Coronavirus

En Honduras el coronavirus aterrizó en un campo cubierto de monocultivos de palma africana que nutre y enriquece a países del primer mundo. El virus profundizó el hambre y, en respuesta, el gobierno envió a los hogares pobres folletos bíblicos y costales de alimentos procesados sin aporte nutricional

Una interpretación arrogante, racista y eurocéntrica del mundo desdibuja la razón de sus propios privilegios en la pandemia del Coronavirus.