bullrich no se encuentra capacitada para dar respuestas a este caso, y que por eso debe dar un paso al costado.

Del “Indio” para el “Brujo”

Finalmente, y antes de dar paso al festival de música, Nacho Levy –referente de la organización villera “La Poderosa”– compartió con las y los presentes una de las tantas cartas recibidas por La Garganta Poderosa para Santiago Maldonado. Su remitente: El “Indio” Solari:

“Santiago, donde te encuentres…

Como tantos otros no te conocía, no sabía de vos.

Estabas donde tu generosa y tu joven valentía te llevaron. Con los desposeídos, los despojados. Compartiendo el día con los auténticos habitantes naturales de la tierra en disputa. Tan cerca de sus necesidades que fuiste una silueta más entre ellos, un blanco de tiro.

Mi respeto siempre,

Indio”.