Un Encuentro para organizar las luchas

Por Ignacio Saffarano/ Foto por Carla Hayet

El sábado se realizó el Encuentro de los Pueblos en la Plaza de Mayo. Distintas organizaciones políticas, sociales y culturales se juntaron a debatir y proyectar como hacerle frente al nuevo gobierno.

De verdad que daba ganas de recuperar la desinhibición de los cientos de nenes, que estuvieron dando vueltas por Plaza de Mayo, el pasado sábado 12 de diciembre. En el marco del “Primer Encuentro de los Pueblos”, las fuentes de la plaza sirvieron mucho más que para meter las patas; se convirtieron en verdaderas piletas donde poder hacerle frente a los más de 30 grados, que azotaban a Buenos Aires.

Más de 100 organizaciones populares de todo el país (de diferentes características: sociales, políticas, sindicales, de Pueblos Originarios, ambientalistas, culturales) y miles de militantes, se reunieron en esta convocatoria, con el fin de “marcarle la cancha” al gobierno entrante y empezar a diseñar una alternativa política unitaria del campo popular.

El puntapié de inicio se dio en el escenario principal, que se ubicó sobre la Avenida de Mayo, donde los encargados de tomar la palabra, remarcaron lo importante de esta convocatoria apenas dos días después de la asunción de Mauricio Macri. Se nombraron a cada una de las organizaciones, lo cual sirvió para que las banderas flamearan, con el sonido de bombos y redoblantes de fondo. Puestos de comida, editoriales independientes y diferentes emprendimientos autogestivos; conformaban la nutrida feria emplazada frente al Cabildo.

El Encuentro estuvo dividido en 13 foros temáticos, donde se partían de las experiencias organizativas existentes, pasando por las diferentes problemáticas que surgen en cada uno de los territorios; pero siempre con el fin de pensar propuestas de avances, tal como surgía del Documento con el que se convocó: “un encuentro que no se quede en la mera deliberación, que se ponga tareas, que sea resolutivo, que tenga proyección y que defina su propia continuidad, que priorice los acuerdos y que se potencie con las diferencias”.

Los foros eran bien diversos, un claro reflejo de la heterogeneidad de las organizaciones convocantes: de mujeres, de economía popular, sindical, de Pueblos Originarios, de educación, de comunicación alternativa, de economía feminista, del derecho a la ciudad y vivienda, de derechos humanos y la lucha antirrepresiva, de bienes comunes, estudiantil.

El Foro Sindical fue uno de los más concurridos, posiblemente por la gran cantidad de conflictos laborales que se vienen sucediendo, y que, con firmeza, van a comenzar a desarrollarse en el nuevo ciclo político. Con la coordinación de Carina Maloberti, militante de ATE, las diferentes intervenciones se encargaron de contar luchas que se vienen dando a lo largo y ancho de Argentina; y que muchas veces, desde Capital Federal, no llegamos a enterarnos. Por eso fue muy rico escuchar las experiencias de los trabajadores municipales de Cipoletti, de los militantes del SEOM jujeño (con la presencia del “Perro” Santillán a la cabeza), de docentes misioneros, de trabajadores ferroviarios del Conurbano, entre otros.

Otras de las presencias destacadas en los Foros, fue la de Relmu Ñalku en la Carpa de los Pueblos Originarios. Allí, la referente mapuche, fue la encargada de contar las experiencias de organización y resistencia en el sur del país. Destacó el apoyo de diferentes organizaciones para lograr su absolución, en el injusto juicio que le promovieron por defender sus tierras. También se acercó a la Plaza, Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, quien con la claridad que la identifica hizo un repaso de la lucha abierta por los familiares y amigos de Luciano; y una buena caracterización del aparato represivo, dando puntas de trabajo para pensar cómo combatirlo.

Promediando el cierre de los Foros, muchas de las mujeres presentes, se convocaron frente al escenario principal, con el fin de marchar todas juntas alrededor de la Plaza; siendo la legalización del aborto libre y gratuito, y “Basta de violencias contra las mujeres”, las principales consignas.

En la recta final de la intensa tarde, distintos referentes de las organizaciones convocantes (principalmente de la Confluencia MP La Dignidad – Tupac Katari; y del FPDS Corriente Nacional) hicieron lectura de las conclusiones de los Foros, las cuales variaban entre una serie de reivindicaciones de lucha, y ciertas propuestas para avanzar en la conquista de derechos para los sectores populares.

Sumado al Foro por una Alternativa Política de lxs de Abajo, las distintas organizaciones que se enmarcan en una tradición política que se delimita del proyecto político kirchnerista pero también de algunas formas orgánicas y de construcción política del trotskismo, muestran su capacidad e iniciativa para hacerle frente al nuevo gobierno. Se hace imprescindible que ambas actividades, sus convocantes y participantes, se den los procesos necesarios –y urgentes– que permita confrontar el escenario actual de ajuste y retroceso en algunos derechos adquiridos como un solo puño. Las organizaciones políticas y sociales deberán estar a la altura de las circunstancias para enfrentar al macrismo, haciendo valer la acumulación política y territorial de esta última década, pero también las necesarias autocriticas para la construcción de una herramienta política acorde a los nuevos desafíos, que logre defender en la calle los derechos del pueblo trabajador, que le arranque al gobierno las reivindicaciones para una vida digna, pero sobretodo que pueda poner en pie una propuesta política de país para el conjunto de la sociedad.