Un futuro Trans

El proyecto de ley que promueve el acceso al empleo formal para personas Travestis, Transexuales y Transgénero obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y espera pronto tratamiento en el Senado. Testimonios de Lara María Bertolni y Florencia Guimaraes.

Por: Agustín Bontempo, Ignación Marchini y Maru Waldhüter

Con las primeras horas de un nuevo día durante la madrugada del 11 de junio de 2021 la Cámara de Diputados de la Nación le dio media sanción al proyecto que promueve el acceso al empleo formal para personas Travestis, Transexuales y Transgénero. El proyecto que lleva el nombre de Diana Sacayán y Lohana Berkins están en manos de la Cámara Alta para su aprobación definitiva y convertirse en ley.

Una amplia mayoría de diputados y diputadas de diferentes bloques acompañaron la iniciativa que se reflejó en 207 votos a favor, frente a los 11 que lo hicieron en contra y las 7 abstenciones.

El proyecto busca convertir en ley el Decreto 721/2020 impulsado por el presidente Alberto Fernández, mediante el cual se estableció el Cupo Laboral Travesti Trans en el sector del empleo público. Podríamos señalar éste como el antecedente más inmediato del proyecto tratado en la Cámara baja el 10 de junio pasado, pero lo cierto, es que esta iniciativa es el resultado de luchas históricas por parte de la comunidad Travesti Trans. La activista y teórica travesti, Lara María Bertolini, afirmó que el recorrido de esta lucha lo encontramos en el año 1994 con la reforma de la Constitución “donde se derogaron los edictos policiales y se entendió que, Estado mediante con sus aparatos de persecución y represión, se estuvo estigmatizando, persiguiendo, vulnerando y hasta aniquilando el colectivo Travesti Trans por más de siete décadas. Por este cambio paradigmático en el año 1994, por la incorporación del artículo 7522 respecto a los derechos humanos, se empezó a gestar la lucha desde diferentes lugares, con el feminismo, con la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Ley del Cupo Diana Sacayán en provincia Buenos Aires. Fue necesario crear una Ley Nacional del Cupo Laboral Trans dado que ni el Estado ni la sociedad respetan la identidad de las personas transgénero, travesti, transexuales”, sostuvo Lara Bertolini quien, vale señalar, es estudiante de abogacía y se desempeña como TraVajadora del Ministerio Público Fiscal de la Nación, tal como se presenta en sus redes sociales.  Lara señaló que la Ley del Cupo Nacional Lohana Berkins-Diana Sacayán “es puerta a los derechos que hasta ahora no se han cumplido por parte del estado nación argentino”.

A diferencia del decreto vigente, que sólo alcanza al Poder Ejecutivo en sus tres niveles (nacional, provincial y municipal), el proyecto que ya tiene media sanción prevé la inclusión laboral de personas Transexuales, Travestis y Transgénero en el Estado Nacional a través de un mínimo del 1% de los cargos en los tres poderes que lo integran, en los Ministerios Públicos, los organismos descentralizados o autárquicos, los entes públicos no estatales, las empresas y sociedades del Estado. A su vez, el proyecto de ley propone garantizar la finalización de los estudios, incentivar al sector privado para que dé empleos a personas travestis y trans, y ofrecer créditos a emprendimientos productivos de estos colectivos a través del Banco Nación. Y, otro punto a destacar, es el que elimina la obligatoriedad de no tener antecedentes contravencionales, algo común para las personas ejercen la prostitución como herramienta de subsistencia y que, histórica y sistemáticamente son hostigadas por la policía.

Con relación a la iniciativa Florencia Guimaraes, integrante de La Casa de Lohana y Diana y de la organización política Furia Trava, afirmó que se trata de “un proyecto de ley maravilloso y superador porque hay que tener en cuenta que es la unión de dos proyectos. De la ley Diana Sacayán y de la Ley Lohana Berkins, una ley que es de cupo y la otra que es inclusión. Un cupo considerábamos que siempre tiene un techo y hablar de inclusión es mucho más amplio, incluso podemos hablar de integración. Haber logrado que se puedan unir todos los frentes y estos dos proyectos de ley para nosotras era muy importante porque lo que tenía un proyecto no lo tenía el otro, entonces uniéndolo iba a ser lo que esperamos hace mucho tiempo”.

