“Planteamos la ampliación de los derechos a la educación y la salud”

Mientras se realiza la segunda vuelta que definirá quién presidirá el Perú, dialogamos con Eduardo Bendezu Gutarra, abogado y político de Perú Libre, el espacio que lleva como candidado a presidente a Pedro Castillo. Cuáles son las propuestas principales y la necesidad de una reforma popular a la Constitución.

Por Maru Waldhüter y Laura Salomé Canteros 

Hoy el electorado de Perú definirá quién gobernará el país y si la posibilidad histórica de dejar atrás la dictadura fujimorista será una realidad. La elección será entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori, quienes en la primera vuelta, que se realizó el 11 de abril, sumaron 2.724.752 y en 1.930.762 respectivamente, lo que anuncia una definición voto a voto. Y que requerirá de la atención.

Qué se juega en estas elecciones para el país andino y la región y cuáles son las propuestas principales que llevará “Perú Libre” al Congreso. Por otro lado, ¿es un reclamo popular la conformación de una Constituyente para reformar la Constitución? Sobre esto, preguntamos a Eduardo Bendezu Gutarra, abogado y candidato al Congreso de la República del Perú por el espacio de Perú Libre y nos respondió con propuestas que llevan la educación como bandera.

*

– ¿Por qué tiene que ganar Pedro Castillo, qué se juega con las elecciones para el país y la región y cuáles son las propuestas principales que llevará “Perú Libre” al Congreso?

Pedro Castillo tiene que ganar por varios motivos. Primero, porque la propuesta de Castillo, de Perú Libre, es justamente cambiar la situación económica, política y social cultural del Perú. Son 30 años de neoliberalismo y las condiciones de vida en el país ha sido ir generando mayores abismos sociales, donde pequeñísimos grupos económicos y de poder se han enriquecido, como las mineras, algunas empresas importadoras, los medios de comunicación, etcétera; y por otro lado, un grueso de la población que no tiene empleo fijo, casas adecuadas, medios de transportes óptimos ni servicios básicos como el agua o la luz; un país que no tiene accesibilidad y conectividad al internet. Hay gente que no tiene derecho a la salud, tampoco a la educación. En 30 años eso no ha cambiado.

Pedro plantea justamente eso, simboliza ese cambio, un cambio que se sentía por distintos flancos también. El año pasado, con las elecciones complementarias tuvimos un par de listas contra sistema que tuvieron mucha notoriedad. Entonces, ya existía esta necesidad de tener una representación política que simboliza el cambio y una negación a las políticas neoliberales; en esta ocasión se encarnó en la figura de Pedro Castillo, que es un dirigente sindical, de los maestros, docente rondero, que es una especie de guardián de la comunidad y de un campesino. Entonces, aparte del contrasistema, también simboliza a ese hombre común, ajeno al poder ajeno y los privilegios que siempre ha tenido que sufrir para tener algo. De perder Castillo, esta situación neoliberal, la crisis política sería mayor. Recordemos que el Perú ha tenido mucha inestabilidad política en estos últimos, donde ha habido cuatro presidentes en 5 años y justamente, en gran medida, ha sido el modelo neoliberal y de las formas de gobierno. Pedro Castillo significa la posibilidad de cambio de grandes reformas y también de una nueva Constitución.

Dentro del Congreso, planteamos la ampliación de los derechos a la educación y la salud como cuestiones elementales y una serie de reformas al control de los sistemas anticorrupción de nuestro país, a que sean más óptimos, a romper con las formas de elección de, por ejemplo, los miembros del Tribunal Constitucional o las funciones que cumple la Defensoría del Pueblo,que muy parcas; necesitamos una Defensoría más activa que tenga capacidad de ejecución, porque en estos últimos años ha venido menos esta institución y consideramos que debe fortalecerse.

– Precisamente, en sus recorridas de campaña por los territorios, ¿qué respuesta encontraron a la propuesta de conformar una constituyente popular para reformar la Constitución?

Hace 20 años, cuando se votaba fujimorismo, a la dictaduras, a la derecha, ya existía un clamor casi unánime, tanto del pueblo como de los partidos políticos, de cambiar la Constitución o en su defecto volver a la Constitución de 1979, que tuvo un proceso mucho más amplio, más plural pero que a estas alturas ya no responde tanto la realidad nacional. Por lo tanto, desde esa época ha habido distintos dirigentes políticos que han hablado del caso. Cuando nosotros lanzamos el planteo de una nueva Constitución, no éramos los únicos. Entonces, si hay una corriente favorable por una nueva Asamblea, y aparte la población si había señalado que ese era el camino, existen encuestas que dicen que el 70% de la población quiere una nueva Constitución, una Constituyente, entonces hay una recepción muy favorable a esta medida y esperemos lograr eso.

Respecto a cómo se van desarrollando las elecciones, bueno las últimas encuestas demuestran que se trata de forzar esta figura del empate técnico. Muy cuestionables, porque no tenían exactitud, por ejemplo, en la primera vuelta no nos daban el primer lugar, ni tampoco a otros competidores; entonces, no no hay mucha fiabilidad, confianza en esas encuestas. Lo que hemos visto, por el contrario, es que muchos sectores aún indecisos en estas últimas 48 horas han ido decidiéndose, y en su gran mayoría, a favor de Pedro Castillo. Eso nos alivia bastante porque vemos que ya es un sentimiento más generalizado. Hay mucho cuidado, por otra parte, porque existen serias amenazas de un fraude electoral, en parte algunas encuestadoras tendían a hacer ver eso, que hay un margen mínimo de diferencia entre los dos candidatos y que los resultados van a ser inesperados; pero también recordemos que la mayoría de los votos de Pedro vienen de zonas rurales donde no llegan mucho los medios de comunicación o las redes sociales, donde no habría impacto respecto a las encuestas y por el contrario habría un respaldo más contundente a Pedro.

Hasta el momento se está desarrollando con normalidad, no hay nada todavía sospechoso ni denuncias, por ejemplo cédulas adulteradas. La fiscalía sacó un comunicado señalando que no había encontrado nada pero hay que estar vigilante; y por otro lado, se ven dos actitudes totalmente distintas respecto a los candidatos. Pedro fue a su pueblo, él vive en una zona rural con su familia, desayunó lo típico y bueno eso generó en el grueso de la población peruana, sobre todo aquí en Lima, esa sensación del migrante; algo que les trae sus recuerdos. Lima sería también el único lugar donde triunfaría (Keiko) Fujimori, volviendo a jugar su rol conservador al extremo, y por ahí algunas zonas del norte del país, sobre todo la costa, que también afirmaría su carácter conservador. Pero en la selva, en el centro y la zona sur, Pedro Castillo arrasa.