Por el derecho a ser todo lo lesbianas que queramos ser

A 4 años del lesbicidio de Nicole Saavedra en Quillota, quinta región, Chile, el recuerdo de quienes lucharon estos años por verdad, justicia y venganza. Su legado, la organización transcordillerana, la solidaridad de sus compañeres con la historia de Higui y otras y un proyecto de Ley para que sea un nunca más crímenes de odio.

Por Julianite

Nicole Alejandra Saavedra tenía 24 años y vivía en Quillota, una zona rural de la quinta región en Chile. Era visiblemente lesbiana, usaba pelo corto y le gustaba ponerse ropa de varón, era de muy bajo perfil, siempre iba riendo y ese era su rasgo más característico; de hecho nunca se la veía enojarse. Ser lesbiana en un pueblo como ese significó un sinfín de agresiones que terminaron con su asesinato el 17 de junio de 2016. Ese día, Nicole salió de su casa para encontrarse con amigues y a la mañana siguiente, bien temprano, tomó la micro (bus) de vuelta, le avisó a su mamá que estaba por llegar pero jamás regresó a casa.

De forma instantánea se arrancó la búsqueda por redes y por el sector de Quillota, así se enteró gran parte de la comunidad lgbtttiqa+ de Valparaíso, a una hora de distancia de donde era Nicole y luego todo el país. Siete días después de su desaparición, el 25 de junio, un trabajador la encontró en el Embalse Los Aromos, en Limache. Estaba maniatada, torturada, con todas sus pertenencias menos el celular y con una data de muerte de 30 horas. Tras años de lucha, apareció el primer imputado por su crimen de odio, Victor Pulgar Vidal, el chofer de ese micro que había tomado Nicole para regresar a su casa y actualmente está preso.

Movimiento Justicia por Nicole: luchar hasta la verdad

María Bahamondes es prima de Nicole (fueron criadas como hermanas), y fue uno de los rostros fuertes en la búsqueda por justicia de su familia. Ella toma contacto con diferentes colectivas y participa desde el comienzo a organizarse para visibilizar el asesinato como un crimen de odio. En diálogo con Marcha nos contó que el cariño que recibió desde las colectivas fue enorme y que han logrado desde el Movimiento Justicia por Nicole que se conforma con varias colectivas y coordinadoras llevar el caso a la lucha en las calles para que los medios hablen al respecto y a las redes sociales con muchísimas acciones sabiendo que sin todo ese esfuerzo nunca hubieran llegado al asesino, desde ese cariño que le dio la lucha, María siente que Nicole jamás murió y que será eterna.

María nos contó que la causa judicial en estos momentos está en reserva, que no tuvieron muchos avances por el tema de la pandemia y que para el 7 de julio, se pidió una audiencia donde fiscalía está pidiendo plazos de investigación, “piden 90 días y nosotros queremos que nos den 120 días para poder seguir investigando ya que es necesario y que no hay nada que perder ya que el acusado está preso, entonces es necesario hacer todas las investigaciones para llegar a los otros culpables, ya que se deja entrever que Víctor Pulgar Vidal no sería el único autor del crimen”, contó. Parece ser que hay mucha gente detrás y necesitan más tiempo para poder demostrarlo.

La familia de Nicole tomó esta decisión tras recibir varios llamados de diferentes chicas, pero hubo un llamado de una chica trans que dijo ser abusada por la locomoción colectiva en un microbús que viajaba desde La Calera a Valparaíso, ella pudo identificar a su abusador, la rabia y la pena es enorme ya que allí, en la zona roja, como se le llaman ahora, siguen pasando muchas cosas y se evidencia la falta de control en cuanto a papeles de antecedentes de los choferes para ver si están aptos para realizar ese trabajo y tener contacto con menores de edad. Actualmente, continúan bien enfocadas en seguir investigando y seguir ayudando en estos nuevos casos y testimonios.

En 2018 se realizó una toma de la fiscalía, las cinco personas que estuvieron allí fueron y siguen imputadas y las están tratando de culpar por cosas que no han hecho ya que nunca rompieron nada dentro y fue una toma pacífica donde además fueron golpeadas. Esta reacción de la justicia generó mucha rabia e impotencia, ya que en Chile las familias de las víctimas tienen que exigir penas dando pelea contra la incompetencia, arriesgando todo y siendo incriminadas. La justicia no opera como debería, y por eso desde la familia van a continuar luchando hasta saber la verdad.

A pesar de esto, luego de la toma, y el cambio de fiscal a César Astudillo, apareció el actual imputado, Victor Pulgar Vidal, quien hoy está tras las rejas con los cargos de “homicidio con agravante de violación y del robo del celular”. Actualmente apelarán desde la defensa con la Ley “Daniel Zamudio”, que lleva el nombre de quien fuera asesinado en 2012 por un grupo de neonazis que lo golpearon hasta morir por ser homosexual. Esta Ley busca instaurar un mecanismo judicial que permita restablecer eficazmente el imperio del derecho toda vez que se cometa un acto de discriminación arbitraria, estableciendo un procedimiento judicial y medidas sancionatorias en caso de comisión de un acto de ese tipo. Pero encuentran muchos vacíos en la Ley promulgada por Sebastián Piñera y que rige desde 2012. La abogada Silvana del Valle de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres y la familia de Nicole piden cadena perpetua calificada.

