Sasha Sacayán: “empecemos a hablar de travesticidio”

Por Redacción Marcha / Foto por Natalia Saá

Se conformó una Comisión de familiares y amigxs y mañana se realizará en la Asociación Boliviana de Laferrere un festival para juntar fondos rumbo a reclamar el esclarecimiento y el castigo a los responsables del travesticidio de Diana Sacayán. “Ella todo el tiempo estaba construyendo nuevos caminos”, nos dijo su hermana, Sasha.

El travesticidio de Diana Sacayán, en octubre de 2015, generó dentro del activismo LGTTBI, feminista y por los Derechos Humanos una gran conmoción. Su asesinato fue la pérdida de una luchadora indispensable, de una pensadora necesaria y de la cálida militante que a rabiar transformaba las opresiones que había vivido ella misma en proyectos para la lucha.

“No es casual que la hayan matado”, denuncia su hermana Sasha Sacayán. Por eso, para que “empecemos a hablar de travesticidio”, como ella misma dice, se realizará mañana, domingo 8, de 16 a 22 horas, en la Asociación Boliviana de Laferrere el “Festival Amancay” para recolectar fuerzas y fondos rumbo al juicio oral en el que se juzgará a los presuntos responsables del asesinato de Diana.

“Elegimos Laferrere porque es el lugar que eligió Diana, porque es necesario culturalmente dejar claro que lo que pasó con ella no es natural”, afirmó Sasha. “Hay muchas travestis muertas, que no están en las estadísticas, que son abandonadas, golpeadas y nosotras lo sabemos por nuestras compañeras, vecinas, hermanas, entonces estamos en el barrio para gritarlo como estaría haciendo ella, y es lo que buscamos con esta acción”.

El festival se realizará a casi 7 meses de su asesinato y en el día de lucha contra la violencia institucional, “ella más que nadie era una luchadora”, sostuvo Sasha, “tenía infinidad de denuncias contra la policía, no solo con que la policía les iba a cobrar coima, que querían sexo a cambio de poder ´trabajar´ en la esquina, sino que ella denunciaba los prostíbulos que regenteaba la policía, también denunciaba la trata (también regenteado por la policía)”.

La causa

Diana Sacayán será una de las activistas sociales y políticas más reconocida de Argentina.

Fundadora y coordinadora del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (M.A.L.), Secretaria Mundial Trans Alterna de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Busexuales, Trans e Intersex (ILGA) y miembra del equipo de Diversidad Sexual del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), su última conquista fue liderar el proceso para la aprobación de la Ley de Cupo Laboral Trans en la Provincia de Buenos Aires, que establece que en el sector público se incorpore al trabajo al menos el 1% de personas travestis y trans.

La investigación de la muerte de Amancay Diana Sacayán está radicada en la Fiscalía Nacional de Instrucción N° 4 a cargo de Matías Di Lello con el apoyo de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y la Dirección de Orientación y Acompañamiento de Víctimas (DOVIC) de la Procuración General de la Nación. En noviembre de 2015 el Juez de Instrucción N° 33 dictó el procesamiento con prisión preventiva de dos acusados como coautores del “homicidio de una mujer mediando violencia de género- femicidio“, según el art. 80 inc. 11 del Código Penal, siendo el primer precedente de aplicación de esa figura al asesinato de una persona travesti o mujer trans.

“El esclarecimiento, castigo a los culpables y actuación del Estado en el caso, es nuestra lucha para que la justicia exprese que un crimen de odio es social y es político”, dicen a través de un comunicado emitido el 14 de abril lxs integrantes de la Comisión Justicia por Diana – familiares y compañerxs – Basta de Travesticidios.

El reclamo y sus luchas

“Travesti orgullosamente feminista, necesariamente abolicionista”, dice uno de los flyers realizados por M.A.L. para difundir la exigencia al poder judicial de esclarecimiento del asesinato de Diana y la necesidad de realizar un festival para recaudar fondos para el juicio.

Serán recordadas las divertidas anécdotas de Diana sobre los viajes en los que junto a Lohana Berkins, contaba las estrategias que realizaban para desbancar a quienes hacían lobby alrededor del mundo a favor del “trabajo sexual”. Siempre alegre, se la escuchaba como lo que era, una gran referente política del feminismo popular.

Para Diana fue muy importante la lucha por la Ley de Cupo Laboral porque significaba “hacerse cargo de verdad” de la situación del trabajo para las personas trans y travestis. “Cuando se dio la ley ella pensaba en todas las compañeras que murieron en situación de prostitución, en la posibilidad de un trabajo y una vida dignas”, sostuvo Sasha, “para las compañeras salir de la situación de prostitución significa salvarlas, el derecho a la vida”.

La Ley de Identidad de Género fue “el primer paso”, “ella tenía la visión de no parar”, contó Sasha, “teníamos la idea de armar un bachillerato trans” en Laferrere, porque “las chicas, sin siquiera ir al colegio van a la prostitución”. Ella “todo el tiempo estaba construyendo nuevos caminos para las compañeras”.

Diana “era abolicionista hasta cuando dormía”, recordó Sasha, “a mí me tocó vivir, no solo con Diana, sino también con otra hermana que es travesti, lo que significó en su vida la prostitución. Entonces ella era abolicionista porque vivió la prostitución, estuvo en esa situación y vio morir un montón de compañeras, las vio sufrir”.

En la búsqueda de “justicia”, la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Busexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC) emitió un comunicado en el que exhorta a las autoridades argentinas a “acrecentar los esfuerzos del proceso para juzgar a los culpables del ‘travesticidio’ de la activista Amancay Diana Sacayán”.

Darío Arias, miembro del Consejo Regional de ILGALAC expresó que la exigencia del castigo a los culpables del asesinato de Diana es porque “constituye un ‘travesticidio’”, “un crimen de odio por la identidad de género de nuestra compañera”.

“Diana Sacayán era una revolucionaria, nos enseñó una de las cosas más importantes que puede aprender un/una militante: ser coherentes aún en los momentos más adversos porque la victoria vence al tiempo. En cada momento compartido durante intensos diez años de hermandad y lucha conjunta pateando barrios en nuestro conurbano bonaerense, siempre nos impulsó a ir por más, a no descansar un solo minuto mientras haya un compañero o compañera en situación excluidx y eso es lo que nos guía para no bajar los brazos”, agregó Arias.

“Yo vengo de uno de los colectivos más marginados en nuestro país”, solía decir Diana, “la comunidad travesti hoy en Argentina tiene un promedio de vida de 32 años, el 84% no logró llegar a la secundaria y apenas el 64% pudo pasar por la primaria y entre ellos algunos otros datos alarmantes como, por ejemplo, entre el 90 y 95% se encuentra aún viviendo de la prostitución”.

Es por ella y por la continuidad de sus luchas que la Comisión Justicia por Diana -familiares y compañerxs- se gestó, para decir basta de violencias, de opresiones silenciadas y basta de travesticidios.

 

Notas relacionadas:

Diana Sacayán: “Esta ley es una respuesta al discurso de la prostitución como trabajo”

Diana Sacayán, la gran militante del M.A.L

“Diana Sacayán había hecho una denuncia contra la Policía Metropolitana y otra contra la Bonaerense”