Siria y el Covid-19: Las limitaciones de Rojava y la oposición

Ante la complejidad de la situación del dividido y conflictuado Estado sirio, muchas son las preguntas que rodean la vida de las poblaciones más afectadas por la guerra y el Covid-19. Esta es la segunda entrega sobre una de las geopolíticas más disputadas del hemisferio oriental.

Por Jorge Luis Vélez Agudelo *

En la primera parte hablamos del contexto y la realidad del sector salud en el país, así como las decisiones y los problemas que han afectado a la población de la República Árabe Siria (RAS) en cabeza de Bashar al-Assad. Ahora es necesario mirar qué pasa con Rojava y con la oposición en el oeste, cómo han respondido a la pandemia, con qué capacidades cuentan; para finalizar con algunas conclusiones que permitan problematizar lo aquí presentado.

La Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), con poco más de tres millones de habitantes, desde marzo implementó medidas encaminadas a cerrar los cruces con las zonas bajo control del régimen y de la oposición, así como toques de queda, cierre de comercios y la cancelación de las oraciones de los viernes (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Las autoridades locales, como el Comité de Salud del Norte y el Este de Siria, desarrolló en abril una prueba rápida para detectar el Covid-19 con una fiabilidad de entre el 80% y el 85% (KAL, 2020), y desde marzo algunos talleres textiles locales, ya estaban produciendo volúmenes importantes de mascarillas y guantes para la contención del virus (ANF, 2020b).

También se tomaron medidas en los campos de refugiados y centros de detención. Por ejemplo, en los campos donde viven miles de familiares de los combatientes del Estado Islámico (EI), así como las cárceles donde estos últimos están recluidos. Según información de AANES si el virus ingresa a estas zonas se podría alcanzar una tasa de mortalidad del 10% (Zaman, 2020). El campamento de Al Hol (noreste), alberga a 65.000 de esos familiares, de los cuales el 94% son mujeres y niños (Parkin, 2020).Según dijo en mayo David Swanson, de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), “ninguno de los distritos del noreste cumple con el estándar mínimo de 18 camas de hospital por cada 10,000 habitantes” (Zaman, 2020), por lo que el riesgo de un brote contagioso de Covid-19 sería devastador, no solo para las personas en estos campos, sino para las poblaciones del noreste del país.

En abril un grupo de organizaciones kurdo-sirias (Demos, ASO Network, SHAR, entre otras) hicieron un llamado, ante la inestabilidad política generada por el conflicto, el desplazamiento continuo, las debilidades de la infraestructura médica y la escasez de implementos y personal médico en el noreste de Siria. También se avocó a la búsqueda de un alto al fuego de todas las partes involucradas que ya había sido manifestado por el Secretario General de la ONU António Guterres a inicio de marzo (Noticias ONU, 2020), a la transmisión veraz de la información y a reforzar los protocolos médicos en los campamentos y cárceles; así como un llamado al gobierno turco para detener toda acción militar sobre AANES y la apertura de la frontera con el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), para el trasporte de ayuda humanitaria, entre otras recomendaciones (Tevna Kurdi, 2020b).

El alto al fuego, que se implementó a medias, no ha sido respetado por parte del gobierno sirio que ha atacado objetivos en Idlib, tampoco por el Ejército Nacional del Gobierno Interino Sirio (GIS) que ha atacado objetivos de las FDS en el norte de Aleppo y en el noreste. También se han registrado ataques de los rebeldes de Hurras al-Deen (de Al Qaeda) a posiciones del gobierno.

Pero no solo la amenaza y los ataques de los rebeldes y las fuerzas turcas desde la zona ocupada entre Tel Abyad (Raqqa) y Ras al-Ayn (Hasakah), así como desde Afrin, son la mayor dificultad que atraviesa AANES, los cortes de agua generador por dicha oposición y las limitaciones impuestas por el gobierno de al-Assad y Rusia al ingreso de ayuda humanitaria, se han convertido en otros asuntos importantes.

