No en nuestro nombre

Por Laura Salomé Canteros /  

Las integrantes de la Subcomisión de Mujeres de Ferro rechazaron la realización de un “festival” antiderechos en las instalaciones del Club. El evento está organizado por Unidad Provida, varias ONGs que constituyen el mayor grupo de presión contra el aborto legal, seguro y gratuito.  

A solo dos semanas de la media sanción histórica y con la definición de la fecha de votación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la Cámara de Senadores de la Nación, el 8 de agosto; la desinformación, las provocaciones, amenazas y las agresiones de todo tipo de parte de los sectores conservadores, retrógrados y fundamentalistas que se oponen al reconocimiento de las decisiones soberanas de las mujeres y las personas trans con capacidad de gestar volvieron a escena.

Con un puño de mujer en alto que lleva pañuelo celeste pero con anillo de casada y la imagen de un “bébe” por detrás, se anunció en las redes sociales y la página de Unidad Provida la realización de un “festival” en el Estadio Héctor Etchart del Club Ferrocarril Oeste. Fue entonces cuando desde la Subcomisión de Mujeres expresaron su “absoluta disconformidad” y exigieron a la Comisión Directiva que siente postura ya que se está dando lugar a un “movimiento que milita en contra de los derechos de las mujeres”.

Dialogamos con Carolina, integrante de la Subcomisión, quien nos contó no sólo sobre cómo se enteraron sino también sobre cómo salieron a luchar para formar parte el 13 y 14 de junio pasado de ese más de millón de personas que empujaron para que el aborto sea ley.

– ¿Cuál fue la primera reacción cuando de enteraron del festival antiderechos en el club? ¿Por qué decidieron hacer visible el rechazo y cómo reaccionaron las autoridades del club? 

Nos llegó una imagen del “Festival” por el grupo de WhatsApp. Primero fue indignación y al instante un “¿qué hacemos con ésto?”. No es una cuestión de estar a favor o en contra. No es que ‘como no me gusta cómo piensa la Unidad “Provida”, no los quiero en mi Club’. No es lo mismo que abrirle las puertas a partidos políticos, sindicatos u otros clubes.
Acá estamos hablando de personas que defienden una práctica clandestina, en la que se mueren mujeres. Y nosotras, como mujeres que trabajan todos los días para garantizarle a todas un espacio sin discriminación, sin estigmatizaciones y con la defensa de nuestros derechos como bandera, no podíamos no decir nada. Por ésto y porque tenemos una relación excelente con la Comisión Directiva, armamos la nota.
Esa nota fue presentada en persona, ayer por la tarde en el Club. Tenemos una relación excelente con la Comisión, nos apoyaron desde el inicio para todo lo que presentamos y activamos, incluso cuando nosotras mismas pensábamos que iba a ser imposible. Sabemos que acá primó una necesidad económica del Club. Pero si no decíamos nada corríamos el riesgo de que se nos asocie como Club al movimiento ProVida.
– ¿El derecho al aborto estaba en su agenda? ¿Se organizaron para ir a alguna actividad convocada por la Campaña?
Las mujeres que integramos esta Subcomisión estamos a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Nos movilizamos en Plaza Congreso antes de la media sanción en Diputados y tenemos el pañuelo verde atado en nuestras mochilas.
La realidad es que el cronograma de actividades que planificamos cuando presentamos el proyecto de armar una Subcomisión de Mujeres, cambió en un 100% desde entonces, por cuestiones coyunturales. El debate por el aborto legal no estaba en agenda, hasta hoy.
“Ningún cambio se va a dar, en ningún espacio, si nadie alza la voz”
Cuando supimos que nuestras instalaciones iban a estar alquiladas por un movimiento que se contrapone con todos nuestros valores, no sólo decidimos expresar nuestra disconformidad sino que empezamos a planificar talleres y debates para que toda la masa societaria participe, sea cual fuere su postura.
– Me gustaría que me cuentes qué trabajo hacen desde el espacio de mujeres del Club para luchar contra las violencias machistas. 
Nuestro objetivo principal, y que sabemos es a mediano/ largo plazo, es darle un rol protagónico a las mujeres dentro del Club. ¿Cómo? Luchando por tener acceso a espacios de debate, opinión y toma de decisiones. El ideal es romper con la idea de que las instituciones de fútbol -o deportivas en general-, son “cosa de hombres”. Soñamos con que en futuras Comisiones Directivas, haya entre sus miembrxs una cantidad representativa de mujeres.
Este espacio nació hace menos de cuatro meses con el apoyo unánime de toda la Comisión Directiva y estamos trabajando fuertemente en cuestiones de Violencia de Género y Violencia a Niños, Niñas y Adolescentes.
– Reflexionando, ¿qué te parece que falta en los clubes de fútbol para contribuir a erradicar la violencia machista? ¿Qué opciones tienen las socias para organizarse?
Lo que hay que hacer es organizarse y laburar. Ningún cambio se va a dar, en ningún espacio, si nadie alza la voz. En Ferro tenemos la suerte de ser muchas, de amar el Club ante todas las cosas, de conocernos entre todxs y de generar buenos vínculos constantemente. Tenemos una Comisión Directiva atenta, abierta y que nos acompaña. En otros clubes también existen comisiones de Género y/o de Mujeres. Basta armarse de ganas, de tiempo y de objetivos claros.