Tragedia de Once: “El Gobierno nunca les soltó la mano a los Cirigliano”

Por Radionauta / Foto por Gustavo Pantano

Entrevista con Paolo Menghini, padre de Lucas Menghini Rey, sobre los avances en el juicio oral y público contra los responsables, que se lleva adelante desde marzo de 2014.

 

El 22 de febrero de 2012 sucedió el accidente ferroviario que se conoció como la “Tragedia de Once” en la que perdieron la vida 52 personas. Entre ellas se encontraba Lucas Menghini Rey, que fue encontrado entre dos vagones tras cuatro días de búsqueda, y sus padres se convirtieron en referentes de pedido de justicia.

El 18 de marzo de 2014 dio comienzo el Juicio Oral y Público que juzga a los responsables de la masacre, y que tiene entre sus acusados al maquinista, los empresarios Claudio y Mario Cirigliano, dueños de la empresa de transporte TBA y funcionarios públicos, entre los que se encuentran Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi (ex Secretarios de Transporte de la Nación), Pedro Ochoa Romero (ex interventor de la Comisión nacional de Regulación de Transporte -CNRT- entre 2004 y 2007) y Eduardo Sícaro (ocupó el cargo de Ochoa Romero en la CNRT desde 2007). Paolo Menghini da cuenta de cómo se desarrolla el juicio hasta hoy y de cómo se va destejiendo la maraña de complicidades de poderes económicos y políticos que derivaron en la tragedia.

-¿Qué novedades van surgiendo de esta etapa del juicio en el que se focaliza en los entramados de corrupción que demuestran relaciones entre los Cirigliano y el Gobierno Nacional?

Lo que remarcamos, y lo que nos interesa que se sepa, es que los lazos del poder económico que gestó la tragedia de once con el poder político se mantienen intactos y acá no hay una cuestión de legalidad, porque seguramente todo el tema de licitación tenga las reglas que deba tener cualquier cuestión de compras de equipamientos. Y en este caso se trata de un contrato que se gesta en una empresa que se llama “Corporate Corp”, es una empresa que pertenece al grupo de los Cirigliano y que desde hace rato tiene contratos de servicios con el Estado Nacional: fueron los que proveyeron gran parte de los decodificadores y que hicieron la distribución de los de TVA, también formaron parte de la investigación y el desarrollo del sistema de mapeado (GPS). Son contratos que vienen desde hace mucho pero reafirma que el gobierno nunca les soltó la mano a los Cirigliano, y cada vez se la tiene más fuerte.

-¿Quiénes son los Ciriglianio, Claudio y Mario? Ustedes hicieron un racconto de su historia…

Los hermanos son hijos de un hombre que empezó como chofer hace muchísimos años en empresas de transporte y logró crear un emporio, hasta que lo dejó en manos de sus hijos. Ellos tuvieron negocios con todos los gobiernos, fueron grandes aportantes a la campaña de Néstor Kirchner y a partir de ahí armaron una unión y realizaron una serie de acuerdos con el gobierno, a la vez que su capital les permitía incorporar empresas a un holding enorme. Hoy tienen empresas de todo tipo y Corporate Corp es una de ellas. Ambos están procesados en la “Tragedia de Once” por malversación de fondos públicos, en los 2800 millones de pesos en subsidios que les fueron girados desde el Estado nacional y que nunca fueron puestos ni en reinversión, ni en seguridad ni en reconversión ferroviaria, a pesar de los cientos de denuncias que había. Esa cifra se está ventilando en el juicio que se está desarrollando ahora, justamente por estos días ha empezado la etapa que busca desentrañar toda la maraña económica y cómo ellos pudieron armar el entramado que les permitió licuar esa plata del Estado en su propio beneficio. Son de lo más turbio, perverso y cínico, no son el empresario digno, laburante, sino que han hecho negocios con la plata del estado, y con la connivencia del mismo estado. Por eso Ricardo Jaime, ex Secretario de Transporte de la Nación, tiene un sinnúmero de causas por enriquecimiento ilícito y la mayoría tiene que ver con los favores que recibía de los hermanos Cirigliano.

-Con respecto a las responsabilidades  políticas y empresariales, ¿cómo ven el juicio? ¿Consideran que se va a poder visualizar y condenar, a funcionarios de transporte y a empresarios?

Nosotros estamos muy esperanzados en cómo se está desarrollando el juicio desde marzo del año pasado. Ahora estamos en la etapa de la pericia contable, ya pasó todo el tema de la cuestión técnica, y ahí hubo un hecho muy significativo que fue que en uno de los últimos tramos de las pericias uno de los peritos oficiales fue encarcelado por falso testimonio, que es uno de los que decía que el tren estaba en condiciones y que había frenado… y el golpe que significa que no pudo explicar las conclusiones de las pericias… Estamos muy conformes en cómo se está llevando adelante el juicio, tenemos la convicción absoluta de que cada día se va demostrando de manera más cabal la responsabilidad de los funcionarios:  Jaime, Juan Pablo Schiavi (Secretario de Transporte al momento del accidente), Pedro Ochoa Romero (ex interventor de la Comisión nacional de Regulación de Transporte -CNRT- entre 2004 y 2007), Eduardo Sícaro (ocupó el cargo de Ochoa Romero en la CNRT desde 2007) y de los empresarios Cirigliano y de sus gerentes, porque este entramado de corrupción enorme es imposible que haya sido llevado adelante solo por tres o cuatro personas. Y para nosotros tendría que estar sentado en el banquillo de los acusados también Julio de Vido, por ser el superior directo de Jaime y los demás.

-En ese sentido, los trabajadores de una de las empresas de los hermanos que ya cerró, EMFER (reparadora y constructora de los trenes), poco después de la tragedia habían logrado rescatar documentación comprometedora para el grupo Cirigliano y la empresa por esto les inició juicio…

Nosotros los hemos acompañado mucho en su acampe en la puerta, en la General Paz, y ellos han conseguido, después de muchísima resistencia, que no se hayan perdido las fuentes de trabajo y que se hayan podido relocalizar en otros talleres del gran Buenos Aires, aun cuando el acuerdo con China es absolutamente daniño en función de los trabajadores y la producción nacional. No hay un solo repuesto que se pueda comprar o producir en la Argentina porque el contrato incluye que tienen que ser comprados allá… Respecto de la criminalización, los delegados tienen causas abiertas, están todos sus bienes sometidos a la justicia… se trata de trabajadores humildes y luchadores, y la Justicia de San Martín ha sido muy dura con ellos y muy beneficiosa para los Cirigliano. Las pruebas que pudieron sacar, que demostraban el desvío de los 2800 millones de pesos de un subsidio, estaban adentro de un container e iban a ser prendidas fuego. Ellos rescataron gran parte de ese material y eran comprometedoras… y en vez de darles la mano a los trabajadores en la búsqueda de justicia fueron procesados por la misma justicia en función de una denuncia que hicieron los Cirigliano de un supuesto secuestro, sustracción de documentación, y al día de hoy siguen procesados.