Un millón de apoyos… por Boric

Al igual que en las calles, en las redes sociales se multiplicó el contenido en apoyo a Gabriel Boric tras la primera vuelta presidencial. Para quienes militan porque Chile tenga al presidente más joven de la región, no es fácil; del otro lado están los dueños de todo.

Por Redacción Marcha

Al igual que en las calles, en las redes sociales se multiplicó el apoyo a Gabriel Boric, tras la primera vuelta presidencial del pasado 21 de noviembre. Para quienes estudian la comunicación política, es el mejor escenario posible: comandos ciudadanos, con base territorial y segmentación identitaria, que se transforman en “trolles del bien” para difundir contenido programático y contrarrestar la estrategia de desinformación nazi en medios y plataformas sociales.

Duende_Boric

Desde memes, jingles, filtros, consejos de autocuidado en WhatsApp para evitar filtraciones, grupos en Telegram para difundir las propuestas por regiones, vídeos de personalidades en el exterior de Chile que se viralizan al tiro, animaciones con coreografías de TikTok y hasta la llamada a hacer puerta por puerta desde las redes. La campaña no oficial es la que manda desde que se conocieron los resultados de la primera vuelta de elecciones presidenciales.

La jefa de campaña del comando Boric es Izkia Siches, médica, y quien renunció al Colegio Médico de Chile para asumir el reto político. “Me despido esperanzada en que el futuro cercano de todas las nuevas generaciones gocen, sin importar su condición social, de una salud que les permita desarrollar sus proyectos de vida”, afirmó en su carta de renuncia. Ex presidenta del centro de estudiantes de la FECh, Siches, hoy vocera es reconocida por organismos internacionales como una de las mujeres más influyentes en la opinión pública. Está recorriendo con su niña la mitad de Chile como si fuera candidata, y sus convocatorias que incluyen el apoyo de las y los constituyentes, son realmente multitudinarias.

 Izkia_SicheIzquia Siches, izquierda, durante una actividad de campaña

Del otro lado de la campaña popular, está la de las empresas de comunicación impulsada por quienes podrían beneficiarse con un gobierno antiderechos. Esto implicó, en el último mes, “la instalación de prejuicios, discursos de odios y falacias respecto a sindicatos, organizaciones y sectores populares”, como indicó la periodista feminista Rocio Alondra, en el lanzamiento de Comunicación feminista y popular: experiencias de las mujeres en movimiento. No es ninguna novedad. Mientras en 2019 el pueblo ardía en las calles contra los 30 años de terror neoliberal, las empresas de comunicación se centraban en criminalizar a la protesta social. Durante esos días, según un estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, más del 80 % de las personas encuestadas opinaron que las empresas de comunicación no cubrieron los hechos importantes de la revuelta.

Cabe aclarar que, en Chile, el sistema de medios corresponde, en su totalidad, al sector privado. No hay medios públicos y los medios comunitarios y populares no reciben ningún tipo de pauta. Como sostiene Alondra, en Chile “los dueños de los medios son los banqueros, los dueños del retail y de las mineras”. Para la periodista feminista, esto se traduce en “el daño que genera a una discusión democrática como pensar el próximo gobierno y pensar una nueva Constitución”. Una vez más, confirmamos que en las próximas elecciones lo que se juega es el acompañamiento a un proceso popular de transformación.

Pero el apoyo a la candidatura de José Antonio Katz no sólo se traduce en la campaña de desinformación impulsada por las empresas de comunicación, en el informe del financiamiento electoral realizado por Fundación Sol  se puede evidenciar que gran parte de los aportes a su campaña fueron realizados por miembros de directorios de grandes compañías. Por su parte, en lo que corresponde a Gabriel Boric, el 90,3% de los aportes proviene de un crédito con mandato, es decir, a través de la tramitación de un crédito del banco para financiar la campaña. Aunque también puede tener a Carmen Hertz de su lado para inclinar la balanza: una de las mejores diputadas (PC) en ejercicio, abogada de Derechos Humanos, y quién instó desde un exitoso video en las redes sociales a “palabrear” contra los fascistas, a quienes definió como “un grupo de mequetrefes delirantes”.

En este escenario, la elección del domingo no solo enfrentará dos modelos y visiones de país y sociedad. También dos formas de comunicar. Quién narra el Chile actual, como se narra, desde que figuras y sujetxs protagónicos. Los símbolos del Chile que viene también se ponen en juego el domingo.