Durante la sesión se hizo referencia a las múltiples vulneraciones de derechos que sufre históricamente la comunidad Travesti Trans, mientras desde la parte superior del recinto se escuchaban lxs activistas cantar “Lo dijo Lohana y Sacayán, al calabozo no volvemos nunca más”.  Se recordó la violencia de los edictos policiales, la dificultad de acceder al sistema de salud y educación pública y, en consecuencia, al empleo. En la actualidad “el acceso al trabajo sigue siendo prácticamente inexistente. Tenemos ley de cupo laboral en la provincia de Buenos Aires que se empezó a aplicar este año, muy a cuenta gotas, después de seis años de espera y por haber cajoneado el proyecto de Ley Diana Sacayán. Por eso, lo que estamos exigiendo es que haya una implementación real a nivel masivo, necesitamos que muchas compañeras y compañeres de la comunidad Travesti Trans puedan acceder al trabajo”, afirmó Florencia Guimaraes. En la misma línea, Lara Bertolini, advirtió que “en los organismos del Estado respecto de su autonomía pueden decidir o no crear algún régimen administrativo de inserción al cupo laboral, pero hasta ahora no es obligatorio dado que no hay ley nacional. Lo han hecho varias provincias adhiriendo a la ley del cupo provincial Diana Sacayán de la provincia de Buenos Aires en 2015, pero se está llevando muy a los golpes y sin preparación, – esto lo puedo decir con certeza – por parte de los departamentos de recursos humanos y de acompañamiento del cupo dado que no tienen conocimiento más allá de la Ley Micaela. Entonces, habría que ampliar la Ley Micaela con la Ley de Identidad de Género y un recorrido histórico de lo que ha padecido y soportado el colectivo Travesti, Transgénero, Transexual por más de siete décadas en la República Argentina, lo que yo entiendo como un genocidio identitario”.

 

En este sentido, Florencia Guimaraes señaló que en el proyecto están incluidos aspectos que refieren a la educación y la salud. “Es importantísimo porque hay un nivel muy grande de compañeras de la comunidad Travesti Trans, digo compañeras en este caso porque por lo general el sector más vulnerado en todos su derechos dentro de nuestra comunidad somos las travestis, que no ha terminado ni el nivel primario ni el secundario, debemos poner el punto en la educación, en el sistema de salud que sigue siendo expulsivo, que sigue siendo binario, que nos sigue patologizando, que no respeta en muchos lugares la Ley de Identidad de Género. Hay grandes resistencias todavía a tratarnos dignamente. Hay una mirada muy estereotipada, muy estigmatizante sobre nosotras, hay que romper con esa mirada sobre nosotras”, y advirtió que, “en términos generales a nivel sociedad seguimos en el mismo punto. Todos los informes van demostrando siempre lamentablemente lo mismo, que el 90 por ciento de nuestras compañeras están en situación de prostitución para poder sobrevivir. Eso no ha cambiado mucho en décadas. Ya podemos hablar de los años noventa cuando empezamos a reclamar, a visibilizarnos y denunciar todo lo que sucedía. La falta de acceso al empleo, la violencia cotidiana, los códigos contravencionales que todavía siguen vigentes en muchísimas provincias, la violencia institucional educativa, del sistema de salud, como el poder judicial; por eso decimos que somos una población que está inmersa en una violencia estructural”.

 

Mucho se habló de reparación, de la necesidad de una ley que venga a reparar años de dolor y expulsión por parte del Estado y por parte de la sociedad. La diputada del Frente de Todos por la provincia de Buenos Aires, María Rosa Martínez caracterizó la jornada como “un claro día de justicia”, y afirmó que “la construcción de la igualdad es un acto de reparación”, que llega tarde “porque tardamos en reparar. Un acto de reparación, es un acto de reconocimiento de cuáles han sido las condiciones previas para poder acceder al trabajo”. Por su parte, el diputado del mismo bloque Leonardo Grosso, recordó las palabras de Diana Sacayán cuando le decía “Marica hay que armar una política de cupo laboral en este congreso. Hay que hacer algo. Tejamos eso” y señaló que “Esta es una ley que viene a reparar. Hace falta más política de igualdad, hace falta que el Estado abrace aquello que excluyó, que dejó afuera toda la vida. Es una responsabilidad del Estado reparar eso. El momento en el que estamos llegando es tarde” y finalizó su intervención celebrando la Furia Travesti en el Congreso y con la demanda de aparición con vida Tehuel de la Torre, el joven trans de 22 años que está desaparecido desde 11 de marzo pasado cuando salió de su casa para encontrarse con Luis Alberto Ramos, uno de los detenidos en la causa, quien le había ofrecido un trabajo.

