México: señalar al violador en tu camino

Al igual que en toda Nuestra América y el mundo, miles de mujeres mexicanas desde niñas, jóvenes, madres con sus hijxs en brazos y adultas replicaron en el Zócalo capitalino el performance chileno “Un violador en tu camino”, un grito de protesta contra la violencia machista que se vive en el país.  

Por Sonia Izquierdo @izquierdosim / Fotos: Carmen Ortega @ThePetitCoffy

“Y la culpa no era mía ni dónde estaba ni cómo vestía”. “El violador eres tú”. “Duerme tranquila niña inocente, sin preocuparte del bandolero, que por tus sueños dulce y sonriente hacemos arte callejero”, se escuchó retumbar en la voz de miles de mujeres que dejaron un lado las críticas por los grafitis, los vidrios rotos y la pinta a monumentos.

Siguiendo la idea del colectivo feminista LasTesis, de Chile, mujeres de todas las edades se plantaron frente al Palacio Nacional donde vive el presidente Andrés Manuel López Obrador, para exigir justicia por las 312 mujeres que sufren algún tipo de delito en el país y de esta cifra, 10 son asesinadas por día de acuerdo a las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Con los ojos vendados, pañuelos verdes al cuello y formadas en hileras, las manifestantes alzaron la mano y criticaron a las autoridades con la letra “el Estado opresor es un macho violador, el violador eres tú”.


Las mexicanas, concentradas en el corazón de CdMx, sumaron a la consigna “ya basta” y “Justicia para Abril”, quien fue asesinada a balazos frente a sus hijos, el lunes pasado mientras un contingente marchaba por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Después de varios minutos de baile y consignas como: “nunca más silencio”, para sacar el enojo y la indignación hacia quienes deberían cuidarlas, las mujeres culminaron el acto con abrazos y con un propósito: ser escuchadas.


El performance también se replicó en otras ciudades del país como Ecatepec, Estado de México donde estudiantes de la preparatoria general Francisco Villa ejecutaron la coreografía, en uno de los municipios con mayor número de feminicidios, y más peligroso para ser mujer.