Mauricio Macri: el antipopular más pensado

Mauricio Macri, el presidente saliente de Argentina eligió manifestarse en contra del derecho a decidir. Lo hizo en un acto de campaña, a dos semanas de las elecciones nacionales y a una del Encuentro (Pluri)Nacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries que será el más multitudinario de la historia. El aborto legal es la demanda de mayor consenso del movimiento feminista.

Por Laura Salomé Canteros* @laurasalome / Foto: Cobertura 13 y 14J

A una semana del Encuentro (Pluri)Nacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries, y a dos de las elecciones nacionales, Mauricio Macri, presidente saliente de la Argentina, creyó conveniente y beneficioso para su estrategia de campaña, manifestarse públicamente en contra del aborto; la demanda de mayor consenso dentro del movimiento feminista porque nace, precisamente de sus debates, acuerdos y estrategias de alianza. 

“Claramente estamos a favor de las dos vidas”, dijo Macri, retomando el eslogan de una ONG antiderechos, CitizenGO, que a nivel regional pretende arrasar con derechos conquistados posicionando a fascistas, enmascarados de religiosos, en todos los parlamentos y congresos. Es que Macri y los antiderechos hicieron match desde siempre, pero recién se animan a mostrar su vínculo. Los actos de campaña del “sí se puede”, como eligió denominar el camino hacia la remontada pero que en verdad lo llevará a dejar la presidencia, son eventos plagados de nacionalismo barato. Como el último, realizado en Mendoza que comenzó con la entonación del himno cantado a capella. Una manifestación a contramano de los debates actuales del movimiento de liberación feminista. 

¿Quién habrá aconsejado a Macri? ¿Cuál es el cálculo electoral que lo llevó a realizar esas declaraciones sobre una problemática de salud pública en que la sociedad se demostró mayoritariamente a favor? El debate parlamentario y social por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, llevado adelante entre marzo y agosto de 2018 -casi todo el tercer año de mandato del macrismo-, fortaleció las instituciones en un gobierno que se veía cada vez más débil y deslegitimado, producto de las alianzas que realizó con los gobiernos más militarizados del mundo (G20) y con los organismos de saqueo transnacional como el FMI.

Su declaración efusiva en contra del reconocimiento de un derecho histórico de mujeres y personas con capacidad de gestar que constituyen más de la mitad de la población, sólo produjo un mayor alejamiento del macrismo de los sectores medios y progresistas de la sociedad que, ante la duda, ya no tendrán otra opción que votar por les Fernández (Alberto y Cristina de Kirchner), la primera fórmula en la historia en favor del derecho a decidir. Tiene además todo de ignorancia en relación al prejuicio que afirma que los sectores populares se posicionan en contra. Otra manifestación de desconocimiento y menosprecio al trabajo de las miles de feministas populares que llegaremos a La Plata el próximo fin de semana. 

Una vez más, “el feminista menos pensado”, como lo denominó Fabiana Túñez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM), se mostró en su mejor faceta: la antipopular. Porque, ¿a quiénes quieren engañar? Las que mueren o van presas por la inseguridad o la criminalización del aborto son las más desfavorecidas por el sistema de saqueo neoliberal que instaló su gobierno. Motivo por el que perderá en las urnas el próximo 27 de octubre. Un incentivo más para luchar contra la derecha y el fascismo, hasta que todas seamos libres.