Los cortes de agua y la limitación a la ayuda humanitaria

Trabajos de limpieza en Qamishli el 24 de marzo / Baderkhan Ahmad – AP.

Tras la Operación Manantial de la Paz en octubre de 2019, se intensificaron los cortes de agua en la estación de Alok (en Ras al-Ayn) por parte de los rebeldes y las autoridades turcas en contra de los territorios del AANES, de la cual dependen 600 mil personas en la gobernación de Hasakah (Tevna Kurdi, 2020c), incluidos tres campos de desplazados internos (HRW, 2020).

Las autoridades turcas desde 2017 han negado gradualmente los intentos de ayuda humanitaria hacia AANES por sus pasos transfronterizos, buscando debilitar las apuestas de autogobierno implantada por los kurdos, que a su vez acusan a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y al Partido de la Unión Democrática (PYD) como enlace del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en Siria (Zaman, 2020).

Por otro lado, desde el plano institucional e internacional se ha generado zozobra, impidiendo que la ayuda humanitaria arribe a las zonas que no están bajo control de la RAS. En enero de este año, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) desautorizo el cruce de al-Yaarubiyah (frontera sirio-iraquí)2 para la entrega de insumos médicos ante la amenaza de veto de la federación rusa (Tevna Kurdi, 2020a). Esto generó que el ingreso de los suministros médicos a las instalaciones del noreste se redujera al 31%, ya que antes una parte importante de estos insumos ingresaban por al-Yaarubiyah (Zaman, 2020).

El argumento expresado por Rusia ha sido que el cierre transfronterizo hacia el noreste del país es totalmente irrelevante, ya que la asistencia humanitaria hacia esta región proviene del gobierno sirio desde hace mucho tiempo (ONU News, 2020). La actitud autoritaria y restrictiva del al-Assad ha generado que toda la asistencia dependa de las ONG registradas en Damasco y las agencias de la ONU y cuenten con una autorización previa del régimen3, lo que ha llevado a que los insumos y equipos que han llegado desde Damasco sean muy limitados (Lynch, 2020). Habrá que ver si las 33 toneladas de ayuda (suministros médicos y quirúrgicos) que envió la OMS el pasado 11 de junio, desde Erbil (Irak) hasta Damasco y con destino al noreste, llegan con éxito a la Administración Autónoma (WHO Syria, 2020).

Destaca que Rusia y China, por el contrario, buscaron en la ONU el levantamiento de las sanciones contra Siria aprovechando la contingencia por el Covid-19, las cuales dependían, de la aprobación, o al menos, de ninguna objeción de EE. UU. (Moubayed, 2020), pero a finales de mayo la Unión Europea y EE. UU. (con la Ley Cesar) renovaron las sanciones en contra del gobierno sirio, aun con el costo humano que podrán generar sobre una población, que ya ronda el 86% en la pobreza (Schneider, 2020) (Dana & Katherine, 2020).

La asistencia trasfronteriza ha sido fundamental para la oposición en el oeste y el este de Siria, ante la imposibilidad de acceder a recursos humanitarios desde el gobierno, el cual considera una violación a su soberanía ese tipo de intervenciones (Lynch, 2020). Además, este intento de ahogamiento de la RAS por medio de Rusia busca limitar la capacidad de acción de AANES y aumentar su dependencia del gobierno central, así como aprovechar e incentivar la salida del resto de militares estadounidenses en Deir ez-Zor y forzar una cercanía de la Administración Autónoma hacia el régimen (Zaman, 2020).

La situación generó un llamado de EE. UU. y sus aliados hacia Rusia, manifestando la necesidad de reactivar el acceso de ayuda humanitaria de la ONU desde Irak hacia el noreste del país (Zaman, 2020).