 

“Cuando una travesti entra a la Universidad Pública, le cambia la vida a esa travesti, cuando muchas travestis entren a la Universidad, le cambiará la vida a la sociedad”

El pensamiento de Lohana Berkins se puede extender a todos los ámbitos de la sociedad y particularmente al mundo del trabajo, porque la Ley de Cupo Laboral Travesti Trans es mucho más que el acceso al empleo. “La inclusión de personas travestis y trans en los espacios de trabajo sería realmente transformador”, afirmó Florencia Guimaraes, y señaló que “va mucho más allá de solamente entrar a trabajar, tiene que ver con cuestiones simbólicas también, queremos ver a nuestras compañeras travas en lugares de toma de decisión, en lugares de visibilidad y no en el cuarto de atrás, escondidas en una oficina, donde no somos visibles. Porque eso también entra cuando hablamos de una reparación o cuando hablamos de acceso a derechos, el derecho a la existencia, a que se nos empiece a ver en otros lugares que no sea ese lugar casi común para nosotras que es el de la esquina por las noches. Queremos ser vistas en absolutamente todos los lugares por eso apostamos fuertemente a este proyecto de ley”.

El proyecto de ley para promover el acceso al empleo formal a personas travestis, transexuales y transgénero lleva los nombres de sus mentoras Diana Sacayán y Lohana Berkins. En palabras de la artista travesti Susy Shock, podríamos decir que lleva los nombres aquellas Traviarcas que abrazaron las luchas de la comunidad travesti trans y lograron tejer desde allí con lazos de amor las luchas con diferentes sectores; de los piquetes al Congreso. Con el pañuelo verde en la muñeca y el puño en alto comprendieron que la lucha por el derecho al aborto, era la lucha por la autonomía de los cuerpos, y esa bandera no la bajaron nunca.

“Diana y Lohana representan la amorosidad, la lucha, los lazos travas, una ética travesti, que solo ellas pudieron transmitirnos y muchas seguimos sosteniéndolas”, afirmó emocionada Florencia Guimaraes quien las recordó como “dos compañeras, particularmente Lohana porque era una amiga y una compañera entrañable – que la semana próxima estaría cumpliendo años -, y que nos fue arrebatada víctima de un travesticidio social, porque no fue una muerte natural, sino que tuvo que ver con todo lo que atravesó en su vida. Entonces para mi ellas son dos faros que siempre nos van guiando, nos van iluminando. Hoy es la ocasión de reconocerlas y traerlas a la memoria activa, porque no se puede seguir negando ni corresponde ocultar que la ley de cupo laboral lleva el nombre de Diana Sacayán porque ella fue la mentora junto a Lohana Berkins. Particularmente Diana venía hablando de un cupo, del acceso al trabajo, de exigirle al Estado una ley para que pudiéramos acceder al trabajo ya en los años 2000 entre los movimientos populares, siendo piquetera, en los cortes de ruta, en las asambleas, en las ollas populares ya venía interpelando a sus compañeras, compañeros y compañeres y diciendo ‘las travas tenemos que luchar por el acceso al trabajo’. Estamos hablando de muchísimos años, de muchísimas vidas que nos fueron arrebatadas. En homenaje a ellas y gracias a ellas que nos abrieron los caminos las conmemoramos día a día. Va a ser ley”.

Lara María Bertoloni, destacó que “hay muchísimas activistas y militantes que han dejado la vida y el cuerpo en la lucha política. Claudia Pía Baudracco, Maite Amaya, Nadia Echazú, muchísimas compañeras que han dejado la vida han luchado frente a frente con las fuerzas de seguridad, han tomado o han querido tomar embajadas en un momento en que nos exterminaban, y ellas han dejado un legado”. Pero entre los nombres de Diana y Lohana, Lara mencionó a Marlen Wayar y enfatizó que “ellas tres han gestado el apocalipsis Travesti Transgénero Transexual. Son las tres amazonas travas que supieron desde la lucha territorial, la negociación política y la mirada de un más allá en la concepción de no ser más esta humanidad, la posibilidad de gestar el futuro que estamos tejiendo, un futuro trans, con multiplicidad identitaria y de géneros, donde los derechos sociales priman sobre los derechos económicos y políticos que tanto presionan al pueblo argentino.”

Nota relacionada: Florencia Guimaraes: “Va mucho más allá del cupo laboral travesti-trans. Hablamos del derecho a la existencia