Música en libertad

Música en libertad

Por Manuel Palacios. Rimas de Alto Calibre se creó a partir de un taller de composición y versada popular; y sus integrantes son hombres que están privados de su libertad. Presentan su disco este jueves en el Hotel Bauen.

Los integrantes de Rimas de Alto Calibre son internos de la Unidad 48 del Servicio Penitenciario Bonaerense. Dentro del penal grabaron la totalidad de las canciones que componen el disco que van a presentar el jueves 12 de julio –la cita es a las 19hs- en el auditorio del hotel Bauen.

“Este proyecto le da al otro la posibilidad de sentirse querido, de asumir una responsabilidad. Participar del taller era sacarle horas al encierro”, dice Marcelo, bajista del grupo Rimas de Alto Calibre. La historia de Marcelo es sintomática, luego de cumplir una condena de cuatro años -de los cuales tres los dedicó a alfabetizar a otros internos- ahora vuelve al centro universitario del penal para ensayar los temas del repertorio del grupo.

Falta menos de una semana para el concierto en el Bauen y parte de esa ansiedad se respira en el ambiente. Marcha estuvo en el Centro de Estudiantes Universitarios, una habitación dentro del pabellón universitario de la Unidad 48, lugar donde la banda a pleno está ensayando. Una pintada en una de las paredes bautiza el lugar como “Espacio Cultural Azucena Villaflor” y el pañuelo blanco de las Madres comparte mural con las figuras del Che Guevara, El Eternauta y Rodolfo Walsh. Afuera, el sol del invierno entibia la tarde. El lugar se presta para mantener un breve diálogo con algunos de los integrantes del taller, desde donde surgió el grupo.

Para José Lavallen, guitarrista de Las Bodas Químicas y uno de los organizadores del taller, “la propuesta estética se dio de una colaboración entre nosotros como talleristas y los internos”. Musicalmente, el disco destaca por la variedad de géneros interpretados. Del hard rock a la Riff en un tema como “Ángel Vengador” al hip hop con acento carioca de “Fin de Semana”. También hay reggae y por supuesto, cumbia. “Para mí es un disco de música popular, estos estilos son los que se escuchan y se tocan las periferias urbanas”, destaca Lautaro Merzari, otro de los docentes involucrados en este proceso creativo, que tuvo las particularidades del caso. Para hacerse aunque sea de una mínima idea, basta con recordar que para la grabación fue necesario armar, desarmar y trasladar hasta el penal un estudio portátil. Y hacer esto una vez a la semana, durante prácticamente un año. Para las tareas de grabación se sumó al equipo docente Juan Pablo de Mendonça, músico y productor, actualmente al frente de la Sonora Marta La Reina.

Del disco -que fue producido por la Universidad Nacional de San Martín- también participaron invitados externos como Andrea Prodan, que puso su voz en el exquisito country-rock “Pensando en vos”, Miss Bolivia y Sergio Dawi, entre otros. El ex saxofonista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota habla así de su experiencia: “Ya me habían pegado las canciones cuando las escuché en la compu, pero estando ahí confirmé el peso de cada palabra, que transformada en bronca, amor o libertad, se hacían canción y esperanza. Armé el saxo, me calcé los auriculares y salió la música mientras sentía la mirada cómplice de todos ellos.”

Rodrigo es uno de los percusionistas y ahora también cantante, en al menos un par de canciones del disco: “A mi me cambió bastante la autoestima, la música te libera y a la vez te levanta el ánimo. El resto de los pibes y yo tenemos pensado seguir con esto afuera. Me gustaría dedicarme a la música, también me gusta pintar… la verdad que esto es buenísimo, a mi me abrió las puertas de familia de vuelta. Cuándo salimos a tocar el año pasado en el campus Migueletes de la UNSAM (ver fotografía) volví a ver a mi mamá después de cuatro años. Estaban mi padre y todos mis hermanos. Me alegró ver a todos juntos”.

Fabiano es, además del único integrante brasileño de Rimas, uno de los dos MC (Maestros de Ceremonias) que le aportan rap al grupo. Y esto es lo que tiene para decir al respecto: “De repente estás adentro de una cárcel y tenés dos caminos. O te salvajeás y andás salvajeando o elegís otro camino, que es el de la educación. Si andas salvajeando mucho no vas a durar, porque siempre tenés uno más salvaje que vos. Yo busqué las oportunidades que tenía y las encontré. Estar hoy en este proyecto es una maravilla”.

Además de ponerle su voz y su particular acento a Rimas de Alto Calibre, Fabiano participó del taller de poesía, algo que lo ayudó mucho al momento de componer las letras del grupo. Ahora también se muestra muy entusiasmado con el taller de pastelería y dice que le gustaría aprender el oficio: “El otro día aprendí a hacer crema pastelera… Nosotros cocinamos para dos merenderos que están afuera, proyecto de dos compañeros que estudiaron con nosotros acá y ahora están afuera. O sea, de toda la mierda yo pude sacar algo maravilloso. Me gustaría que nuestra experiencia se pudiera reproducir en otras cárceles de Buenos Aires. Quizá no a través de la música, pero si puede ser desde el arte, la comunicación o el teatro.”