Salta sin sobresaltos

Por Mariano Bruno

En medio del armado de las internas kirchneristas y opositoras de cara a las PASO presidenciales de agosto, el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, logró la reelección con el 51.19 por ciento de los votos, contra el 30.65 por ciento del ex mandatario provincial, Juan Carlos Romero, en las elecciones celebradas el domingo pasado. El tercer lugar fue para el radical Miguel Nanni, del frente amplio UNEN, con el 8.27 por ciento.

Con el 100 por ciento de las mesas escrutadas, los comicios salteños fueron en la misma línea que las primarias celebradas hace algunas semanas, un holgado triunfo para el candidato oficialista por más de 20 puntos. Así, Juan Manuel Urtubey, le dio al Frente para la Victoria (FpV) un importante triunfo en un año electoral donde en agosto se decidirá quien será el candidato presidencial.

Detrás del candidato kirchnerista con el 30,65 por ciento de los votos quedó el ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien contó con el apoyo de Mauricio Macri y Sergio Massa, y llevó como compañero de fórmula al ruralista Alfredo Olmedo. El tercer lugar fue para el candidato del Frente Amplio Unen (FAUNEN), Miguel Nanni, quien obtuvo el 8,27 por ciento de los sufragios. Como cuarta fuerza provincial se ubicó Claudio Del Pla, del Partido Obrero (PO), que logró el 6,23 por ciento de los votos.

Como había pasado en las PASO, Romero denunció fraude y criticó el uso de la boleta única electrónica, el cual fue utilizado en seis elecciones salteñas. La derrota del candidato de la alianza del Frente Renovador (FR) y el PRO hizo ruido entre los candidatos presidenciales y el círculo de ambos espacios. Al igual que Francisco De Narvaez, el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, dijo que “hay que hacer una gran interna” de la oposición que incluya al PRO y al FR, porque de lo contrario “las consecuencias que uno puede empezar a prever son las de continuidad del gobierno”. Algo que también vienen pidiendo algunos medios de comunicación desde hace un tiempo.

Sin embargo desde ambos espacios se encargaron de desmentirlo. Por un lado el líder del FR, Sergio Massa desautorizó el planteo de Lavagna y De Narváez y se diferenció del macrismo y los radicales diciendo que está dispuesto a “discutir políticas, no carguitos”. Del otro lado, Humberto Schiavoni, presidente de la mesa nacional del espacio que lidera Mauricio Macri, aseguró que “no existen conversaciones” ni chances de aliarse con el Frente Renovador para las elecciones nacionales.

Entre los festejos en el bunker oficialista salteño, Urtubey le agradeció a la Presidenta y a sus votantes “Por su enorme compromiso por Salta” y señaló: “Este no es un espacio para conservadores. Tenemos que seguir transformando. Hay mucho dolor aún en nuestra provincia y necesitamos mucho progreso. Este es un triunfo del proyecto que inició Néstor Kirchner en 2003 y que lidera hoy Cristina”.

Entre los funcionarios y dirigentes del FpV se destacaron el secretario general de Presidencia, Eduardo Wado De Pedro; el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini; el ministro del Interior y Transporte -y aspirante a la presidencia- Florencio Randazzo, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que busca la gobernación bonaerense al igual que Julián Dominguez quien también estuvo. La sorpresa la dio Daniel Scioli que no estuvo por problemas de agenda, pero en su lugar acudió su esposa Karina Rabolini.

Revolución de mayo

Las interna del FpV de cara a las PASO están que arde. Randazzo se muestra como el candidato elegido por los intelectuales y periodistas kirchneristas. Estos días estuvo presente por los estudios de la TV Pública en 678 y dio la famosa conferencia en la Biblioteca Nacional frente a los representantes de Carta Abierta donde entre risas auguró que “El proyecto se quedaba manco” haciendo referencia – quizá sin querer como dijo luego – a Daniel Scioli y su falta del brazo derecho. Hoy, tras lágrimas derramadas por Karina Rabolini en el programa de Fantino por sus dichos, Randazzo pidio disculpas: “Jamás me burlaría de nadie por una cuestión como ésta. Si alguno así lo creyó pido disculpas”, sostuvo el funcionario.

En la misma línea, quien preside Carta Abierta, Ricardo Forster pidió disculpas y manifestó su intención de que el gobernador de la provincia de Buenos Aires asista a un encuentro con los intelectuales kirchneristas, a la vez que abogó por el “diálogo y la discusión” y pidió “no tenerle miedo al debate”. Además no descartó que la agrupación se pronuncie a favor de uno de los postulantes del FpV de cara a las elecciones de octubre, luego de que en un comunicado afirmara que “a Carta Abierta le interesa más Randazzo”, porque él “se define como kirchnerista, cosa que Scioli no hace”.

