Prende y apaga la luz

Prende y apaga la luz

Luego de horas de negoaciación el ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires, Nestór Grindetti, arregló  el pago de los casi 60 millones de pesos a las empresas Edesur y Edenor. De esta manera se solucionó el problema con la iluminación en los espacios públicos y edificios administrativos de la Ciudad.

Durante los primeros días de esta semana las noches en la ciudad de Buenos Aires tuvieron un poco menos de luz que la habitual. Sucedió que el gobierno de la ciudad decidió, u omitió, resolver la deuda que tenía con las compañías de luz que proveen a las dependencias de la misma. Así sucedió que desde el domingo plazas y parques, y también algunos edificios públicos tuvieron afectado su servicio eléctrico. La luz no se hizo en Buenos Aires.

Ayer por la noche, según se pudo conocer a través de voceros, Néstor Grindetti, Ministro de Hacienda de la ciudad de Buenos Aires, tuvo una extensa reunión con Edesur y Edenor para solucionar el problema de suministro de energía que afectaba a los vecinos desde el domingo. Lo curioso es que la reunión realizada ayer a la tarde se adelantó a lo dicho por la vicejefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien había comentado en declaraciones radiales que el lunes se reunirían con las empresas de energía. El arreglo, que permitió solucionar los cortes que Edesur y Edenor venían realizando durante la semana, consta de un pago en cinco cuotas quincenales que se depositarán a partir de la semana próxima.

¿Es posible que la ciudad de Buenos Aires, siendo una de las que mayor presupuesto tiene en el país, llegue a esta situación por una deuda que no superaba los 70 millones de pesos? La deuda que la ciudad contrajo con Edesur es de 50.9 millones de pesos, mientras que con Edenor ronda los 9 millones de pesos. El total, unos 60 millones de pesos, se ven insignificantes si se tiene en cuenta que el presupuesto de la Ciudad se encuentra alrededor de los 36 mil millones de pesos contando la partida extrapresupuestaria de 100 millones de dólares que fue aprobada el 5 de julio pasado. Sobre estos números habló con Marcha Gonzalo Ruanova, legislador porteño por Nuevo Encuentro. “Hace solo un mes se acordó una partida de 100 millones de dólares para construir bicisendas, no puede ser que ahora por un tema administrativo y por una especulación política se deje sin luz a toda la ciudad de buenos aires”, comentó el legislador.

El inicio de este problema se remonta al comienzo de la “sintonía fina” que había anunciado la presidenta Cristina Fernández a fines del año pasado. Así, además de traspasar el subte, también se le quitaron los subsidios a los servicios públicos en la ciudad. Por esto es que la Legislatura había pedido también una partida extra y de esta forma poder hacerse cargo de los gastos extras que iba a tener que afrontar a partir de la quita de subsidios. Sin embargo, cuando se acercó la época del año donde la factura de luz aumenta, el macrismo priorizó la disputa política con el gobierno Nacional, en lugar de solucionar los problemas de los porteños. Ruanova comentó al respecto: “Cuando uno se postula como Jefe de Gobierno se propone para ser parte de la solución de los problemas, no para ser un problema más. No puede ser que hace cinco meses que tiene una deuda y se dé cuenta cuando las empresas dejan de ser prestar el servicio”.

La partida extraordinaria de 100 millones de dólares que se aprobó en julio, será utilizada para construcción de bicisendas, peatonalizar las calles, cartelería vial y el metrobús. Ruanova explicó sobre estos detalles que “algunos temas son irrisorios, jamás la ciudad se endeudó para eso, desde que tenemos la constitución desde el año 1996 jamás nos endeudamos con este tipo de obras. Y que hoy la ciudad no esté iluminada es una falta de respeto. Más allá de la realidad política es el gobierno de la Ciudad el que tiene las facultades suficientes para solucionar este problema”.

Por otra parte, el ministro de Hacienda Grindetti declaró durante la semana que el gobierno Nacional estaba “extorsionando con quita de fondos a la ciudad, para perjudicar a los vecinos y crear un escenario de caos”. María Eugenia Vidal, habría acusado lo mismo, poniendo en juego la relación que existe entre el ejecutivo Nacional y las empresas Edenor y Edesur. Por su parte, el gobierno porteño dice que desde el 1° de enero sufrió aumentos significativos en los principales servicios públicos, además de la luz, un 161% en el gas y 268% en el agua y que no cuenta en su presupuesto para saldarlo. Por este motivo es que Grindetti dijo sentir una discriminación sobre el gobierno de la Ciudad por no ser afín a la administración nacional. Sobre este punto, en el matutino “Con el pie izquierdo” de Radio Sur el legislador Francisco Nena opinó que  “¿en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, no se sienten discriminados por la menor inversión en educación, en salud, en vivienda y las distintas problemáticas que afectan esa zona de la ciudad de Buenos Aires?”.