Venezuela: triunfó la guerra económica

Por Sofía Athanassopoulos* desde Caracas

Duro revés para la revolución bolivariana: la oposición arrasó en las elecciones legislativas y, por primera vez en 15 años, tendrá mayoría parlamentaria. El asedio de la “guerra económica”, que provoca desabastecimiento e inflación inducida, abonó el terreno para el descontento del pueblo chavista. La poca eficacia del gobierno para enfrentarla, sumado al alto nivel de corrupción, completan un complejo panorama que precisará una urgente rectificación.

Tras una larga jornada marcada por la gran participación, que llegó a 74,5% (a pesar de que el voto no es obligatorio), la oposición venezolana agrupada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró obtener 99 escaños en la Asamblea Nacional, mientras que el Gran Polo Patriótico, integrado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y otras fuerzas políticas de la revolución sólo obtuvo 46. Con el 96.03% de las actas transmitidas, el Consejo nacional Electoral (CNE) informó que aún quedan por definir 22 bancas legislativas.

En la nueva cita electoral, la número 20 desde que en la misma fecha pero en 1998 llegara a la presidencia Hugo Chávez, se eligieron de manera totalmente automatizada a los 167 diputados de la Asamblea Nacional (órgano parlamentario unicameral), cuyo período será del 5 de enero de 2016 al 5 de enero de 2021.

Poco antes de las 12:30 de la noche de este domingo, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, se dirigió al pueblo venezolano para emitir el primer boletín oficial con resultados de tendencia irreversible y para felicitar a la nación por el civismo mostrado durante el proceso, el cual se desarrolló en un clima de tranquilidad.

Inmediatamente, el presidente Nicolás Maduro dio un mensaje a la nación reconociendo los resultados adversos, felicitando la labor del CNE y la participación democrática del pueblo venezolano. “Nada se detuvo y nada se detendrá, todo seguirá su rumbo”, expresó, y aseguró que en Venezuela no ha triunfado la oposición sino una contrarrevolución en puertas, “y ya sabemos lo que es una contrarrevolución enfrentada”.

“Ha triunfado la guerra económica”, sentenció Maduro, haciendo referencia a la feroz ofensiva que genera desabastecimiento de productos de primera necesidad e induce a una enorme inflación para generar descontento y ganar votos para la derecha.

“Yo me siento tranquilo, con mi conciencia, con mi alma, porque he hecho todo lo que hay que hacer para proteger al pueblo, hemos sido leales y hemos sido leales con el legado de Hugo Chávez, y así seré mañana, pasado mañana y siempre. Esto lo tomamos como una bofetada para despertar y actuar para los tiempos futuros”, sostuvo el mandatario.

El actual presidente del parlamento venezolano, Diosdado Cabello, también envió un mensaje tras los resultados electorales: “Nadie dijo que iba a ser fácil. Que esta derrota electoral nos sirva de fuerza para seguir el camino de la revolución bolivariana y chavista”.

Por otro lado, la tolda opositora celebró los resultados que los beneficiaron. El secretario general del partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup, manifestó: “Que el gobierno se prepare porque las cosas van a cambiar de verdad, no podemos seguir haciendo las cosas como le dio la gana en 17 años”.

El diputado opositor reelecto Julio Borges, del partido de derecha Primero Justicia, aseguró que estarán a la altura del compromiso y que le darán “unas horas al chavismo para que asuma el revés histórico que ha sufrido”.

AN con nuevo escenario de fuerzas

¿Qué significa que la oposición venezolana haya obtenido mayoría en el Parlamento? Según el artículo 89 del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, hay distintos tipos de mayorías: simple o absoluta y calificada. La simple es la más utilizada para tomar decisiones dentro de la AN y se traduce en la mitad más uno de los diputados electos, es decir 85 asambleístas.

Entre sus facultades puede impulsar y aprobar iniciativas políticas como: elegir de su seno a la Junta Directiva cada período legislativo, aprobar proyectos de reforma constitucional, acordar la celebración de referendo consultivo, dar voto de censura al Vicepresidente Ejecutivo y a los ministros, autorizar la salida del presidente del territorio nacional cuando sea mayor a un lapso de cinco días, autorizar ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el enjuiciamiento de diputados que se presuma hayan cometido delitos, aprobar el estado de excepción, seleccionar a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, aprobar todo proyecto de reforma constitucional, autorizar el enjuiciamiento del presidente por parte del TSJ, y designar y remover a los titulares del órgano del Poder Ciudadano.

Por otra parte, la mayoría calificada tiene que ver con medidas de más trascendencia y está dividida en mayoría calificada de dos terceras partes (2/3), que precisa una representación de 111 asambleístas, y mayoría calificada de tres quintas partes (3/5), que es de 100 diputados.

Las 2/3 pueden someter a referendo los proyectos de ley que discuta la Asamblea Nacional, así como los tratados, convenios o acuerdos internacionales que comprometan la soberanía venezolana, convocar una Asamblea Nacional Constituyente, remover a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, modificar las leyes de carácter orgánico, entre otras.

Mientras tanto, entre las funciones de las 3/5 está decidir que el voto de censura acordado al vicepresidente ejecutivo o a los ministros implique su destitución, sancionar las Leyes Habilitantes, aprobar la moción de censura y remoción al vicepresidente ejecutivo y ministros, designar o remover a los integrantes del Consejo Nacional Electoral.

La credibilidad del CNE

El proceso electoral venezolano es completamente automatizado, ha sido considerado como el mejor del mundo y permite revisar cualquier fase de la elección: la preliminar, la propiamente electoral e incluso la post electoral. Sin embargo, la oposición venezolana a lo largo de estos 17 años en los que sus candidatos no obtuvieron mayoría nacional a través de los votos, ha cuestionado a esta institución y ha cantado fraude en varias oportunidades.

Sin embargo, ante estos resultados, que por primera vez los coloca como mayoría en el escenario político venezolano desde la llegada al poder de la revolución bolivariana, a pesar de que antes de los comicios hicieron una campaña de descrédito para con el árbitro electoral, cesaron sus ataques.

Bien lo dijo la presidenta del CNE: una vez más ha ganado la democracia, la paz y el pueblo venezolano.

* Nota relacionada: Venezuela, ejemplo cívico… ¿y ahora qué?