En Rosario intentan frenar el desalojo del Tambo “La Resistencia”

Por Nadia Fink.

Desde hace 10 años el tambo “La Resistencia” es sinónimo de producción de alimentos en el barrio Nuevo Alberdi. Hoy la justicia busca desalojar a quien lo trabaja y vive allí desde hace 20 años. Conversamos con Caren Trepp, del Frente Ciudad Futura, para conocer detalles de la presentación por la expropiación que ser realiza hoy en el Concejo.

Además de las lluvias, en el barrio Nuevo Alberdi, en la ciudad de Rosario, otras tormentas amenazan la cotidianeidad de trabajo y producción en el Tambo La Resistencia. Símbolo de construcción del movimiento Giros (hoy en Frente Ciudad Futura), la jueza Stella Bertune dictaminó que el 14 de abril debe hacerse el desalojo donde Oscar Licera y su familia se hallan desde hace 20 años.

No sólo se trata de una unidad productiva particular, sino que carga con el valor simbólico de ser conocido no sólo como un ícono de la defensa de las tierras y como una de las últimas tierras que quedan en la ciudad de Rosario, sino también por la calidad y el valor que tiene la producción. Así lo explica Caren Trepp, parte del bloque del FCF en el Concejo: “Hoy el tambo ‘La Resistencia’ tiene una producción de alrededor de 1000 litros de leche diaria. Un porcentaje se industrializa en el lugar con producción de dulce de leche y diferentes tipos de quesos, que son muy económicos y que se han incorporado en la canasta de los rosarinos de manera exitosa. Por lo cual tiene también un valor social y económico importante para la ciudad”.

El génesis de esta arremetida judicial comenzó en 2012, cuando hubo una primera sentencia de desalojo. Pero fue el mismo tiempo en el que en la provincia de Santa Fe justo se aprobó una ley provincial de freno a los desalojos rurales durante cinco años, para que pudieran regularizar su situación. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos diarios en todos estos años, la presentación de la jueza llega por un pedido de juicio de parte de quien se dice propietario, relacionado –claro está– con una empresa inmobiliaria de la ciudad de Rosario. De eso se trata el gran avance sobre las tierras en la ciudad: “Los vecinos denunciaron aprietes y pedidos de que se fueran en el barrio Nuevo Alberdi por parte de esta persona. La proyección de los intereses privados de la ciudad es poder desarrollar proyectos urbanísticos de alta gama allí,  ya que estamos hablando de las últimas hectáreas que le quedan a la ciudad de Rosario”, detalla Trepp. Y agrega: “Ese conflicto de  tierras se enmarca en unas 250 hectáreas donde hay más de 200 familias que trabajan y viven en ese barrio desde hace más de 30 años”.

A veces no existen los grises, es cierto, y el caso del Tambo reaviva la solución habitacional para el conjunto de la población: “En ese punto la discusión es muy clara y así la planteamos nosotros: está la posibilidad de defender las unidades productivas y las familias y esas tierras para políticas públicas de inclusión para distintos sectores sociales de nuestra ciudad que tienen una demanda concreta, o entregárselas directamente a los grupos privados y económicos para que sigan haciendo los mismo negocios que ya hicieron en otros sectores de nuestra ciudad como es el caso de los Pasos Barrios del Jockey, Puerto Norte y otros más”, aclara Caren.

Un bloque que construye desde adentro

Los concejales y la concejal del bloque Ciudad Futura intentan generar recursos legales para frenar el desalojo: “Lo que hicimos inmediatamente fue confeccionar un proyecto de declaración de interés social sujeta a expropiación de las 7 hectáreas y media que conforman  la productiva del Tambo. Eso es lo que trataremos en la sesión de hoy”.  Una resolución favorable daría cuenta de “un compromiso claro de parte del Estado para intervenir en la zona en favor de las mayorías y que no está dispuesto a que el negocio privado siga haciendo en favor de unos pocos. En este punto nosotros ya venimos trabajando la propuesta con distintos concejales de distintas fuerzas políticas y en este momento tenemos ya la firma de 12 concejales sobre 28 que forman parte del cuerpo”, detalla la concejala.

Esta idea de un proyecto integral para la zona no es nueva para el Frente Ciudad Futura: la proyección de una Inmobiliaria Pública fue parte de la campaña que los llevó al concejo. Caren lo explica así: “Proponemos que sobre estas últimas 250 hectáreas que le quedan a la ciudad de Rosario se desarrolle un modelo ícono de crecimiento y urbanización de la ciudad con un tipo de inclusión que hoy no existe, con la posibilidad de que sean los intereses públicos sobre los privados los que primen a la hora de poder proyectar el crecimiento hacia esa zona de la ciudad. Este mismo proyecto es el que viene de hace muchísimo años construyéndose también con los vecinos del barrio, que se negaron a tener el destino que tuvieron otros vecinos de la ciudad de Rosario de ser desplazados”.

Mientras esta nota se cierra, en Rosario cientos de familias y militantes se juntan en las puertas del Concejo para esperar un resultado favorable por parte de los demás miembros. Y así lo expresa Caren: “Esperamos que en las próximas horas esa voluntad se manifieste a favor de los vecinos de Nuevo Alberdi y de las y los trabajadores del Tambo ‘La Resistencia’”.