Villa 21-24: “en pandemia ¿Cómo hacemos si ni siquiera tenemos luz ni agua?”

En la Villa 21-24 hace dos semanas que varias manzanas están sin luz y en otras se corta todos los días. Hacerle frente a la pandemia con la escasez y las carencias estructurales. Entrevista con Flavia Romero del Frente Popular Darío Santillán e integrante de la Junta Vecinal.

Por Vivian Palmbaum

En la Villa 21-24, de la CABA viven más de 80 mil personas. Uno de los barrios populares más grandes de esta ciudad donde cotidianamente sus habitantes están sometidos a una vulneración que se multiplica. Quienes viven en el barrio vienen denunciando una situación de precariedad en el tendido eléctrico al que nunca le dieron solución, y que ahora se vive de manera continuada desde hace más de quince días. Se suma a la falta de agua y cloacas que en la pandemia se convierte en un detonante de contagios masivos que enfrentan las organizaciones del barrio y que al momento de escribir estas líneas suman 2029 casos de Covid 19.

Desde Marcha entrevistamos a Flavia Romero, del Frente Popular Darío Santillán e integrante de la Junta Vecinal de la Villa 21-24 y parte del comité de crisis del barrio.

¿Cómo está la situación en el barrio con los cortes de luz?

“Hoy en el barrio no la estamos pasando muy bien. Más allá del Coronavirus, estamos padeciendo los cortes de luz en el barrio, es muy lamentable lo que nos está pasando. Ya hace dos semanas que el corte de luz es continuo. En varias manzanas estuvimos tres, cuatro días sin luz y se corta todos los días, por ahí viene una hora y se vuelve a ir. El gobierno no se está haciendo cargo de la gran problemática que tenemos acá en el barrio”.

Flavia Romero responsabiliza al gobierno de Ciudad,  Edesur y la gestión que hace la UGIS. La Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS) es una estructura creada por el gobierno de la Ciudad, desde la gestión del Pro, que  debiera asistir en situaciones de emergencia social además de organizar, ejecutar y supervisar las obras de solución, mejoramiento habitacional y mantenimiento del hábitat en villas y barrios vulnerables. Sin embargo tal como señala Romero, “ellos tienen que laburar en el barrio, no solo la electricidad, sino el agua, a luz, las cloacas y todas las cosas que pasan en el barrio y no está pasando”.

Frente a esta situación que no encuentra respuestas, Romero explica que “hace unos días atrás hicimos una movilización desde el barrio hasta la Jefatura  de Gobierno, que ya no se puede vivir sin luz, la situación no da para más. Pudimos lograr que nos reciba la gente de Edesur y la gente del gobierno y poder trasmitirles las necesidades que tenemos acá en el barrio con el tema de la luz”.

¿Cómo se cuida la salud sin agua en pandemia?

La luz tiene que ver mucho con el agua también. Acá cuesta mucho que salga el agua, tenemos sectores que no hay y en varias casas tienen motor y si no tenes luz no podes hacer subir el agua para poder abastecerse todo el día y poder higienizarse. Nosotros decimos el gobierno hace la propaganda en la tele de que hay que higienizarse para combatir el virus, pero ¿cómo hacemos nosotros si ni siquiera tenemos agua? Es lo más básico que tenemos para evitar el virus acá en el barrio. No nos podemos lavar las manos, no podemos limpiar nuestra casa, no podemos higienizar las cosas necesarias para poder combatirlo. Esto se fue de las manos, lo venimos padeciendo hace muchísimos años pero ahora es más fuerte con la necesidad frente a la pandemia que estamos viviendo en los barrios populares”.

Además de los servicios básicos ausentes, la pandemia también se vive en el barrio con muchas necesidades. “A  todo esto se suman los vecinos y vecinas que no tienen trabajo, que los que hacían changas hoy no la tienen y cada día se suman más a los comedores. Somos las mujeres quienes estamos bancando… lo hacemos de lunes a viernes y estamos bancando el almuerzo, merienda y cena todos los días para los vecinos que realmente necesitan, que no tienen como sustentar a su familia y recurren a los comedores para llenar el estomago cuando no tenes un mango o no tenes llena la heladera”. 

Flavia sintetiza, “es un combo, el vecino lo poco que tiene lo conserva en la heladera, y se corta la luz tres o cuatro días y tienen que tirar toda la comida. La luz es un gran problema cuando no lo hay y el agua también. Tienen que esperar hasta la noche y juntar unos baldes de agua para poder usarlo en el baño, poder usarlo en la cocina para limpiar, higienizarse.”

Además, agregó que “estamos denunciando esta situación, estamos denunciando al gobierno de la ciudad y a Horacio Rodríguez Larreta sobre toda la realidad que vivimos en la villa 21 y en todos los barrios populares. Lo mejor que podrían hacer es que se urbanice el barrio y podamos vivir en mejores condiciones porque la situación ya no da  más.  Nosotros también nos merecemos vivir mejor, nosotros también necesitamos tener luz, agua, cloaca y tener vivienda digna para poder estar en mejores condiciones en el barrio, pero el gobierno hace oídos sordos, por eso nosotros salimos a luchar. Pero es difícil con este gobierno porque no quiere a la gente pobre”.

Aislamiento en el barrio

Flavia Romero que es parte de la Junta Vecinal de la Villa 21-24 explicó que “hay un comité de crisis que estamos muchas organizaciones sociales y venimos laburando en el barrio desde que salió la pandemia. Si hoy el barrio está así, con la cantidad de positivos es porque las organizaciones sociales venimos bancando antes. Tenemos 2029 casos que para nosotros es muchísimo y esto sigue avanzando”. Contó que lograron con la Junta Vecinal que bajen a testear a las y los vecinos. Sin embargo resaltó que “hoy los vecinos están un poco complicados porque al principio venían y se lo hacían, pero después surgió una mala atención de los hoteles donde los llevaban. Les daban comida horrible, comida que nadie quería comer y nosotros también le exigimos al gobierno si podía mejorar el tema de la comida para los vecinos. Últimamente estaban mandando a los vecinos a los paradores también. Además hicimos una nota al gobierno de la ciudad que frene con eso y no los lleve a los paradores a los vecinos porque no era lo mejor y por lo menos pudimos lograr eso. Lo que se está viendo en el barrio es que no están yendo muchos vecinos (a testearse) por temor a dejar sus casas,  por temor a que los sigan llevando a los paradores y por la situación de que en algunos hoteles la mala atención que les dan”.

“Nosotros como organización social tratamos de ver a los vecinos que por ahí están con síntomas, hablar con ellos, que se vayan a hacer el testeo para que no sigan contagiando más, porque es alarmante la cantidad de positivos que hay en el barrio. También es un problema cuando la gente esta (auto) aislada porque el gobierno tarda mucho en bajar la mercadería para poder abastecerse esos 14 días que están aislados y nosotros también estamos impulsando y empujando eso para que sea lo antes posible para que la vecina o el vecino que tiene hacer aislamiento en espera del resultado o en espera de hacerse el testeo no ande saliendo a la calle, para poder evitar los contagios”.

Para finalizar enfatizó, “nos tenemos que cuidar entre todos y tenemos que seguir avanzando y luchando para el mismo lado. No vamos a aflojar hasta que esto mejore, tanto como la necesidad del barrio que la padecemos hace mil años y también con la pandemia que salimos a la calle a ayudar a los vecinos, a los que están aislados”.