Yeymi Muñoz: “La unidad entre mujeres nos llevará a avanzar en El Salvador”

Yeymi Muñoz es una abogada y candidata jóven con experiencia. Su gestión al frente del Instituto de la Juventud en El Salvador, transformó vidas generando oportunidades. Una serie de entrevistas para visibilizar a las políticas nuestroamericanas y jóvenes que la rockean contra la derecha y el fascismo.

Por Laura Salomé Canteros |

En nuestra región, hay políticas jóvenes anteponiendo proyectos solidarios a reacciones conservadores. Algunas forman parte de partidos tradicionales e impulsan transformaciones desde adentro tras el emerger de una agenda dinámica impulsada por las mujeres, el colectivo LGBTIQ+ y las juventudes. Otras, debaten sobre nuevas y transversales articulaciones o el ejercicio del poder.

En El Salvador, desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), es el partido que representa desde gobiernos pasados y desde la Asamblea Legislativa, las posturas de izquierdas y progresista. Allí, desde los 15 años, encontramos a Yeymi Muñoz, una de las políticas jóvenes con mayor experiencia como militante y funcionaria.

Hoy es candidata a alcaldesa de Santa Tecla, uno de los territorios más innovadores y cercanos a San Salvador, la capital del país centroamericano. Un desafío más en su carrera de abogada y política. Sobre su gestión al frente del Instituto de Juventudes (INJUVE), sobre la política como herramienta para cambiar las vidas de miles y sobre la necesidad de que las mujeres, LGBTIQ+ pasen al frente, dialogamos con Yeymi Muñoz, en entrevista exclusiva para Marcha.

***

– ¿Cuáles fueron los mayores desafíos que tuviste en tu carrera como mujer política?

La política está cargada de adultocentrismo y es masculina; porque está llena de hombres adultos. Entonces, cuando una mujer joven llega a algunos espacios, tiende muchísimo a ser discriminada, a ser acosada o a ser considerada como incapaz, y tienes el desafío de demostrar que llegaste porque te lo ganaste y porque tienes capacidad. Eso implica que tienes que prepararte y capacitarte para tener un debate con mucho contenido y a la altura de la experiencia que otros ya tienen. Y para lograrlo, también necesitamos ser más solidarias entre nosotras, no aislarnos, ni ser egoístas. La unidad entre mujeres nos llevará a avanzar, para que eso permita que los temas de mujeres y jóvenes tengan un nivel en la agenda pública mucho más fuerte.

– ¿Porqué decidiste ir a elecciones como candidata a alcaldesa del territorio de Santa Tecla?

Santa Tecla es una ciudad que me acogió siendo muy joven. Tenía 17 años cuando llegué a esta ciudad para continuar mis estudios universitarios. Aquí también tuve mi primer empleo en el órgano judicial, trabajé durante 8 años en un Tribunal, siendo colaboradora judicial. Y bueno, sentí que llegó el momento de contribuir a que esta ciudad se desarrolle. El máximo potencial de esta ciudad es su comercio, hay alrededor de 5.400 empresas y más del 92% son micro empresas. Entonces, es importante diseñar estrategias que permitan que estas empresas puedan avanzar en el procesos de la cadena productiva y puedan darle más desarrollo a la ciudad. Santa Tecla fue una ciudad vanguardia en muchas cosas como comercio e infraestructura deportiva y hay que devolverle a la ciudad ese brillo; hay que darle vida al componente de innovación y tecnología. Así que quiero aportarle mi trabajo, esfuerzo e ideas para que esta ciudad sea una ciudad de la cual los tecleños y las tecleñas nos sintamos orgullosas.

***

Yeymi estuvo al frente del Instituto de las Juventudes en el segundo gobierno del FMLN, época de la que recuerda las anécdotas con otras y otros jóvenes salvadoreños que accedieron a las políticas públicas que implementó para combatir la desigualdad en el acceso a las oportunidades de educación, salud y trabajo. Relató, que en ocasión de asistir a una actividad, se encontró con una de ellas: “Una joven se acercó y me dijo: ´quiero agradecerle por la beca que me dio el programa Jóvenes con Todo, me gradué de técnica en gastronomía y ahora estoy contratada. Me cambió la vida y me dio la oportunidad para generar ingresos para mí y para mí familia´”. Son de esas historias que afirmó, “hacen darte cuenta que a pesar de lo difícil, hay en la política, momentos de satisfacción”.

– ¿Cuál fue la mayor experiencia que te dejó la gestión pública enfocada en el fortalecimiento de las oportunidades para las juventudes?

