Poesía en una Venezuela urgente

Por Marco Teruggi(*) / Foto por María Belén Agüero

I.

Vivo en un hotel

todo es color

             verde amarillo marrón

y las noches queman

como trepando por la espalda

sucede por los disparos del edificio del frente ocupado

cuando velan a alguien siempre joven

hermoso como lo que debía ser

o por el silencio que invade el único cuadro

el único espejo

los libros apilados con poesía

los paquetes de mate en el armario

lo poco de esta habitación donde solo me robaron una vez

sirvió

la pieza se hizo más liviana

acomodé otra vez la mesa única y marrón

esa manía de habitar lo que no se puede

                                                        eso que quema

llevo meses acá

con esos tres colores repetidos

pienso no tengo derecho a quejarme

aun cuando todo huele a ceniza en la ciudad

                                                        en las pantallas las palabras

las noches de mi hotel que ven llegar otras elecciones

el ruido del silencio

nada parece resuelto

y en el cielo ya no bailan los diablos

 

II.

Cada tarde al salir del trabajo

a eso de las seis

cuando los árboles comienzan a crecer

guardo lo que queda de tormenta

en el fondo de mi bolsillo

levanto la vista hacia el cielo

          para ver de qué lado vendrá la noche

y comienzo a caminar con la mirada lenta

ando largo

observo las últimas colas en los negocios

la señora que una vez más no ha conseguido nada

           resistir como los silbidos anota en su libreta

el último pájaro que migra al este de la ciudad

el primer vaso que se llena

los charcos oscuros

que deja el invierno

a veces voy hablando con mi familia

ellos tienen un viento de lejos

      atado en la espalda

un asunto de varias generaciones

que los hace andar parecido

a un pueblo pequeño

cercano al mar

 

III.

Dónde está el espíritu de lo que no se nombra

aquel que habitaba cada vaso de vino

cada subir al cerro decir mi nombre es Marco soy argentino bienvenido

dónde está

la reunión alrededor de la mesa que decía

quitarle poder al enemigo

         devolvérselo a los trabajadores los pobres los pizarrones

                     comuna o nada

y sentir que era

el espíritu

era

bajo la lluvia llenando avenidas frente al mar como pescador

rojo/rojo/rojo todos brindando

dónde está pregunto

       mientras unos traicionan

       otros se rinden

       la comunera me dice patria o muerte sirviendo café

y me pregunto si ella ve el espíritu

si ella es el espíritu

lo que nunca caerá la verdad contra la que nadie puede

de dónde todo puede volver

porque volverá

alrededor de la mesa en cada vaso de vino frente al mar

en nosotros

testigos de ese inmenso que es vencer

 

IV.

Una lluvia que arranque algo del cielo

             un pedazo de furia toneladas de cólera

caiga hasta hundir

y arrastre barro arrastre cuchillo

no deje basura

ni bajeza ni derrota ni bala que viene de frente

que duela en su ruido

desmiembre edificios lujosos

oficinas lujosas palabras lujosas

una lluvia con sangre de garganta

necesitamos

gritada de abajo para arriba

que corran por sus ríos pájaros

bolsas de papeles de firmas de llamadas de traiciones

comience un día digamos hoy

mientras estoy frente a la mesa donde escribo lluvia

pronuncio lluvia como si el perro callara el sol callara

cada aguja del reloj tuviera litros de lluvia a la espera de caer

comience de una vez

parta otra vez la miseria

no se canse de golpear techos árboles camionetas

corra debajo de mi cama entre en los palacios en el futuro

no perdone ni pida perdón

* Marco Teruggi es, entre otras muchas cosas, poeta y militante popular. Trabaja como cronista y periodista. En 2012 publicó “Siempre regreso al pie del árbol” (ed. El Colectivo) y en 2014 “Días fundados” (ed. Puño y Letra). Además forma parte de la antología “La Plata Spoon River” (ed. Libros de la Talita Dorada) y “Trelew, una ardiente memoria” (ed. La Llamarada, Yulca, Amauta). Llegó a Venezuela dos meses antes de la partida de Hugo Chávez, desde allí nos comparte este adelanto de su próximo poemario, el cual se encuentra en construcción.

Bình Luận

Deja un comentario