Sobre caminar hacia nuevos encuentros

Lo feminista, no te quita lo racista: ¿hacia dónde caminamos?

Por Luciana Mignoli / Foto: Julianite

Diversos movimientos y colectivos de mujeres indígenas (algunos se reconocen feministas, otros antipatriarcales) vienen hace años interpelando con fuerza a los feminismos hegemónicos de occidente a los que les cuesta salir de la lógica blanca, urbana, clase media.

Las mujeres indígenas participan desde el Primer “Encuentro Nacional de Mujeres” en 1986, pero recién hace algunos años comenzó incorporarse la temática “pueblos originarios” a la grilla de talleres. Claro está que eso no alcanza, cómo tampoco alcanzaría solo con rebautizar al Encuentro como “plurinacional”. Lo que es interesante de escuchar es lo que pasa por debajo de esos reclamos: los cimbronazos son cada más fuertes y ponen en jaque las lógicas de construcción etnocéntricas y clasistas que perviven dentro de los feminismos. Porque lo feminista no te quita lo racista, digamos.

Caminar hacia nuevos encuentros que incluyan todas las identidades racializadas (indígenas, negras, afros, migrantes) y sexo-políticas (lesbianas, trans, travestis, no binaries y tantas otras); es empezar a entender que hay formas de exclusión que están interrelacionadas. Las desigualdades, violencias y opresiones de género no se dan por separado de las de clase y etnia. Y que el sistema patriarcal es racista desde su constitución y va a impactar de manera más brutal en los cuerpos de las feminidades racializadas.

Por eso, no escuchar las demandas políticas que las mujeres indígenas vienen haciendo al interior del heterogéneo movimiento feminista, es sencillamente sostener la opresión racista contra la que luchan mis hermanas.

 

*Luciana Mignoli es comunicadora feminista y va a cubrir para www.marcha.org.ar Talleres de temáticas indígenas para el #34Encuentro Plurinacional en La Plata.