Una de las mayores satisfacciones de haber sido la directora del INJUVE, fue la creación del programa “Jóvenes con Todo”. Un programa que tenía como objetivo desarrollar habilidades y capacidades en las y los jóvenes e incorporarlos en la vida productiva y la vida laboral. Avanzamos construyendo una política pública y un año después de terminada mi gestión, el actual gobierno no le dio continuidad a una política que coordinaba y articulaba esfuerzos del sector privado, de la cooperación internacional y de las asociaciones de jóvenes. Es que precisamente, uno de los mayores desaciertos cuando un nuevo gobierno asume, es desechar lo que otro hizo solo porque no coinciden ideológicamente. Porque esto le trae un costo muy caro a ciudadanos y ciudadanas.

– ¿Piensas que las mujeres y las personas del colectivo LGBTIQ+ debemos pasar al frente? ¿Por qué? ¿Qué aportamos a las construcciones partidarias?

Tanto las mujeres como las personas del colectivo LGBTIQ+ son dos poblaciones históricamente excluidas y marginadas y a pesar de que se pueden visualizar avances, todavía queda mucho por hacer. En el caso del FMLN, ha venido contribuyendo a la inclusión; al interior del partido, en la Secretaría de la Mujer y con LGBTIQ+ que van en proceso de también conformarse en Secretaría.

Fue en los gobiernos del FMLN, cuando se implementaron las primeras políticas públicas del país para la inclusión, con la creación de Ciudad Mujer como un proyecto emblemático para el país y la región (un dispositivo para la protección integral ante las violencias y el acceso universal a la salud y la educación), y también generando las primeras unidades para la atención de la población LGBTI+ en todos sus aspectos. En el caso del FMLN, hemos venido con un proceso interno además. Porque no podemos concebir una sociedad más justa y solidaria sin inclusión.

– En relación a la violencia política y el acoso u hostigamiento en redes sociales, ¿cuál o cuáles consideras que son las mejores herramientas para combatir estos ataques?

Cuando las mujeres decidimos participar en política, debemos hacerlo con la verdad, con nuestro trabajo y demostrando que somos capaces. Por eso, es la mejor herramienta para combatir el ataque, el acoso y el hostigamiento en redes sociales: hablar con la verdad y defendernos.

Cuando terminé mi gestión frente al INJUVE, fui acosada por la actual directora que hizo señalamientos sin conocer el funcionamiento de la institución, sin haber estudiado la ejecución del programa “Jóvenes con Todo” y cuando vi el ataque a través de la TV y las redes sociales, decidí convocar a una conferencia de prensa y dar mi versión. Y un año después, la gente sigue diciendo que lo mejor que pude haber hecho es defenderme. Hay que hacerlo con la verdad y usar todas las herramientas que tenemos para poder poner en la versión pública de nuestras posiciones.

– Las mujeres no tenemos techo pero si tuvieras que proyectar el futuro de tu carrera política, ¿a qué aspiras?

Me proyecto siendo una alcaldesa de esta ciudad (Santa Tecla), la más jóven de la historia, y aspiro a convertirla en una ciudad de oportunidades y de bienestar. No es solo de aspirar sino también de lo que podemos hacer; estoy para servirle a El Salvador en la posición que requieran las y los ciudadanos. Porque una de las cosas que aprendí siendo militante del FMLN desde muy joven, es que a este país solo lo puedes cambiar cuando estas dispuesta a dar más que a recibir, cuando decides sacrificarte para poder transformar, cuando no desistes a pesar de la adversidad, cuando los momentos difíciles sirven para alentarte, levantarte y salir adelante. Somos la generación de militantes que se sabe capaz de trabajar en equipo y de aceptar la crítica como una fortaleza para ser mejores cada día; por eso, en mi futuro quiero ser la nueva alcaldesa de esta ciudad.

***

Desde el INJUVE, Yeymi, colaboró con la legalización de 124 organizaciones juveniles y logró la participación de 650.928 jóvenes solo en uno de sus micro- programas. Colaboró con más de 30 mil jóvenes que han superado sus condiciones acceder al empleo en 66 municipios de El Salvador. Desarrolló, en cinco años, 7.451 actividades de dinamización de espacios públicos y convivencia comunitaria con enfoque intergeneracional en las participaron casi 400 mil personas.

Las elecciones en El Salvador serán el próximo 28 de febrero de 2021 y se elegirán las diputaciones al Parlamento Centroamericano (Parlacen), la Asamblea Legislativa e integrantes de los concejos municipales. Serán a un año y ocho meses de la asunción de Nayib Bukele, un publicista y empresario misógino y ultraderechista, quien pretende llevar al país hacia un retroceso democrático, ignorando desigualdades históricas. Pero en ese camino, Yeymi y otras mujeres, lesbianas y mujeres trans están proponiendo mundos mejores. Y están destinadas a vencer.