Un fin de año con alianzas hacia arriba y ajustes por abajo

Por Mario Hernández

Ayer hubo una numerosa manifestación contra el “pacto social” que pretende el gobierno de Mauricio Macri con la UIA. Las y los trabajadores se van reuniendo en encuentros y medidas ante un fin de año que se perfila sin aumentos y con aguinaldos en duda.

Ayer, un importante conjunto de organizaciones sindicales, sociales y políticas manifestaron su repudio frente a la Unión Industrial Argentina (UIA), rechazando el intento de armar un nuevo “pacto social” en la Argentina. La concentración se realizó a las 10 en el Obelisco, para luego movilizarse a la sede de la UIA. Denunciaron que el acuerdo económico y social entre la UIA, la burocracia sindical y el Gobierno de Macri representará más ajuste para las y los trabajadores. Esa alianza tomará forma en la conferencia anual de la organización patronal en Parque Norte, que contará con la presencia de Mauricio Macri, varios ministros de su gabinete, además de Guy Ryder, el Director General de la OIT.

Entre los organismos convocantes a la jornada de lucha se encontraron el sindicato Aceitero de Capital, la Unión Ferroviaria Seccional Haedo, las Seccionales Lomas y Brown-Perón de ATE y de la CTA, Comisiones Internas como las de Pilkington y Felfort, la AGTCAP (Asociación Gremial de Trabajadorxs Cooperativistas Autogestivxs y
Precarizadxs), diversas agrupaciones, corrientes sindicales y partidos políticos de izquierda.

Al respecto, el Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, adelantó que una de las piezas clave de su programa económico sería un acuerdo económico. “Vamos a plantear a mediados de enero un acuerdo amplio entre sindicatos y empresas en el que haya tres partes en la mesa y cada una tendrá que poner lo suyo para que se coordine de la mejor manera posible”, afirmó.

El “acuerdo económico y social” legalizaría el aumento de precios, pero pondría un cepo al salario en vísperas de las paritarias. La suba del mínimo no imponible sobre ganancias en marzo sería presentada como parte del acuerdo.

Este tema fue motivo de idas y vueltas. Fue Mauricio Macri, en el programa de Mirtha Legrand del sábado 5 a la noche, quien señaló que “lamentablemente, no creo que lleguemos al aguinaldo y lo vamos a instrumentar desde enero”. En sintonía, Jorge Triaca, el flamante Ministro de Trabajo, destacó que plantearán una solución para Ganancias “a partir de 2016”.

Sólo 48 horas después pegaron un giro y, a través de un comunicado de prensa, Mauricio Macri informó que “todos aquellos asalariados en relación de dependencia cuyos ingresos brutos sean inferiores al nuevo Mínimo No Imponible de 30.000 pesos que propondremos se fije por ley, estarán exentos de tributar ganancias en el Medio Aguinaldo que recibirán en los próximos días”.

Se interpreta que este cambio de postura se debió a la reacción negativa que provocó entre los gremios y un sector de trabajadores la inicial desmentida de Macri, rubricada por Triaca.

Si bien no se informó el alcance de la medida, sobre más de un millón de empleados y varios miles de jubilados y autónomos, se estima que el anuncio alcanzaría a unos 200.000 o 300.000 trabajadores.

Techint: rebajas salariales y despidos

A pesar la megadevaluación adelantada por Alfonso Prat Gay, que facilitará la reducción de los salarios en dólares, Siderca quiere modificar el convenio que afecta con suspensiones rotativas a entre 400 y 600 trabajadores que permanecen fuera del lugar de trabajo con el 80% del salario normal. El convenio data de abril, se renovó en octubre por dos meses más y venció esta semana. Para renovarlo en la actualidad, la empresa quiere pagar solo el 60% del salario. En caso de no alcanzar un acuerdo, Techint tendría la intensión de desprenderse del 20% de su plantilla en Siderca.

El escenario de fondo es el empeoramiento de la condiciones del mercado internacional del petróleo, que motivó que la empresa funcionara al 30% de su capacidad de producción.

Sin embargo, en el último balance anual presentado ante la CNV, Tenaris (una de cuyas fábricas es Siderca) registró ganancias a nivel global en 2014 por 1.181 millones de dólares. En 2013 el monto fue de 1.574 millones de dólares y en 2012, de 1.701 millones. Recién en los primeros nueve meses de 2015 los números arrojan una pérdida de 29 millones de dólares.

Preparando la resistencia al ajuste

El sábado pasado, en la gráfica sin patrones MadyGraf (ex Donnelley), 800 activistas de la Zona Norte, participaron del encuentro convocado por comisiones internas, delegados combativos y activistas antiburocráticos.