áEl gobierno también le negó a la OMS establecer un laboratorio con una máquina PCR para hacer pruebas para SARS-CoV2 en el noreste de Siria, lo que implicó que las autoridades sanitarias de AANES tuvieran que enviar las pruebas a Damasco, con el precedente que la Dirección de Salud de Assad ha negado el traslado de muestras tomadas por las ONG que no han sido aprobadas por el régimen, lo que ha obligado al traslado de pacientes hasta hospitales del gobierno sirio. Incluso, sobre algunas de las pruebas que lograron ser trasladadas no se dio resultados, aunque la OMS informó que fueron negativas (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Esa falta de comunicación y la tensa relación entre AANES y el gobierno, generó también que el régimen sirio limitara información de suma importancia para la salud de los sirios en el noreste (Tsurkov, 2020d).  En abril, la OMS notificó la muerte por Covid-19 de un ciudadano procedente de Qamishli (noreste) en Damasco, la información fue suministrada a las autoridades de Rojava tres semanas después del deceso, lo que produjo un enérgico reclamo de AANES hacia la OMS y el gobierno por no alertar sobre dicha muerte (Stocker-Kelly, 2020).

Estas situaciones dan cuenta de la relación entre el gobierno de Bashar al-Assad y la Administración Autónoma, que podría ser catalogada como una tensión tranquila que “ha oscilado entre hostilidades abiertas y una alianza de conveniencia” (Stocker-Kelly, 2020).

A la limitada capacidad de la AANES con relación a camas y unidades UCI, se sumó el cierre preventivo del cruce Fesh Khabor por el GRK, y aunque se permitió el paso excepcional de ayuda humanitaria, la situación dificultó la operación de las ONG en Irak, y como tal, el paso de los suministros de manera oportuna al noreste de Siria (Tsurkov & Jukhadar, 2020). A finales de mayo el cruce de Semelka entre Rojava y GRK (cerca a la triple frontera entre Siria, Irak y Turquía) fue abierto parcialmente para el cruce de personas y ya había tenido algunas aperturas parciales con fines comerciales (ANF, 2020a)

Parte de la ayuda humanitaria que ha ingresado a AANES se ha dado por parte de MSF con dos vuelos chárter, que aterrizaron en Erbil (Kurdistán Iraquí), para luego ser llevada a través de la frontera. La ayuda constó de 46 toneladas de suministros médicos esenciales y 14 empleados de dicha entidad (MSF-Syria, 2020). También ha arribado ayuda procedente del GRK, y entidades como la MLRK y la ONG italiana Un Ponte Pei establecieron un centro de aislamiento hospitalario con 120 camas (Tsurkov & Jukhadar, 2020), aunque continúa la escasez de suministros, principalmente de Equipos de Protección Personal (Syria in Context, 2020).

Hasta mediados de junio algunas medidas para la población de AANES se han ido flexibilizando, se ha mantenido un toque de queda nocturno y se permiten movimientos dentro de distritos y ciudades, pero no entre provincias, así como se ha mantenido el movimiento de carga comercial y humanitaria desde la Siria de Bashar (OCHA/OMS, 2020) y se han reactivado los vuelos entre Damasco y Qamishli (Hasakah) (Syria in Context, 2020).

Las dificultades en Afrin

Desplazados de Afrin protestan contra las violaciones cometidas por las milicias de la oposición en Qamishli el primero de junio / Delil Souleiman – AFP.

La situación de Afrin (y el extremo noreste de Aleppo), que se encontraba bajo control de las FDS, es aún más crítica y lo ha sido desde la ocupación del Ejército Nacional y Turquía en marzo de 2018, con la Operación Rama de Olivo. Han sido denunciadas las políticas de limpieza étnica, la violación de derechos humanos, procesos de asimilación, la confiscación de propiedades, secuestro, desapariciones, violencia sexual y asesinatos contra los kurdos, así como el desplazamiento del 65% de su población nativa (Tevna Kurdi, 2020d) (Kajjo, 2020).

En desarrollo de la operación militar de 2018, los bombardeos turcos destruyeron y afectaron varios hospitales, incluyendo el Hospital de Afrin, también fueron robados equipos y dispositivos médicos y parte del personal médico abandonó la ciudad por temor a la violencia (Tevna Kurdi, 2020e).

