“¿Quién puede quemar la figura de una madre?”

Por Nadia Fink y Andrea Sosa Alfonzo.

La quema de un muñeco de Hebe de Bonafini en La Plata durante la marcha que el pasado 23 de marzo conmemoró 39 años de la última dictadura cívico y militar, recibió el repudio de organizaciones de derechos humanos y sociales, así como de referentes políticos de distinta índole partidaria. La Asociación Madres de Plaza de Mayo, realizó ayer un acto en el que se proclamó en contra de este tipo de atentados contra la democracia y el símbolo de los pañuelos blancos. El mismo se celebró en simultáneo con la histórica ronda de los jueves en la plaza.

 

El organismo de Derechos Humanos, Asociación Madres de Plaza de Mayo, condenó, mediante un comunicado y una movilización en Plaza de Mayo, la quema de un muñeco con la figura de Hebe de Bonafini junto al general César Milani en el acto realizado en La Plata en conmemoración de un nuevo aniversario de la última dictadura cívico militar.

Inmediatamente, mediante un comunicado, expresaron que se trataba de un “hecho fascista” que evocaba “acciones dignas de las peores dictaduras”. Asimismo, ayer se realizó un acto en Plaza de Mayo, en el marco de las rondas históricas de las Madres cada jueves, donde acompañaron funcionarios, organizaciones sociales y políticas, en su  mayoría cercanas al kirchnerismo.

En la ronda de ayer, Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación, tomó el micrófono para decir: “No es una novedad de quiénes hacen lo que hicieron” respecto de las organizaciones señaladas en la quema de los muñecos, “son los mismos que a ellos los trataron de terroristas y de foquistas”, se refirió, con relación a las y los 30 mil desaparecidos. “Muchos aplaudieron y muchos hacen silencio, y el silencio es cómplice”, alertó otra vez respecto de la acción de la marcha en La Plata.

Por otro lado, la presidenta de Madres alertó a la organización HIJOS (quien se adjudicó la acción mediante un comunicado) que “si los que hicieron este acto no son de la organización” que sean expulsados y “que hagan público con nombre y apellido” a los culpables.

Mientras tanto, el integrante de H.I.J.O.S La Plata, agrupación que acompañó el acto de repudio en Plaza de Mayo, Felipe De Lingieri, graficó a este medio como “repudiable”, “antipatriótico” y “canallesco” el hecho de “quemar un pañuelo blanco en Argentina”. Aseguró que llegaron ayer hasta la Plaza porque “Hebe fue el símbolo del pañuelo blanco y de las madres que en esta plaza caminaron mucho por nosotros”.

De Lingieri afirmó, para diferenciar a su organización con la que se adjudicó la acción, que “la Multisectorial La Plata no tuvo organismo de Derechos Humanos propio y se aprovechó de un grupo de desprendidos de H.I.J.O.S”. Finalmente, dijo que “se les fue de la mano quemando el pañuelo, algo que no hizo ni Cecilia Pando”.

Bonafini concluyó el acto asegurando que “la marcha del 24 fue un ejemplo de dignidad,  democracia y un ejemplo de amor y de ternura” y que “nada va a borrar lo que pasó ese 24 y lo que pasa en las marchas”. Mientras se iba cerrando la tarde, se preguntó: “¿Quién puede quemar la figura de una Madre? Ni el sol tan fuerte de esta plaza en la que hemos marchado años y años, calentando nuestros pies, pudo quemarla”.

La pelea es política

La marcha realizada el día 23 de marzo en La Plata con motivo de conmemorar un nuevo aniversario del proceso represivo más atroz de la historia argentina, corrió el eje de la discusión política. Así la quema de un muñeco de Hebe, referente histórica de la lucha de las Madres y de los Derechos Humanos, terminó haciéndole el juego a la derecha.

Un símbolo de la lucha contra la impunidad militar y política, como lo es el pañuelo de las Madres, jamás podrá acercarse a la nefasta figura de César Milani, represor durante la dictadura y señalado por su responsabilidad y complicidad en el secuestro del conscripto Alberto Ledo, así como por su cercanía con Aníbal Fernandez, responsable político del asesinato de los militantes sociales Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

Las diferencias políticas e ideológicas que muchas organizaciones sociales y de derechos humanos tienen con la actual presidenta de la Asociación deberán dirimirse en la arena política, aun en el cuestionamiento de las contradicciones más acérrimas de Bonafini.

Ayer, marcharon paralelamente como todos los jueves, las Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora junto a representantes de organizaciones Qom e integrantes del Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ).

Norita Cortiñas también tomó el micrófono para manifestar que “las Madres que estuvimos en las calles de Av. de Mayo y todos los que caminamos, estuvimos casi 40 años juntos”. Según Cortiñas, el “24 de marzo pasado hubo dos marchas, una exageradamente oficial y la otra de los que marchamos siempre, de izquierda y revolucionarios, pidiendo memoria verdad y justicia”.

También mencionó que la quema de un muñeco con la figura de Hebe de Bonafini era repudiable, sin embargo, “tampoco estoy de acuerdo con lo que hace la presidenta de Madres todos los días en la actualidad”.

Para cerrar, Cortiñas aseguró que, de cara a las elecciones presidenciales de octubre de 2015, es posible que “en el futuro casi inmediato nos tengamos que juntar todos bien abrazados”.