María nos contó que como familia tomaron la decisión de crear la Ley “Nicole Saavedra”, y para impulsarla, la opinión más importante será la de las lesbianas de norte a sur de Chile, de distintos territorios y que no tienen las mismas problemáticas; para ello van a tomarse todo el tiempo que deban para que quede perfecta y sin ningún vacío legal. También, enfocarla en que se fiscalice a los choferes de las micro; por eso, saben que va a ser un proceso largo y será un trabajo grande. María está convencida de que lo van a lograr. Ya han logrado mucho.

A 4 años, una semana de agitación por Nicole

En otra charla que tuvimos con Leila, quien conforma la Mesa de Justicia para Nicole (en redes las encuentran por Instagram: Justicia para Nicole y en Facebook: Justicia Por Nicole). “Los primeros años fueron muy duros, porque al comienzo eran muy pocas las que estaban colaborando, era ponerle el cuerpo a manifestaciones donde eramos las mismas cinco y con el tiempo se sumaron agrupaciones feministas y lesbofeministas”, contó. Desde las redes difunden las acciones y los datos sobre el caso y allí todxs pueden sumarse a compartir el material para seguir visibilizando el reclamo. Desde que se conoció la historia, hicieron velatones, murales, escraches, propaganda feminista, festivales en Valparaíso y en Quillota.

Del 17 al 25 de junio de este año, y como todos los años, se hizo la semana de agitación por Nicole, con actividades como radios abiertas y conversatorios, todo por plataformas online con el propósito de continuar visibilizando la historia. En este nuevo aniversario, se presentó el documental Justicia Por Nicole Saavedra que muestra algunas acciones que se realizaron desde el 2018 al 2020. Y también se presentó el documental Camionas, que cuenta la historia de Nicole, de María Pía Castro y Susana Sanhueza de María, todas lesbianas visibles que habitaban el sector más rural llamada la quinta región y que fueron asesinadas por odio. Hace años que vienen las lesbianas considerando ese sector como una zona roja de Chile por todos los casos que hay allí.

Leila nos compartió la indignación cuando se llegó al nombre del acusado actual, Victor Pulgar Vidal, ya que era la primera persona que tendrían que haber ido a buscar porque el último registro de Nicole es un mensaje donde dice que está en la parada por tomarse el bus para ir a la casa. “Cualquier persona iría a investigar en primera instancia a la empresa de colectivos y al chofer, quien resultó ser el responsable de haber torturado, secuestrado y asesinado a Nicole”, dijo. En lugares rurales de Chile, el hostigamiento hacia las personas lesbianas, trans, gays y toda su comunidad sigue siendo la misma que cuando asesinaron a Nicole. De hecho, en diferentes actividades en Quillota, como pegatinas, las personas iban a despegar los afiches y las acosaban constantemente insultándolas. Los sectores rurales son muy conservadores y religiosos, lugar de gauchos con su argumento tradicionalista, por todas estas situaciones es considerado un lugar peligroso para toda la comunidad lgbtttiqa+ tanto para caminar o habitar estos espacios.

Además de acompañar la causa de Nicole Saavedra, la compañera Leila integra la Campaña para la Absolución de Higui en Argentina y acompañó desde el inicio de la visibilización de la historia hasta estos días. En Valparaíso, conformaron la Campaña Sin Fronteras por la Absolución de Higui para difundir el caso y ejercer presión no solamente desde Chile sino también haciendo un nexo entre varios territorios y poder mostrar como operan estos crímenes de odio, la violencia hacia las lesbianas y la comunidad lgbtttiqa+ e instalar la problemática. Una manera de decir basta de que nos maten y que ni siquiera podamos defendernos. La forma de activar allá en Chile es muy distinta que en otros territorios, a pesar de ser un país que ha tenido muchos años de dictadura que han forjado una sociedad muy conservadora en donde está mucho más fuerte el discurso del “no te metas”, todo está transformándose y cree que la resistencia es mucho mayor en Chile justamente por tantos años de represión el sector más radical es mucho más radicalizado que en Argentina, por ejemplo el movimiento anarquista en Chile va al frente y lo da todo sin importar las consecuencias siendo más contestatario que en Argentina.