En febrero, un juez de la administración de Afrin nombrado por el gobernador de Hatay (Turquía), decidió cerrar los hospitales de Qanbar, Jihan y Dersem por, supuestamente, no poseer las licencias necesarias; también se cerraron y suspendieron otros hospitales y centros de la Organización Bahar ante la interrupción del apoyo que viabilizaba su funcionamiento (Tevna Kurdi, 2020e) (North Press, 2020a).

Los problemas de seguridad con las distintas facciones armadas del Ejercito Nacional, la falta de libertad de expresión y medios neutrales, es decir, el miedo generalizado, llevó a la población de Afrin a un estado de aislamiento mucho antes a la llegada del virus, como se expresa en el informe de Tevna Kurdi (2020e): “los kurdos en Afrin están predominantemente en cuarentena, no por temor al Coronavirus, sino por temor a que los grupos armados y que las pandillas propaguen el ‘virus’ en la región”.

Las situaciones de persecución y miedo no han sido una dinámica exclusivamente dirigida a los kurdos, también las comunidades sufíes, yezidíes, alevitas y cristianas se han visto sumidos en desplazamientos y destrucción de símbolos y estructuras de carácter religioso por parte de milicias adheridas al Ejército Nacional de la oposición tras la operación Rama de Olivo (McKeever, 2019).

¿Qué ha pasado en Idlib y el noroeste del país?

La localidad de Idlib y el oeste de Aleppo cuenta con entre tres a cuatro millones de habitantes, la mayoría de ellos, desplazados internos (Aldroubi, 2020)

El ingreso de ayuda humanitaria a Idlib no solo se ha visto limitada por el gobierno, sino también por organizaciones político-militares como Hayat Tahrir al-Sham (HTS), la cual ha intentado regular el trabajo de las organizaciones humanitarias, aplicando medidas burocráticas y económicas en los campos de desplazados (Amnistía Internacional, 2020, pág. 5).

Idlib cuenta, además, con una escasez de ambulancias, las cuales han sido atacadas por el gobierno sirio. Hay escasez también de tierra y esto podría tener repercusión ante una amplia propagación del virus, ya que si escasean los terrenos para nuevos campamentos también repercutiría en un escenario en que habría que adecuar espacios para fosas (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Otras de las dificultades han sido la mala coordinación entre las ONG locales e internacionales, como la Assistance Coordination Unit (ACU)4 y la oficina de la OMS con sede en Gaziantep5 que han operado de manera casi autónoma y separada (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Las labores de esterilización, sensibilización y adecuación en las zonas rebeldes, principalmente en Idlib, han corrido en gran parte por cuenta de la Defensa Civil Siria (Cascos Blancos).

El Gobierno de Salvación de HTS en Idlib, también tomó medidas, aunque mucho más limitadas, para contener el Covid-19, enfocadas en el cierre de escuelas y algunas medidas restrictivas a las oraciones de los viernes. La alta densidad poblacional dificulta la aplicación de medidas de distanciamiento social, así como la presencia de otros grupos, con visiones mucho más radicales a las de HTS (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Miembros de los Cascos Blancos desinfectan el campamento de desplazados internos de Bab Al-Nour en el norte de Aleppo el 26 de marzo/ Khalil Ashawi – Reuters.

Ante la solicitud de las ONG en Idlib para que se suministrara una maquina PCR por parte de la OMS, se les notificó que enviaran las pruebas a Damasco para su análisis, desconociendo los antecedentes de incumplimiento y revanchismo del gobierno, así como la enemistad entre ambas autoridades (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Finalmente, las pruebas tomadas fueron analizadas en Turquía hasta que Idlib tuvo acceso por medio de ACU a una maquina PCR para dicha localidad (Tsurkov & Jukhadar, 2020). Así como el hospital que fue abierto en junio por The Syrian American Medical Society (SAMS) en Idlib, para la realización de pruebas, aislamiento y tratamiento médico (Lister, 2020).

