#ParitariasPrensa2013 en punto muerto

#ParitariasPrensa2013 en punto muerto

Por Fernando López. Después de la histórica jornada del 7J, las patronales de los medios de comunicación vuelven a desconocer las medidas y tensan la negociación. La intransigencia de los empresarios frente a la unidad del reclamo de los trabajadores de prensa. Siguen los rounds.

La décima audiencia para discutir las paritarias de Prensa sigue estancada en punto muerto. Ayer en el Piso 18 del Ministerio de Trabajo los delegados paritarios de la UTPBA se reunieron con las cámaras patronales quienes, ante el paro y movilización del viernes pasado, mantuvieron la oferta del 22% propuesta en la anterior negociación.

Patricio Klimezuk, delegado paritario por la Agencia Télam, contó a Marcha que fue una larga reunión en donde “era de esperar que los representantes patronales repitieran la oferta presentada en la última audiencia, o sea, ningunearon el paro del viernes”. Las cámaras ofrecieron un 24% a pagar en tres cuotas, una de ellas en enero de 2014, y $150 para colaboradores. “Hubo una discusión con funcionarios del Ministerio sobre si garantizaba los salarios reales o los de convenio, pero no tuvieron una postura al respecto: hablaron de la importancia de los básicos, pero tampoco fueron contra los reales”, agregó.

Finalmente, el delegado dijo que “a lo largo de la semana se van a tomar medidas más duras, pero primero se tienen que discutir tanto en el Plenario de Delegados como en algunas asambleas”. La próxima reunión será el miércoles a las 14:30 en el Piso 18 de Alem 650. ¿Se repetirá la oferta?

“Laburantes de medios todos organizados vamos todos al paro”

Un carril de la 9 de Julio cortado en pleno Obelisco. No era una movilización cualquiera. El viernes pasado más de mil trabajadores de prensa de diversos medios gráficos (diarios, revistas, agencias, puntocom) se movilizaron a la puerta de la Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires (AEDBA) en Pellegrini al 400 para reclamar una mejor oferta en las #ParitariasPrensa2013. Todo esto en el marco del primer paro general del gremio de Prensa en 26 años.

Se veían muchas caras emocionadas entre los más viejos. Los jóvenes fueron con el ímpetu de pelear por los derechos ninguneados de las patronales, siendo el caso Infobae el más paradigmático por la cruenta persecución laboral que sufren. Saludos fraternales entre periodistas porque, justamente, era el Día del Periodista. Cantitos, pogos, bombos, megáfonos, tambores, muchas banderas de laburantes de medios presentes. Curiosos que pasaban y preguntaban qué sucedía, entre ellos hinchas de Colombia que estaban reunidos para ir luego a ver el partido por Eliminatorias.

En un tráiler-escenario con sistema de sonido prestado por FOETRA (gremio de Telefónicos) que las asambleas de base gestionaron e instalaron, hablaron los delegados paritarios quienes alentaron a seguir con la lucha y destacaron el aguante de los trabajadores. Jorge Muracciole y Héctor Sosa, dirigentes de UTPBA, pidieron “un minuto de aplausos” para los 112 periodistas desaparecidos en la última dictadura. Uno de los presentes inició una arenga: “Compañeros desaparecidos: Presente. Ahora y siempre”.

La marcha de periodistas arrancó por Corrientes hacia La Nación. En el camino muchos curiosos miraban y se cruzaban con los marchantes, otros tocaban bocina (entre ellos muchos motoqueros). Se frenó en una oficina de Clarín Clasificados y en un momento laburantes de InfoJus tiraron papelitos como muestra de apoyo.

Al llegar a La Nación se tomó el hall de entrada. Gritos, abrazos, llantos, emoción, lucha, calor. Todas las sensaciones al ingresar a las entrañas de un frío medio históricamente antisindical. Inmediatamente se marchó hacia Editorial Atlántida, otro bastión de la persecución laboral. Muchas bocinas durante el camino hacia la calle Azopardo, con la Casa Rosada que miraba lo que sucedía mientras era rodeada por la masa de periodistas. En destino se cantó en las puertas del medio de los Vigil para reclamar una oferta justa. De ahí se acordó ir a Ámbito Financiero que estaba a pocas paradas. Pero en el medio estaba La Prensa, medio donde “sindicalismo” era una palabra prohibida y se reclamó para que se cumplan los derechos laborales. Antes de llegar se pasó por la puerta de la CGT opositora, donde tres hombres de pecheras verdes miraron curiosamente a la ya dispersa movilización.

Ya en el diario del finado Julio Ramos se dijeron palabras finales y cada uno se fue, algunos a su casa, otros a ver el partido de la Selección, solo o en grupos. Ese día quedará como inolvidable en la historia de los laburantes de prensa, en donde primó la unidad frente al vuelterismo de las patronales ante el ninguneo de un salario digno.