Sensamiento: el hoy como forma de vida

La obra “Sensamiento” se estrenó en el festival Tec, de Chile, realizado en línea durante la primera semana de septiembre. Como respuesta, y quizás también como resistencia, a los efectos de la pandemia, la obra se adaptó como un híbrido entre lo audivisual y lo teatral. Charlamos con el director Andrés, y el protagonista Paulo

Por César Saravia /Fotos José López Ruano

El amor, posta, se siente como ir sentado en el caño de la bici del pibe de tus sueños. Si. Asi. Sintiendo su pecho cumbiero hinchándose en tu espalda y su voz… su voz humedeciéndote el alma y canchereando al pedalear”

Ioshua, el amor en Bici

Sensamiento es un unipersonal que se centra en la figura de Angelito, un migrante chileno que transita en su cotidianidad entre las marcas de la memoria del territorio chileno y la realidad de encontrarse en Argentina, con las formas que el sistema capitalista y la ideas hegemónicas sobre los cuerpos, que logran traspasar la cordillera.

La obra, originalmente pensada para montarse en teatro, se vio en la necesidad de plantearse en un híbrido entre lo audiovisual y lo teatral. El resultado es una obra que roza lo testimonial y el manifiesto. El diálogo retoma mucho de la obra de Ioshua, poeta del conourbano, de ahí que vemos un personaje que habita distintos lugares, el de la migración, el de la disidencia, el del laburante.

José López Ruano es el encargado de materializar este híbrido y facilitar el diálogo entre lo audiovisual y el teatro. Su trabajo es el que permite que podamos sentir, al menos de alguna manera, la experiencia teatral.

La obra además representa una búsqueda que ya no solo pasa por el sentido artístico del relato, sino que, en pandemia, también representa algo más primario, la necesidad del grupo de artistas de seguir laburando. Por eso hablamos que la obra es una respuesta y al mismo tiempo una resistencia a los efectos de la pandemia en el teatro, uno de los sectores del mundo del arte más golpeado. De ahí que haya en ella un poco de ese “nuevo cotidiano” que logra hacerse ver.

Para conocer más sobre Sensamiento, entrevistamos a Andrés Velásquez (AV), director, y Paulo Avello (PA), actor.

A pesar de que la obra fue pensada para montarse en el teatro, por la pandemia, se vieron en la necesidad de presentar en este formato híbrido, entre lo audiovisual y lo teatral, ¿cómo fue este proceso de adaptación?

AV: El proyecto nace, primero de una necesidad, por motivos personales, por motivos económicos y el deseo de hacer algo en este tiempo (de pandemia), que llevó a pensar en este proceso de adaptación, de cómo realizarlo. Ahí tuvo mucho que ver José (director de fotografía), en cuanto al nivel del relato, a los planos elegidos, a la forma de mostrar este unipersonal, estos diálogos. Eso fue dándose de manera natural, pensando siempre en una cámara enfrente, así que de a poco se fueron encontrando los lugares y las formas para poder ingeniar este relato y esta adaptación, de lo teatral/audiovisual. Llega a ser el formato de entrevista, como manifiesto, que para mí el resultado es un poco ese, el mostrar la cercanía, sin tanto trabajo de posproducción, poder llegar a mostrar el crudo del teatro, mostrar de cerca un actor, fue bastante trabajo pensarlo y mantener un eje entre el teatro y lo audiovisual. Esa adaptación fue dándose de manera natural.

¿Cómo se sienten respecto al resultado?

AV: La verdad estoy bastante conforme con el resultado. Si bien lo miro desde un lado audiovisual, un punto donde llega esto, se puede calificar como un relato más íntimo, parece un descargo, un discurso, puede caer en ese aspecto. Yo con el resultado estoy contento, porque se encontró en algún punto, según las devoluciones que nos hicieron personas cercanas al teatro, que pudieran ver algo teatral en sus pantallas. Así que estoy bastante conforme con ese resultado y con el trabajo de adaptación que fue en un corto tiempo, pero pudimos conseguir de manera efectiva algunas cosas.