El Ministerio de Salud turco en cooperación con el SRD (Syria Relief and Development) y el AFAD (Disaster and Emergency Management Presidency of Turkey) realizó pruebas de Covid-19 en Afrin, y los enfermos están siendo trasladados a Idlib, al-Bab y Darat Azza (norte de Aleppo) (Tevna Kurdi, 2020e).

Se han instalado tiendas de campaña en los centros de salud de Idlib y el norte de Damasco, donde los pacientes entran de manera preventiva antes de ingresar a las instalaciones u otras zonas de aislamiento (Syria in Context, 2020). En el norte, también se mantiene restringido el cruce con Turquía, excepto para el paso humanitario y comercial, aunque algunas ONG se vieron afectadas. Los cruces entre Afrin, Azaz, Jarablus y Albab se mantiene restringido y los cruces con AANES y el gobierno se mantienen completamente cerrados (OCHA/OMS, 2020, pág. 4).

En aquellas zonas bajo potestad del GIS, el Ejército Nacional y el apoyo de Turquía como el norte de Aleppo (Afrin), así como la franja ocupada entre las ciudades de Tel Abyad (Raqqa) y Ras al-Ayn (Hasakah), se han implementado igualmente el cierre de escuelas, tiendas que no son de primera necesidad y la cancelación de las oraciones de los viernes (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

El apoyo médico en estas zonas ha sido suministrado en gran medida por las autoridades turcas, en cabeza de las provincias transfronterizas, el Ministerio de Salud y algunas ONG, aunque la presencia de organizaciones externas es limitada, debido a las restricciones turcas y a la prevención de algunas ONG por operar en una zona ocupada por un país extranjero (Tsurkov & Jukhadar, 2020).

Aunque aún hay escasez de implementos de protección, son al menos cuatro los hospitales que, hasta el momento, se encuentran equipados para recibir casos graves de coronavirus (Syria in Context, 2020).

Contrario a lo que sucede en el noreste, Turquía logró en enero que Rusia y China no vetaran el ingreso de ayuda humanitaria en la zona transfronteriza rebelde (Zaman, 2020), aprobando los accesos de Bab al-Salam (norte de Alepo) y Bab al-Hawa (Idlib) por un periodo de seis meses más (ONU News, 2020).

Conclusiones

Los problemas y conflictos que afectan la realidad social, política, militar o ambiental de Siria son enormes. El Covid-19 llegó para sumarse a dichos malestares, incluso como un fenómeno más que no genera mayores temores o dudas para parte de una sociedad que ha padecido 9 años de profunda y cruenta guerra.

Aún bajo ese contexto, hay organizaciones, personas y procesos que intentan hacer frente a la pandemia desde todos los rincones del país. Siria es quizás una de las naciones con mayor diversidad étnica, cultural y religiosa del mundo que carga unas heridas profundas, pero que también resguarda muchas contradicciones y reconstrucciones.

En el texto se hizo mención de tres grandes aparatos políticos y militares, pero como en cualquier otro país la realidad de esos territorios es contradictoria y cambiante. Las revueltas en al-Suwaidaa dan cuenta que no toda la población bajo el mando de Bashar al-Assad lo respalda, la multiplicidad de actores en Idlib demuestra que no toda la oposición es moderada, pero tampoco que toda la oposición está compuesta por islamistas radicales. La revolución social de Rojava también enfrenta sus propias contradicciones y oposiciones6, con una Administración Autónoma que al interior configura una variedad amplia de opciones y visiones sobre lo que debe ser o no el futuro kurdo.

El impacto del virus al interior del país es difícil de cuantificar, por las dudas que hay sobre las cifras, pero también por el dinamismo de la región, los millones de desplazados internos y la guerra misma, que en cualquier momento se puede acrecentar.

