“Ninguno de nuestros medios ha logrado una licencia en estos 7 años”

Por Mario Hernandez / Foto por Colectivx Veinticuatro/Tres

Entrevista a Fabiana Arencibia de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) y Red Eco. Ella ha intervenido en varias audiencias vinculadas a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Luego de la arremetida macrista mediante una serie de decretos que practicamente anula Ley de medios, diversas voces se alzaron en reclamo de una normativa que tenía mucho camino por recorrer pero, especialmente, uno muy extenso en su haber.

Al respecto, dialogamos con Fabiana Arencibia de la RNMA.

¿Que opinión te merece la intervención al AFSCA por la cual la RNMA ha emitido un comunicado hace unos días?

– Ese es el segundo comunicado que sacamos, hubo uno anterior que se emitió cuando el gobierno firmó el primer Decreto que fue de necesidad y urgencia, que modificó la Ley de Ministerios. Hay que ver esto como un proceso, se llegó a la intervención de la AFSCA porque previamente el gobierno nacional había emitido un decreto a través del cual generó un Ministerio de Comunicación que puso bajo su esfera a dos entidades, la AFSCA y la AFTIC, que por ley están definidas como autónomas, autárquicas y no dependientes de ninguna estructura ministerial.

Ese primer paso permitió dictar un segundo decreto, esta vez común y corriente, que no necesita ser ratificado por el Parlamento, a través del cual se establece la intervención de los organismos porque el Poder Ejecutivo puede definir intervenciones de organismos que están bajo su estructura, por eso dio ese primer paso de crear el Ministerio de Comunicación.

– Mencionás el tema parlamentario pero también la Suprema Corte de Justicia había declarado constitucional la Ley de Medios.

– Sí, yo relato cómo llegamos al momento de la intervención.

Desde el punto de vista de la Ley de Medios esto va en contra de los mecanismos que la propia ley define. En el artículo 14º dice cómo hay que hacer la remoción de los integrantes de la AFSCA y del Consejo Federal, porque hay que aclarar que no solamente está este organismo dentro de la estructura que la ley prevé, sino que hay otro organismo que es el Consejo Federal que está formado por todas las provincias, por los representantes de los medios sin fines de lucro, los representantes de los trabajadores del sector de la comunicación; tiene una constitución más federal y multi representativa de los distintos sectores.

La intervención barrió con todo eso, no solamente al directorio del AFSCA, sino que también se pasó por encima de este Consejo Federal. Como bien decías, una de las cosas que trajo todo este proceso de judicialización que hizo Clarín respecto de la aplicación de la Ley de Medios y la pelea con el gobierno anterior, fue que parte de las cosas que dijo la Corte es que esos organismos debían mantener su independencia y no solo de su estructura, sino también una independencia política, que es una de las cosas que se le cuestiona a Martín Sabatella, ex presidente de la AFSCA, la falta de independencia política para poder llevar adelante la aplicación de una ley con un organismo que como autárquico no tendría que tener una dependencia política de ningún gobierno de turno.

Si se lee detalladamente el segundo decreto que es el que define la intervención, todos los considerandos que lo fundamentan apuntan a faltas concretas de la aplicación de la Ley que son ciertas, son cosas que nosotros desde la Red de Medios venimos denunciando, la falta del avance de la aplicación de una política que desde la AFSCA se centró en batallar contra el grupo Clarín y llevó a una no aplicación de todo el resto de la integralidad de la ley y menos aún para nuestro sector.

Entonces, al justificar de esa manera su incumplimiento y su falta de independencia política interviene, pero de manera irregular porque la propia Ley de Medios tiene mecanismos de votación para hacer la remoción de quienes no cumplan con los deberes dentro de la AFSCA.

Esa es la mezcla de una cuestión política con elementos que son de la realidad concreta. La cuestión política a mi modo de ver tiene como objetivo barrer con todos estos organismos para centralizar en el Ministerio de Comunicación, y más que por la cuestión de los medios, creo que tiene que ver con las telecomunicaciones que es donde más dinero se mueve.

