Violencia policial: marchan en el barrio “La Catanga” por el asesinato de Víctor

Nota y fotos por Pablo Leguizamón

Desde el barrio “La Catanga” y hasta la ruta 8, se manifestaron familiares, amigos y vecinas para exigir justicia por el crimen de Víctor González, albañil acribillado en septiembre pasado, según atestiguan los vecinos, por la policía bonaerense.

Ubicado entre las calles Coronel Mom y José C. Paz, el barrio la Catanga tiene la extensión de una manzana. El pasado 24 de septiembre a la medianoche, oficiales de la Policía bonaerense ametrallaron durante 40 minutos los pasillos en una persecución de supuestos delincuentes que se trasladaban en un automóvil Fiat gris. Todos los vecinos y vecinas que fueron testigos afirman que solo disparó la policía. En esa balacera, Víctor recibió al menos dos impactos y las fuerzas de seguridad impidieron la entrada de ambulancias y el socorro de vecinos a través de la represión con balas de goma y plomo.

plvictorgonzalez01

Además de amigos y amigas de Víctor y sus familiares, también participaron de la movilización, familiares de Tomás Díaz, asesinado esa noche, y con testigos que incluyen en el relato el mismo vehículo, lo cual despierta la sospecha de que los crímenes de ambos jóvenes estén vinculados a hechos de violencia institucional.

plvictorgonzalez07

Carlos González, hermano de Víctor, acompañó a su madre durante la movilización y declaró: “En este barrio hay gente laburante y digna. Le pregunto al Presidente: ¿Qué tiene para decir sobre estos casos de gatillo fácil? Queremos justicia por mi hermano, porque mi familia está destrozada, pero también por la familia de Tomás y para que esto no se repita más. No pueden entrar y ametrallar a un barrio como si no valiéramos nada”.

plvictorgonzalez05

Leonardo Grosso, diputado y titular de la campaña contra la violencia institucional, afirmó: “No hubieran hecho lo mismo en cualquier otro barrio. Está claro que la actuación de estos policías es una muestra de inoperancia y brutalidad, porque no entra en la cabeza de nadie entrar a los tiros en un barrio. Podrían haber salido heridos muchísimas más personas”.