Mientras que Randazzo expresa sus diferencias con Scioli y alega que es la real continuidad del proyecto nacional, el gobernador parece estar optar por el dialogo y el consenso. No es casual que solo su esposa se expresa frente a los agravios del ministro del interior y transporte y que desde su círculo se llamen a silencio. Otro que se animó a criticar a Randazzo por sus dichos, quizá por un posible acercamiento a la gobernación de Buenos Aires, fue Aníbal Fernández. El actual Jefe de Gabinete y precandidato a suceder a Scioli dijo que “Es un problema de él (Randazzo) y yo no tengo esa visión y me caen mal porque yo no canibalizo a mis compañeros diciendo ni cosas simples, ni un poquito grave, ni grave, ni gravísima y me dedico a formular una propuesta política al electorado para que me acompañe con su voto”.

Ayer la Presidenta encabezó un acto en la Estación de Retiro con motivo de la recuperación del Sistema Ferroviario Nacional y como parte de los festejos por la Semana de Mayo junto a Florencio Randazzo. Él mismo aprovecho para emitir algunas promesas de campaña de continuidad del proyecto de Cristina: La definitiva aplicación de la Ley de Medios y mantener el Fútbol Para Todos entre otros. Si bien parece un guiño de la Presidenta, lo cierto es que no se a expresado nunca favor de ninguno de los dos precandidatos y es posible que no lo haga.

Cada cual con su juego

Randazzo asegura que “para los grupos de poder Scioli ya ganó”y que “gran parte de la dirigencia política va a jugar en contra nuestro”. Quiere que “el próximo presidente tiene que ser un militante” y que Scioli “irrumpe en la política durante el menemismo en los 90”. Que el gobernador “no creé en la gestión, atenta contra la revalorización de la política y nos deja frente a una situación de debilidad frente al poder constituido”. El ministro ve lo publico como un bien administrado y no como un valor en si mismo. Lógico, lo suyo es la gestión, una buena administración para la gente.

Además, el ministro se reunió con Jorge Taiana y los principales dirigentes del Movimiento Evita en una cena que duró hasta las dos de la mañana. Tras la decisión de Taiana de bajarse de la carrera presidencial, el encuentro puso en primer plano la cercanía política de los dos espacios y dio lugar a versiones sobre un acuerdo, e incluso sobre la posibilidad de una eventual fórmula Randazzo-Taiana. Sin embargo, desde el Evita aclararon que se trató sólo de una reunión para escuchar sus propuestas. Y anticiparon que harán lo mismo con Scioli, sin volcarse a favor de ninguno de los dos.

Aunque en el último congreso nacional del PJ y tras que la presidenta pidiera “un baño de humildad”, se decidió que solo hubiese dos candidatos por interna, en la provincia todavía no está del todo claro cuantos candidatos habrá de cara a agosto.

El juego conciliador y de silencio del gobernador de Buenos Aires por ahora solo parece en fortalecerse en la provincia al expresarse de que existen cuatro candidatos a sucederlo: Aníbal Fernández, el que más mide en números, Martin Insaurralde, Julián Dominguez, actual presidente de la Cámara de Diputados y Fernando Espinoza, intendente de la Matanza, con quien encabezó en estos días un acto y aprovechó para elogiarlo por su gestión a cargo del partido más extenso del Conurbano bonaerense.

Con quien también se mostró esta semana el ex motonauta – y que no se vio con buenos ojos desde algunos sectores kirchneristas – fue con Raúl Othacehé, que en medio del éxodo de dirigentes del FR, a donde había pasado hace menos de un año, decidió volver a las filas del sciolismo afirmando que “Scioli está dando respuestas a los problemas que planteamos desde Merlo”.

“El Vasco” no es el primer intendente massista que comienza a evaluar su retorno hacia el FpV y que Scioli recibiría con los brazos abiertos. El jefe comunal de Escobar, Sandro Guzmán, pegó el portazo al armado político de Massa volviendo al lugar de inicio al igual que el ex intendente de Avellaneda Baldomero “Cacho” Alvarez. Por su parte, Darío Giustozzi, quien más hizo sangrar al Frente Renovador con su salida, y que en estas horas armó su propio bloque, no vería con malos ojos volver al FpV.