Los contagios de los países vecinos también son importantes, principalmente con los que comparte frontera terrestre (exceptuando Israel): Irak cuenta con 22.700 contagios, Jordania tiene 981, Líbano suma 1.473 (WHO/EMRO, 2020b) y Turquía alcanza los 181.298 infectados (NNN, 2020). La realidad de esos países es importante a la hora de hacer un paneo general, ya que existen flujos migratorios, paso de tropas, ayuda humanitaria y ejercicios comerciales con cada uno de ellos. También es necesario dimensionar que esos gobiernos han tomado medidas para reducir riesgos de contagio y que hay fronteras que funcionan como barreras naturales, así como hay unas más que otras fuertemente controladas. Pero, entendiendo también, que por más extenso que sea un desierto o más controlado que esté un muro que separa un país de otro, la porosidad de cada una de esas fronteras no las hace impenetrables.

Veremos entonces qué pasará con Siria y con esa nueva variable llamada Covid-19 en un país dividido y en medio de la guerra.

Este artículo fue publicado originalmente en la Revista Lanzas y Letras (Colombia).

Foto de portada: Dibujos alusivos al Covid-19 sobre las ruinas de un edificio en Idlib el 18 de abril / Khalil Ashawi – Reuters.

Notas

  1.  Según información Rojava Information Center en abril (RIC, 2020, pág. 9), desde la invasión turca en octubre de 2019, en la Operación Manantial de la Paz, el personal de Médicos Sin Fronteras (MSF) no ha regresado al campo de Al Hol, pero según información de MSF-Syria (2020) en mayo “los equipos de MSF continúan dirigiendo y apoyando actividades médicas humanitarias en Raqqa, Hassakeh, Al Hol y Ain Al Arab/Kobane”.
  2.  La resolución 2165-2014 del Consejo de Seguridad autorizó a las agencias de la ONU operar en los cruces trasfronterizos sin necesidad de obtener permiso de Damasco, solo era necesario notificar al gobierno (Stocker-Kelly, 2020). El 10 de enero el CSNU con la resolución 2504-2020 revirtió dicha medida restringiendo la ayuda por los accesos de al-Yaarubiyah y al-Ramtha (HRW, 2020).
  3.  Tanto MSF como la Media Luna Roja Kurda (MLRK) no están registradas ni aprobadas por Damasco (Tsurkov & Jukhadar, 2020).
  4.  Articulada a GIS y a CNFROS.
  5.  Cuya relación se da con el gobierno turco.
  6.  Como los conflictos y diálogos entre el Consejo Nacional Kurdo (EKNS) y los Partidos de la Unidad Nacional Kurda (PYNK) con el liderazgo del PYD (Faidhi Dri, 2020).