Esta es una obra hecha en Argentina pero con participación de gente de varios países,  ¿cómo han vivido la pandemia desde su condición de artistas y migrantes? ¿Qué redes y esfuerzos se están generando para apoyarse, más allá de los programas estatales

AV: Bueno el equipo de Sensamiento es justamente un grupo de artistas, habemos muchos migrantes, tres somos migrantes y una persona de acá de Buenos Aires. De los tres que somos migrantes dos estamos ligados directamente al teatro, una persona más a lo audiovisual y otra persona que es también del arte pero más de la danza.

En nuestra condición de artistas y migrantes la pandemia ha sido muy dura y difícil. A todos nos encontró, sobre todo a quienes somos de afuera, sin poder trabajar, sin un ingreso fijo, mucha incertidumbre la verdad. Por ese lado, bastante difícil y jodido, hasta que pudimos armar esta red, la red de Sensamiento también nos impulsó a poder llevar lo mejor y después cada uno de nosotros pudo generar sus redes y nosotros mismos como artistas nos dimos una mano muy grande.

Con la obra pudimos aplicar a unos subsidios estatales que, bueno, estamos a espera de algunas cosas, pero la verdad que lo más importante fue la red de artistas, la red de gente que somos amigos, que nos encontramos en un teatro, y que son estos mismos los que nos pudimos dar un apoyo más allá del Estado, que bueno, con todo este problema la verdad no está muy presente, sobre todo en el nivel artístico que estamos muy precarizados, muy abandonados, cuando la verdad deberíamos ser como cualquier otro trabajador en el país. 

¿Cómo fue el proceso de la construcción del personaje? ¿Qué tan presente está el poeta Ioshua en los diálogos de la obra? ¿Cómo llegaste a su obra?

La construcción del personaje de Sensamiento, que se llama Angelito, primero nace un poco de sentarnos con Paulo a leer y releer este texto, atravesados por el poema de Ioshua justamente, y bueno sin dudas a partir de ahí, desde Ioshua, empezamos a configurar bastante cosas, desde su personalidad, del mundo que habita, del cuerpo, del cuerpo del hombre hetero cis, de la hegemonía ,de la no hegemonía, de cómo la belleza puede ser mirada desde otros lugares. Desde el cuerpo, desde los afectos, desde el deber ser; de cómo debe ser una persona educada en un sistema capitalista, en el caso de Chile y Argentina, cómo trabajar ese híbrido entre los dos lugares. Me parece que todo eso empezó a ser parte del personaje y esto de los permisos, una persona que se puede permitir muchas cosas sin caer en algo que pueda ser moralmente juzgado. Le damos mucho valor a esto. 

El personaje se construye a través de las experiencias esta persona, hablamos de un errorista, de una persona que se da permiso de atravesar cosas y equivocarse. Equivocarse para la sociedad, no para él. Porque en realidad la cápsula en el que sucede Sensamiento encuentra acontecimientos poco comunes, cuando en realidad para mucha gente son comunes. Pero bueno, también es eso, cómo transitar la vida desde ese lugar. Cómo deseducarse, cómo romper con eso.

La obra de Ioshua estuvo presente todo el tiempo. Como estuvo presente en el principio, nosotros lo tomamos a él como disparador para la estética conourbano, más de ese estilo de persona que habitaba el cuerpo de Ioshua o los textos de Ioshua también. Yo llego a su obra de, no sé, no me acuerdo bien. Pero alguna vez leí el poema que es justamente el que está inserto que es amor en bici. Eso fue hace bastantes años. Después lo empecé a investigar de manera personal, empecé a ver quién era. Me gustó mucho indagar en su mundo y hacerlo parte de esta obra, con mucho respeto y con mucho cuidado para ver de hacerlo bien conforme al nivel de los artistas. 

Hay algo que ocurre en el cuerpo del personaje, como laburante, como migrante, como disidencia y como cuerpo que se encuentra con el otro y, además, el cuerpo de la realidad confinada en la que estamos. ¿Cómo fue el proceso en la actuación para poder habitar desde esos distintos lugares?