Fueron invitados a dar testimonio de sus luchas las y los trabajadores de Cresta Roja, que están en un duro conflicto por la defensa de 5.000 puestos de trabajo y el lunes harán asambleas para votar nuevas medidas de lucha, de La Litoraleña y Alejandro Vilca, el delegado municipal de San Salvador de Jujuy que acaba de ser expulsado del sindicato SEOM que conduce Carlos “el Perro” Santillán y fuera apoyado por cientos de pronunciamientos. Una delegación del Partido Obrero intervino.

Una de las discusiones que recorrió el día fue la necesidad de preparar un gran encuentro nacional de trabajadores de todo el país que permita coordinar las luchas y la resistencia al ajuste por venir.

El pasado 28 de noviembre, la Agrupación Víctor Choque, ATE Desde Abajo, ATE De Base y estatales de Rompiendo Cadenas, debatieron sobre la situación del sindicato luego de las elecciones y la coyuntura nacional. Algunas de sus conclusiones fueron rechazar la campaña de desprestigio de sus tareas cotidianas lanzada por corporaciones mediáticas, ex candidatos presidenciales y el presidente Mauricio Macri.

La situación de extendida precarización contractual, especialmente en el Estado Nacional, deja a decenas de miles de trabajadores y trabajadoras que facturan como monotributistas, bajo una modalidad fraudulenta, sin ninguna certidumbre sobre su continuidad laboral. Tampoco la tienen quienes se encuentran en modalidades transitorias y ven renovarse sus contratos año a año.

Es el caso de las y los trabajadores del Ministerio de Economía que el jueves, mediante un comunicado, salieron al cruce de informaciones sobre el supuesto ingreso de militantes a organismos públicos: “Lo que para la campaña mediática es el ingreso de miles de militantes al empleo público, se trata en realidad de concursos para el acceso a planta permanente de estatales que hace muchos años (algunos hasta 30 años o más) esperan la posibilidad de acceder a la estabilidad laboral o a una re-categorización. Seguimos peleando por el pase a planta permanente de todos los que continuamos precarizados, como los informáticos que hace más de un año vienen exigiendo la mejora de su condición contractual para acabar con el fraude laboral. A la vez, exigimos la inmediata renovación de todos los contratos de compañeras y compañeros que no cuentan con estabilidad laboral”.

Varios gremios presionan por plus salarial de fin de año

En los principales gremios del sector privado, la aceleración de los aumentos de precios en las últimas semanas, multiplicó los reclamos sindicales por hacerse del pago de suplementos de fin de año.
Hasta ahora está acordado el pago de un plus salarial, de entre $ 1.500 y $ 2.200, para los trabajadores/as de edificio nucleados en la Fateryh. Otro que logró el beneficio fue el sindicato de Peajes, que pactó con las concesionarias un bono de $ 6.800.

La Federación de trabajadores/as de la industria aceitera elevó a los directivos de la cámara empresaria del sector, el pedido de un suplemento de $ 16.000, que surge de aplicar el aumento de convenio del 36% al plus del año pasado ($ 11.750).

Hugo Moyano, solicitó a las autoridades de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) el pago de una bonificación de $ 8.000 para los 200.000 choferes de la actividad.

A su vez, Antonio Caló anunció que el próximo martes reunirá al Consejo Directivo de su gremio para definir el reclamo que elevarán a las cámaras de la industria metalúrgica.

También el gremio de trabajadores de la industria de la alimentación pidió un plus salarial de entre $ 2.500 y $ 5.000, según el tamaño de las fábricas.

En tanto, la conducción nacional de ATE cumplió la semana pasada con un paro y movilización en reclamo de la estabilidad de los trabajadores estatales y el pago de un adicional de fin de año de $ 5.000, similar al que solicitaron a diversos gobernadores los gremios de estatales provinciales.

Comenzaron las negociaciones con los gremios docentes

Los dirigentes de CTERA Sonia Alesso, Roberto Baradel y Eduardo López, entre otros, se reunieron con el flamante Ministro de Educación, Esteban Bullrich.

La misma actitud parece perseguir la gobernadora Vidal, quién anunció que “la semana que viene comenzarán las mesas de negociación con los gremios docentes provinciales, SUTEBA, FEB y UDOCBA”. Las seccionales de SUTEBA opositoras, dirigidas por la Lista Multicolor, exigirán asambleas a Baradel y la dirección del SUTEBA, prepararse para enfrentar los planes de Vidal y que el ajuste no caiga sobre los trabajadores.

El pliego de exigencias contempla el doble aguinaldo o un bono de $ 5.000 a fin de año, la reapertura de paritarias libres y sin techo y la realización de asambleas y plenarios provinciales y nacionales de delegados con mandato, entre otras reivindicaciones.