Debatiendo con sus compañeras, plantearon que ellas llevaron a Chile la historia de Higui como una invitación a que el lesbofeminismo se haga cargo de este tipo de problemáticas, costó mucho que organizaciones afines y feministas se pronunciaran por el caso de Nicole porque no estaba esa forma de organización allá y luego se fueron sumando más personas autoconvocadas y también la colectiva AnfiniDales (en Facebook Afini Dales) y tomó mayor repercusión por la difusión que se generó después de casi dos o tres años. Hoy son un grupo gigante donde hay un montón de colectivas y de compañeres autoconvocades que les posibilita hacer un gran ruido para pedir Justicia por Nicole y por todas las personas de la comunidad lgbtttiqa+ que fueron víctimas de crímenes de odio. Esta metodología de organizarse con compañeras migrantas fueron llevadas del aprendizaje de Argentina con la experiencia de Madres de Plaza de Mayo, quienes han ganado en derechos humanos en el país gestando muchas organizaciones y colectivos tras una larga historia de lucha popular y esa es la experiencia que llevan y que la implementan juntándose a hablar y plantear estas problemáticas con les compañeres afines, con las lesbianas, con la comunidad lgbtttiqa+ para visibilizar sobre esta situación y hacernos cargo que nos compete a nosotres como comunidad, que nos están matando y que es hora de hacer algo.

Leila, como activista, siente que al haber nacido en el conurbano bonaerense, en un barrio muy parecido al de Higui, se ve representada en su historia y en la de Nicole. Siente que le podría haber pasado a ella y que le podría pasar a cualquiera de nosotres; por eso, se une a la lucha colectiva por aquelles que hoy no pueden estar ya que es nuestra comunidad a la que están matando y es hora de plantarnos porque no hay futuro. Está todo muy raro y hostil el mundo para que nosotres no nos juntamos entre nosotres y busquemos esa afinidad que hace acompañarnos para conseguir esa especie de justicia que la ve más representada como venganza; ya que no cree en la justicia, sino en vengar a aquellas personas que estuvieron solas y que fueron agredidas por ser lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, no binaries, intersex o queers.

La revuelta popular, presente para las lesbianas

En Chile, hay más resistencia porque hay más represión al pueblo Mapuche. Para las activistas del otro lado de la cordillera, la lucha va por ese lado y lo que pasó con la revuelta social el año pasado -mucha gente no se lo esperaba y otra gente si-. “Este pueblo fue como una olla a presión que llegó a su punto máximo en octubre del año pasado y explotó, y les compete a todas las personas en esta crisis social ya no importa si eres de un sector alto o del pueblo, porque todxs están sufriendo desigualdad y esas problemáticas sociales y económicas generó que la lucha sea colectiva”, dijeron.

Las que agitaron por la memoria de Nicole estuvieron en las revueltas y lo describen como algo “impresionante y emocionante poder vivirlo”. Una mezcla de emociones, al principio no lo podían creer, ese estallido de lucha popular era impresionante; ver como la gente comenzó a manifestarse y a tomar las calles para que todo cambie, luego se dieron cuenta que esto también fue operado por los mismos opresores siendo una puesta en escena para que pudieran justificar esa forma brutal de represión. Pero la lucha popular superó las expectativas de los gobernantes, ya que en la calle las manifestaciones eran diarias y la emoción también porque eran viejos, jóvenes, adultos mayores, niñes, todes estaban allí dando cara en la calle y poniendo el cuerpo. A medida que se fue recrudeciendo la represión empezó el temor por les compañeres cercanes y por ella misma.

Actualmente en Chile, llevan tres semanas de cuarentena y mucho control. No se puede trabajar en la calle y muches son trabajadores ambulantes a quienes cuesta mucho poder generar dinero. La policía está más presente en las calles y les pueden llevar detenides en cualquier momento, entonces la situación les pone de vuelta en un desafío como sociedad. El COVID19 le vino al gobierno de Piñera, como anillo al dedo para acallar esa furia popular, pero Gueila y muches, confían que esa llama está intacta en el pueblo y que es la esperanza diaria para continuar y esperando retomar con más fuerzas cuando puedan volver a las calles.

La lucha por Nicole Saavedra es entrecruzar experiencias de diferentes territorios y fundirlas en herramientas para continuar exigiendo justicia. La Ley que llevará su nombre será una herramienta para que se comience a implementar protocolos para investigar crímenes de odio, se reconozca el uso de la legítima defensa, se implemente formación en autodefensa en nuestras comunidades, y que las personas que ocupen cargos donde sean responsables por la vida de otres sean controlados para descartar antecedentes de violencia de género o conductas abusivas.

A través de este proyecto, la familia de Nicole nos invita a apropiarnos de nuestros territorios y comenzar a visualizar las problemáticas de nuestras comunidades para continuar exigiendo los derechos que nos niegan y poder caminar tranquiles nuestras calles. Para que no perdamos nunca más a nuestras compañeras lesbianas en nombre del odio y la intolerancia y para que la justicia escuche las voces de toda una comunidad que lucha por sobrevivir a las garras de un sistema socio- politico que nos oprime, mata y pretende olvidarnos. no lo permitiremos lucharemos incansablemente hasta saber la verdad para que su familia sienta un poco la paz que les han robado y así perpetuar el nombre de Nicole Saavedra en una ley que será construida de manera colectiva para que no tengamos que sentir mas miedo de existir y vivir libremente siendo todo lo lesbiana que queramos ser.

Nicole Saavedra, ¡presente!