PA: Creo que la añoranza del encuentro en esta pandemia, y también en la obra, juega variables fundamentales en las intenciones que busqué comunicar: Por un lado, en la ficción, el personaje añora ese ser que encarna el deseo, la fuerza de lo sexual genital, la alegría, el descontrol, las charlas, los paseos en bicicletas, birras, roces, el consumo de droga… contactos. Por otro lado, en el plano de lo real ,quizá algunos  nos morimos de ganas por volver a encontrarnos, o nos morimos por no comprender  personas cerca de nuestro espacio personal ahora trastocado y antes normalizado. Somos capaces de separar, desmembrar inclusive, nuestros vínculos en la nueva realidad del asedio, que nos pone de frente y sin esquivas espaciales con nuestras zonas escondidas, en nuestros horarios, quizá en algunos casos, horarios que  perfectamente no cuadran para poder vivir en una “paz”. No me gusta tal sensación, tal respuesta o actitud (de mí, o de otre) así que la esquivo, con una u otra actividad, acción, movimiento, y lo exorciso sin que quizá el mundo necesite notarlo.

En la actualidad probablemente es diferente para algunxs u otrxs. Poner en el actuar esas posibilidades de diferencia enriquecen y ensanchan lo que pensaba que entendía del personaje, y lo hacen más él y menos yo. Y al final del ejercicio, eso es algo lindo e importante que se presentó y continué buscando al actuar en este personaje en sus devenires.

El personaje recorre varias emociones, la angustia, la falta de tiempo, el miedo a la ausencia, aparecen también aspectos relacionados con el consumo, ¿cuál es el mensaje más potente que esperabas lograr con esta obra?

El mensaje, potente que esperaba lograr, es esta primera irrupción de teatro audivisual, de presentar algo “teatral” y que se vea en una pantalla. Eso para mí es un mensaje de desespero en algún punto, también la precariedad del trabajo, de lo que se logró. Como te decía, autogestivo, hecho con muy poco y sí, alguien puede ver un resultado de esto. La verdad que es increíble el trabajo que tiene adentro. Primero que nada es el mensaje a quien pueda ver el trabajo y que nos pueda calificar como trabajadores de estas áreas, un mensaje potente, que pudimos seguir haciendo ante una necesidad, antes que todo, antes que cualquier cosa. Tomando resguardos, siendo cuidadosos justamente, con todo el contexto actual.

Como mensaje, como obra, yo creo que un poco es visibilizar a Ioshua, visibilizar su obra, hablar un poco de todos estos estigmas del varón cis, de las drogas, de las vivencias, de descriminalizar tantas cosas, que se hacen de manera discreta y correcta. Se pueden transitar, sacarse un montón los prejuicios de lo que se puede llegar a ver. El que se incomodó con algún prejuicio dentro de Sensamiento la verdad es que es eso donde queremos llegar, es ese lugar. No hacer sentir la incomodidad, pero por supuesto llamar a la reflexión. Vivir un poco más liberados de muchas cosas. Por ahí, lo dice una persona que viene de Chile, Santiago, y puede darse estos permisos, ¿por qué no darse permisos? 

Ficha técnica

Director: Andrés Velásquez Ravello (IG @andrev.e)
Actor: Paulo Avello (IG @pauloavello)
Producción y Coreografía: Macarena Orueta (IG @macarenaorueta)
Audiovisuales: José López Ruano (IG @jose.lopezruano)

Próximas funciones de Sensamiento: 

SENSAMIENTO, SABADO 26 DE SEPTIEMBRE.
DESDE LAS 20 A 22HS SE LIBERA EL LINK
PREVIA RESERVA EN: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSczGv9QCrVYdgVN5F45spadnV_7FbnNty079HQbBZb8k4B2zg/viewform

INTÉRPRETE: PAULO AVELLO
PRODUCCIÓN Y DISEÑO DE MOVIMIENTO: MACARENA ORUETA
AUDIOVISUALES: JOSÉ LÓPEZ RUANO
GUIÓN Y DIRECCIÓN: ANDRÉS V. RAVELLO

GANADOR DEL CONCURSO DE ACTIVIDADES PERFORMATICAS EN ENTORNOS VIRTUALES DEL INT.