– Justamente estaba leyendo la editorial de Ricardo Roa del pasado domingo en Clarín. No se cuida demasiado en señalar que la ley apuntaba a desguazar a Clarín, colocándose en el lugar de víctima, pero dice “se desperdició la oportunidad de impulsar el desarrollo tecnológico y la promoción de inversiones en las telecomunicaciones”.

– Hay un artículo dentro de la ley que dice que cuando avance la digitalización habrá que ver cómo se adapta la ley a las nuevas tecnologías. En un momento en que ya empezaba a pesar lo del triple play y una serie de cuestiones que no entraron en la ley, por eso lo que se hace es sancionar otra ley y crear otro organismo como es la AFTIC. Hay que observar también que la Ley de Telecomunicaciones que fue sancionada durante el gobierno kirchnerista, en cierto sentido también está violando un artículo de la Ley de Medios que dice que las telefónicas no pueden tener medios de comunicación, sin embargo, la ley creada por la autoridad para las telecomunicaciones abre el negocio de la radiodifusión a las telefónicas. Ahí también hubo una violación de la ley.

¿Cómo en el caso de Canal Once, en relación a Telefónica?

– Claro, entonces el problema para el actual gobierno, hablando políticamente, es que a Clarín lo dejaron afuera de ese negocio porque también le bajaron el dedo con el intento que hizo de comprar Nextel para tener una base en telecomunicaciones que después le permita disputar ese negocio también, dentro de lo que es el canal de cable que es lo más rentable.

Por lo tanto, Clarín que se quedó afuera en el proceso anterior, ahora pretende, a mi modo de ver, mover todo eso, unificar todo y habilitar para que el grupo pueda salir a competir con los otros dos grupos de telecomunicaciones, vinculados al tema de los medios.

– Volviendo al tema de los medios alternativos, comunitarios y populares, ¿la Ley de Medios significó un avance?

– La Ley de Medios en la práctica concreta no significó un avance porque nosotros no estamos especificados como actores dentro de ella. Significó un avance en cuanto a reconocer que hay un tercio del espectro que no son para quienes pretendan lucrar con los medios de comunicación. Pero en esa entidad que la Ley llama “sin fines de lucro”, el 33% donde han quedado nuestros medios, los representantes parecemos loros repetidores insistiendo en que nuestros medios comunitarios no son un organismo sin fin de lucro como puede ser una fundación o una asociación como la Bolsa de Comercio o la AFA, o sea, para la ley la AFA es lo mismo que una radio comunitaria en el momento de definir concursos.

Por eso decimos que la Ley nos reconoce porque habla de nuestra existencia pero no legisla sobre los derechos concretos hacia nuestro sector, con lo cual en la práctica nos encontramos con dificultades porque ninguno de nuestros medios ha logrado una licencia en estos 7 años.

Hace tiempo cuando se fundó el FODEMA (Foro de Medios Alternativos) éramos un puñado muy pequeño de medios, hoy en día las reuniones que se hacen de la Red Nacional de Medios Alternativos en distintos puntos del país, tienen una asistencia que supera en diez veces o más a los que integrábamos el FODEMA a comienzos de los 2000.

– Sí. Y hay un crecimiento de la calidad, desde los contenidos, la apropiación de tecnología, hay muchos avances y un reconocimiento por parte de medios de otros países. Hay una vista puesta sobre el proceso de la Red de Medios Alternativos en Argentina. Nosotros tal vez no tenemos dimensión de lo que eso significa, nos cae la ficha cuando alguien nos escribe pidiéndonos los documentos porque están necesitando armar algo similar, entonces quieren ver cómo fue el proceso acá. Ahí nos damos cuenta de que hemos andado un camino que puede servir para aplicar en otros lugares.

Notas relacionadas: Ley de medios: los 20 días que estremecieron 40 años de debate

Comunicación y género: ¿por qué defendemos la Ley de Medios?