Referencias

  • Aldroubi, M. (25 de abril de 2020). Syrian opposition warns of ‘catastrophe’ if coronavirus infects detainees after death of prison guards. Obtenido de The National Web site: https://www.thenational.ae/world/mena/syrian-opposition-warns-of-catastrophe-if-coronavirus-infects-detainees-after-death-of-prison-guards-1.1010621
  • Amnistía Internacional. (2020). No estamos a salvo en ningún lugar”: Ataques ilegales y desplazamiento masivo en el noroeste de Siria. Resumen ejecutivo y conclusiones. London: Amnesty International Ltd.
  • ANF. (28 de marzo de 2020). Las comunas cubren las necesidades de la población de Shehba. Obtenido de ANF News Web site: https://anfespanol.com/kurdistan/las-comunas-cubren-las-necesidades-de-la-poblacion-de-shehba-18824
  • ANF. (30 de mayo de 2020). Semelka border crossing opens for civilians. Obtenido de ANF Web site: https://anfenglishmobile.com/rojava-syria/semelka-border-crossing-opens-for-civilians-44138
  • Dana, S., & Katherine, B. (11 de junio de 2020). The Caesar Act Comes Into Force (Part 1): Increasing the Assad Regime’s Isolation. Obtenido de The Washington Institute Web Site: https://www.washingtoninstitute.org/policy-analysis/view/the-caesar-act-comes-into-force-part-1-increasing-the-assad-regimes-isolati#utm_term
  • Faidhi Dri, K. (13 de junio de 2020). ‘External forces’ hindering Rojava unity talks: SDF commander. Obtenido de Rudaw Web site: https://www.rudaw.net/english/middleeast/syria/13062020
  • HRW. (28 de abril de 2020). Syria: Aid Restrictions Hinder Covid-19 Response. Obtenido de HRW Web site: https://www.hrw.org/news/2020/04/28/syria-aid-restrictions-hinder-covid-19-response
  • Kajjo, S. (10 de junio de 2020). Rights Groups Concerned About Continued Abuses in Afrin. Obtenido de VOA News Web site: https://www.voanews.com/extremism-watch/rights-groups-concerned-about-continued-abuses-afrin
  • KAL. (3 de abril de 2020). ¿Cómo funciona el kit para la prueba del Covid-19 desarrollado en Rojava? Obtenido de Kurdistán América Latina Web site: http://kurdistanamericalatina.org/como-funciona-el-kit-para-la-prueba-del-covid-19-desarrollado-en-rojava/
  • Lister, C. (10 de junio de 2020). In anticipation of #COVID19 outbreak, @sams_usa has opened a bespoke new hospital… [Tweet]. Obtenido de Twitter [@Charles_Lister]: https://twitter.com/Charles_Lister/status/1270711827723243522
  • Lynch, C. (13 de mayo de 2020). Bowing to Russia, U.N. Halts Funding for Pandemic Relief in Northeastern Syria. Obtenido de Foreign Policy Web site: https://foreignpolicy.com/2020/05/13/coronavirus-pandemic-syria-russia-united-nations-relief-agencies/
  • McKeever, A. (11 de julio de 2019). Afrin: Incidents Of Desecration And Destruction Of Cultural Sites. Obtenido de Bellingcat Web site: https://www.bellingcat.com/news/mena/2019/07/11/afrin-incidents-of-desecration-and-destruction-of-cultural-sites/
  • Moubayed, S. (5 de abril de 2020). China, Russia push for lifting of sanctions on Syria over pandemic. Obtenido de The Arab Weekly Web site: https://thearabweekly.com/china-russia-push-lifting-sanctions-syria-over-pandemic
  • MSF-Syria. (13 de mayo de 2020). In the past week, #MSF has flown two charter flights landing in #Erbil International Airport. Obtenido de @MSF_Syria: https://twitter.com/MSF_Syria/status/1260542542292148224
  • NNN. (16 de junio de 2020). Turkey’s COVID-19 cases climb by 1,467, 181,298 in total. Obtenido de NNN Web site: https://nnn.com.ng/turkeys-covid-19-cases-climb-by-1467-181298-in-total/
  • North Press. (14 de febrero de 2020a). Deterioration of health situation in Afrin due to closure of several hospitals by Turkey. Obtenido de NPA Web site: https://npasyria.com/en/blog.php?id_blog=1778&sub_blog=12&name_blog=Deterioration%20of%20health%20situation%20in%20Afrin%20due%20to%20closure%20of%20several%20hospitals%20by%20Turkey
  • Noticias ONU. (5 de marzo de 2020). Guterres confía en que el alto el fuego en Siria sea inmediato y duradero. Obtenido de Noticias ONU Web site: https://news.un.org/es/story/2020/03/1470671
