“Nos obligan a nombrarnos varón o mujer”

Por Pabla Ochoa/ Foto: Gala Abramovich

La activista travesti Florencia Guimaraes García convoca a marchar contra los travesticidios y a “que se pongan la camiseta de Lohana Berkins, Diana Sacayan y todas las travas asesinadas por el sistema patriarcal”. La marcha se realizará el 28 de junio a las 17 desde la Plaza de Mayo.

El miércoles 28 de junio, el día del orgullo, se va a realizar la “Marcha Nacional contra los Travesticidios”. La jornada tiene como objetivo exigir socialmente; basta de travesticidios, el pedido de justicia por Diana Sacayán y también reclamará la implementación de la Ley de Cupo laboral travesti trans Diana Sacayán a nivel nacional, la derogación de los códigos contravencionales y señalar que “Macri es represión y ajuste”.

Desde hace más de un mes, la convocatoria desde las redes sociales dio sus frutos y se fueron realizando en la sede de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, las reuniones que fueron dando cuerpo a la marcha que se realizará el 28 de junio a las 17 de Plaza de Mayo al Congreso.

En diálogo con Marcha, Florencia Guimaraes García, activista travesti e integrante del colectivo Furia Trava, señaló la importancia de salir a las calles: ”la convocatoria es abierta, sobre todo para mostrar unidad, no solamente entre nosotras las travas, sino con muchas compañeras, compañeros y compañeres con quienes militamos y hacemos nuestra construcción política. Es muy importante el compromiso de todos con la causa de las travestis como nosotras siempre levantamos las consignas y las banderas de otros compañeros, como Luciano Arruga o Mariano Ferreyra. Es primordial que se pongan la camiseta de Lohana Berkins, Diana Sacayan y todas las travas asesinadas por el sistema patriarcal. Estamos muy contentas con las organizaciones que se fueron y se van sumando para ese día de lucha”.

-La consigna convocante es “Basta de travesticidios”, pero vos le das un contenido más amplio a enunciarlo como “trasveticidios sociales”, ¿podrías ampliar el concepto?

La idea de travesticidio social es señalar que es un genocidio travesti que se aplica permanentemente contra nuestros cuerpos travas. Existe el travestidicio en manos de un homicida pero también hay un travesticidio social, cuya prueba más evidente es que sigamos teniendo un promedio de cuarenta años de expectativa de vida. Exigimos por nuestras vidas, por eso pedimos que se declare la Emergencia Social travesti para que se generen políticas públicas reales. Que se revisen las políticas públicas que sufrieron recortes presupuestarios pero que se generen políticas que tengan que ver con la salud, con el derecho a la vivienda y todo lo que pueda cambiar un poco la vida de las travestis que el 80 por ciento están en condición de prostitución obligatoria.

-¿Se hace difícil quebrar la lógica biologicista en el movimiento de mujeres y feminista?

Si, falta mucho. Venimos viendo un gran retroceso en lo que tiene que ver nuestra comunidad travesti, trans. En las reuniones organizativas en Chaco para el próximo Encuentro Nacional de Mujeres, compañeras travestis sufrieron el hostigamiento de un sector del feminismo biologicista donde las han tratado de varones, eso es violencia. Por ejemplo en la última marcha del Ni Una Menos, no hubo una travesti en la cabecera y eso es muy grave, porque se invisibilizan los travesticidios y nuestras realidades.

Debemos destacar que muchos de nuestros reclamos y banderas las llevaron compañeras lesbianas, porque si no hubiéramos quedado afuera del documento del 3 de junio. Es muy grave que compañeras no se pongan nuestra lucha al hombro como si lo hacemos nosotras que luchamos por todas las opresiones que ejerce el sistema heteropatriarcal capitalista.

-¿Cuánto falta para que se aplique realmente la Ley de Identidad de Género?

Falta mucho, me he encontrado en La Matanza con 10 compañeras travestis y ninguna sabía sobre la ley y no tenían el cambio del DNI. Eso es no solo una responsabilidad del Estado, sino también de las organizaciones que después hablan de logros de gobiernos anteriores pero la realidad de las travas es que muchas no saben siquiera de su existencia.

-¿Por qué no se aplica el cupo laboral travesti- trans?

Para nosotras significa mucho la aplicación de la Ley Diana Sacayan. Pasaron dos años de su sanción y seguimos en la nada. Adhieren de algunos municipios pero eso es solo lavarle la cara. Lo que hay que hacer es exigir la implementación de la ley, no solo en la provincia de Buenos Aires sino en todo el país, para que las compañeras tengan acceso a un trabajo genuino.

-En la marcha se va a denunciar la represión y además proponen la derogación de los códigos contravencionales. ¿Cuál es la situación que viven diariamente las travestis?

Venimos sufriendo códigos contravencionales en las provincias, acá en Buenos Aires no existen pero buscan excusas para someternos a la represión. Las compañeras de La Plata, de zona sur, sufren la trata de personas con la policía implicada en esa red mafiosa que explotan a las travestis. Los encarcelamientos se han multiplicado con el agravante que son  migrantes muchas de ellas a las que las estigmatizan socialmente.

Lohana decía: “el tiempo de la revolución es hoy, porque a las cárceles no volvemos nunca más”;  y tenemos luchar para que realmente no pase más la encarcelación por tener una identidad de género que no concuerda con el binarismo que esta sociedad impone.

-Ese binarismo que impone el patriarcado…

Sí, porque estamos atrapadas en ese binarismo de la heterosexualidad obligatoria que nos imponen. Nos obligan a nombrarnos varón o mujer y sino encasillas en ningunos de esos dos lugares y si salís al mundo como trava, travesti o trans, vas a ser reprimida, fuertemente castigada y en lo posible exterminada, es lo que quieren hacer con nuestras identidades disidentes. Y por eso salimos a que nos vean en las calles el 28 de junio.

 

También podes leer: ¡Furia travesti! Se realizó la primera marcha nacional contra los travesticidios