Un grito sin amarras: #SERÁLEY

Es tiempo de soltar la lengua. Poemas despenalizantes, un libro de Tamara Padrón Abreu y Leandro Martín pone en diálogo performativo la obra de poetas y fotógrafxs de distintas ciudades de Argentina, Chile y España, por el derecho al aborto. ¿El resultado? Un libro con textura propia, polifónico, provocador y conducido por una consigna que no respeta amarras: #SERÁLEY.

 Por Julieta Santos

Es tiempo de soltar la lengua se presenta este viernes 6 de diciembre a las 19 hs en “Espacio Airaldi” (Estados Unidos 425, San Telmo, CABA). Allí se reúne, compila y combina material de diferentes mujeres poetas y fotógrafes para visibilizar desde estos lenguajes la lucha por el derecho al aborto. Nutrido de voces que vienen de recorridos, campos y experiencias muy diversas, el resultado no puede ser otro más que la potencia de un grito compartido: #SERÁLEY.

Quienes coordinaron esta iniciativa, y también algunas de las autoras, nos contaron detalles del proceso por el cual fueron convocadas a este proyecto artístico colectivo. Compartieron, además, algunas reflexiones sobre esta disputa histórica en el campo popular de Argentina y América Latina.

Esa polifonía también se expresa en la propuesta estética del material. En diálogo con Marcha, Leandro Martín expresó que “este libro nació a partir del desafío de pensar en cómo sumar desde la fotografía a la lucha de las compañeras por la despenalización del aborto. Con el tiempo, el proyecto fue creciendo, se incorporaron autoras, fotógrafxs, colectivas y el resultado fue un libro colaborativo.” Por primera vez se trabaja a partir de fotografías que no son de registro, sino que fueron creadas / pensadas para dialogar con los potentes textos de todas las autoras. En las fotografías, no existe un hilo conductor en cuanto al tono, dramatismo, tamaño y técnica entre ellas, sino que que cada una establece su propia relación con cada texto, con cada colectiva participante, para que abra o dispare otros significados, dejando así de lado criterios que suelen ser tradicionales en una edición.

Por otro lado, la coyuntura reciente en los debates nacionales es el mapa donde se inscribe el sentido político de esta obra. Ruth Zurbriggen (La Revuelta, Neuquén) señala al respecto: “La posibilidad de esta producción, se inscribe en la inspiración que nos trajo en 2018 la marea verde, la posibilidad del aborto llegando a la mesa familiar, a la cotidianeidad de miles y millones; y es también una respuesta a la crueldad del senado de la Nación. Durante todo el 2019 no paramos en la producción de acciones activistas para seguir poniendo en alto la palabra aborto.” Esta inspiración, que es política, performativa, e implica poner otras palabras y otras imágenes al tema del aborto, viene a insistir desde otras textualidades y con otros discursos sobre este reclamo. Un movimiento que insiste con argumentos renovados sobre la necesidad de la legalización y despenalización del aborto en Argentina y América Latina.

Cada une de sus autorxs expresa un espacio distinto de enunciación, que va tejiendo la trama polifónica y diversa de lxs cuerpxs que se pronuncian desde cotidianidades diferentes por la despenalización y legalización del aborto. De esta forma, se da a lugar a las voces y a las vidas que hay detrás de esta lucha. Se rompe la barrera entre el discurso militante y las experiencias de vida, abriendo un espacio para decir desde las vidas propias, encarnadas en el lenguaje estético. Cada voz, cada texto y cada imagen, abre un pliegue distinto para contar la condena a la clandestinidad que hoy padecen mujeres y personas gestantes. Los testimonios rompen las cadenas del tabú y del silencio obligado, y exponen en carne viva cómo es vivir en territorios sin ley de aborto. A continuación, se recopilan algunas de las voces que abren otro pliegue, el de las motivaciones para participar de este proyecto colectivo:

“Mi poema “País de incestos” trata sobre los abusos sexuales que sufren los niños, las niñas, les niñes y adolescentes, por parte de sus propios padres, tíos, abuelos, los “hombres de la casa”, hechos que viven muchos infantes en sus hogares, tanto en mi país como en otros países patriarcales. Es fundamental que obras como ésta contribuyan a generar conciencia sobre estas temáticas que son aún hoy un tabú. Este poema está inspirado en casos reales ocurridos en Chile, donde las niñas se veían forzadas a parir el producto de sus violaciones porque no existía la ley de las tres causales. Ha sido un pequeño avance en Chile el reconocimiento de las 3 causales. En los años ´30 esto ya existía pero en dictadura se abolió. Ahora hemos vuelto a los ´30 y anhelamos llegar al siglo XXI, para poder realmente obtener autonomía sexual y reproductiva para todas las cuerpas”.

Fanny Campos Espinoza (Chile)

“Soy mamá de 3 hijes. Saco fotos y milito por distintas causas. En este caso la convocatoria del libro me toca muy de cerca, porque soy mamá de una nena de 12 años y quiero muchas libertades para ella. Quiero libertad y derecho a decidir”.

Constanza Fort (San Martín de los Andes, Neuquén)

“Esta es una obra colectiva de poesía feminista. Participo con el poema “Mi decisión”, que está acompañado de una fortísima fotografía de Tati Nawelkir. Mi poema habla de distintas situaciones en las que una mujer decide abortar. Habla de la libertad y el deseo de las mujeres. Nadie te puede obligar a ser madre, tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestro proyecto de vida, a abortar seguras, con dignidad, acompañadas y sin culpa. Este es un libro de alto impacto, contundente, crudo. La palabra y la imagen dan cuenta de una realidad dramática, el aborto clandestino mata mujeres cada día. Es urgente la legalización del aborto para que seamos una sociedad más libre e igualitaria. Por eso, aquí, gritamos todas”.

Edith Galarza (Neuquén)

“En mi caso, venía de militarla fuerte en la colectiva “Poetas por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, y la experiencia de participar en el poemario “Martes Verde” fue extraordinaria. De vivir el abrazo de las compañeras, los testimonios, el micrófono de todos los martes en el Congreso hasta la media sanción, y después la calle hasta el rechazo en senadores. El llanto compartido, el dolor y el “no nos paran más”. De eso a este proyecto hubo un paso, una continuación. Aprovecho cada espacio donde se me invita para militarla. También la conciencia de saber que si todas tuviéramos $50.000 no necesitaríamos ley, pero están las pobres, las que se mueren reventadas. Por ellas, por las que no pueden ni siquiera tener voz. Por ellas salimos y gritamos más fuerte, el doble, por ellas y nosotras”.

María Insúa (Buenos Aires)

“Celebro que la literatura se envista para modificar la cultura, porque si bien es cierto que el aborto es una cuestión de salud pública y debe hacerse en el hospital, también es una reivindicación ancestral sobre la soberanía del cuerpo gestante, históricamente colonizado por el patriarcado, la sociedad y el Estado. Para hacer frente desde lo artístico a un cambio cultural tan grande, no hay nada mejor que una obra colectiva”.

Natalia Carrizo (Buenos Aires)

La lucha por el derecho al aborto seguro, legal y gratuito sigue construyendo, infatigable, un camino de visibilización y reivindicación de la mujer y los cuerpos gestantes como territorios con autodeterminación. Se trata de un grito colectivo que encuentra cada vez nuevas y desafiantes formas para hacerse oír.