  • OCHA/OMS. (2020). SYRIAN ARAB REPUBLIC – COVID-19 Response Update No.05. OCHA. Obtenido de https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/final_covid-19_update_no._5.pdf
  • ONU News. (10 de enero de 2020). Security Council beats midnight deadline, renews Syria cross-border aid in contentious vote. Obtenido de ONU News Wes site: https://news.un.org/en/story/2020/01/1055181
  • Parkin, E. (22 de abril de 2020). Northeast Syria: First COVID-19 fatality confirmed as concerns for response preparedness increase. Obtenido de MSF UK Web site: https://prezly.msf.org.uk/northeast-syria-first-covid-19-fatality-confirmed-as-concerns-for-response-preparedness-increase
  • RIC. (2020). The coronavirus crisis in North and East Syria. Rojava Information Center (RIC). Rojava Information Center (RIC). Obtenido de https://rojavainformationcenter.com/storage/2020/04/RIC-Dossier-COVID19-SP.pdf
  • Schneider, T. (7 de junio de 2020). Just ten days ago, the European Union renewed its sanctions against the Syrian regime… [Tweet]. Obtenido de Twitter [@tobiaschneider]: https://twitter.com/tobiaschneider/status/1269616815610769408
  • Stocker-Kelly, J. (22 de abril de 2020). Politics hampers humanitarian response in Rojava. Obtenido de Rudaw Web site: https://www.rudaw.net/english/middleeast/syria/coronavirus-rojava-humanitarian-aid-22042020
  • Syria in Context. (10 de junio de 2020). Syria in Context – Coronavirus Update #13. Obtenido de Syria in Context Web site: https://tande.substack.com/p/syria-in-context-coronavirus-update-7af
  • Tevna Kurdi. (7 de abril de 2020a). On World Health Day07 April 2020. Obtenido de Tevna Kurdi Web site: https://tevnakurdi.org/activities-1/on-world-health-day07-april-2020-1
  • Tevna Kurdi. (2 de abril de 2020b). Corona’s effects on the humanitarian situation in north-eastern Syria. March 28, 2020. Obtenido de Tevna Kurdi Web site: https://tevnakurdi.org/activities-1/coronas-effects-on-the-humanitarian-situation-in-north-eastern-syriamarch-28-2020nbsp
  • Tevna Kurdi. (27 de marzo de 2020c). 49 Syrian Organizations Condemn Turkey’s Intentional Interruption of Water in Northeastern Syria. Obtenido de Tevna Kurdi Web site: https://tevnakurdi.org/activities-1/49-syrian-organizations-condemn-turkeys-intentional-interruption-of-water-in-northeastern-syria
  • Tevna Kurdi. (6 de mayo de 2020d). Call to place Afrin under International Protection . Obtenido de Tevna Kurdi Web site: https://tevnakurdi.org/activities-1/call-to-place-afrin-under-international-protectionnbsp
  • Tevna Kurdi. (29 de abril de 2020e). Afrin in light of the spread of Corona. Obtenido de Tevna Kurdi Web site: https://tevnakurdi.org/activities-1/afrin-in-light-of-the-spread-of-corona
  • Tsurkov, E. (21 de abril de 2020d). The Syrian Minister of Health lies on TV saying that all confirmed COVID-19 cases… [Tweet]. Obtenido de Twitter [@Elizrael]: https://twitter.com/Elizrael/status/1252685015256911872
  • Tsurkov, E., & Jukhadar, Q. (23 de abril de 2020). Ravaged by war, Syria’s health care system is utterly unprepared for a pandemic. Obtenido de Middle East Institute Web site: https://www.mei.edu/publications/ravaged-war-syrias-health-care-system-utterly-unprepared-pandemic
  • WHO Syria. (11 de junio de 2020). A 32-ton medical shipment arrived in #Damascus International Airport… [Hilo]. Obtenido de Twitter [@WHOSyria]: https://twitter.com/WHOSyria/status/1271095269422235648
  • WHO/EMRO. (16 de junio de 2020b). Health workers play a critical role in infection prevention and control measures for #COVID19. Obtenido de Twitter [@WHOEMRO]: https://twitter.com/WHOEMRO/status/1272951514030575616/photo/1
  • Zaman, A. (8 de marzo de 2017). Turkey shuts down Mercy Corps’ Syria aid program. Obtenido de Al-Monitor: https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2017/03/turkey-syria-mercy-corps-ngo-humanitarian-ypg-kurds.html
  • Zaman, A. (20 de mayo de 2020). US, allies press Russia to allow UN aid to Syria from Iraq. Obtenido de Al-Monitor Web site: https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2020/05/us-russia-aid-border-crossing-iraq-humanitarian.html