Preocupación por el deterioro de salud de Facundo Jones Huala

Por Luz Ailín Báez y Manuel López Mateo

Preocupa la huelga de hambre de Jones Huala iniciada hace 19 días. Desde el penal habló sobre su situación y la luchas mapuches y docentes de la provincia de Chubut.

Facundo Jones Huala espera en la Unidad 14 de Esquel la resolución de la Corte Suprema de Justicia sobre su extradición o no a Chile. Inició una huelga de hambre hace 19 días en reclamo contra el juez Gustavo Villanueva, quien ordenó detener a Lautaro González y Fausto Jones Huala, los jóvenes que bajaron del cerro a Rafael Nahuel herido de muerte por las fuerzas de seguridad en Villa Mascardi. Asimismo reclama autorización para realizar, junto a su comunidad, la ceremonia del Wiñoy Tripantu (año nuevo mapuche) como cada solsticio de invierno.

Se lo ve más flaco y pálido pero se lo ve entero. “Acá estamos aguantando un poco enfermo, varios días de huelga de hambre y para toda la gente que me pueda escuchar, es importante luchar por los derechos nuestros”, expresó hace tres días desde el penal.

Maria Isabel Huala, madre de Facundo, declaró hoy que “no son nada alentadoras las noticias. El lonko está con vómitos desde que se levantó y ayer a la tarde lo volvieron a pesar y pesó 72,700 kg. Ahora a la mañana cuando lo pesaron pesó 71,700 kg. Nos manda mucho newen (fuerza en mapundugún), yo también le mandé newen. Pero bueno, baja rápidamente de peso. Tendremos que seguir agitando algunas acciones para que los jueces despierten y nuestros propios hermanos para lograr que todos juntos con mucho newen podamos torcer la decisión de los jueces”.

El 15 de junio, en una entrevista radial, Jones Huala manifestó: “hay que reconocer que este gobierno ha dado una serie de golpes fuertes y duros desde una política de terrorismo de Estado que nosotros venimos denunciando desde un principio. Si bien el conflicto en particular del pueblo mapuche es mucho más estructural y sobrepasa el contexto, la coyuntura, cualquiera sea, kirchnerismo o macrismo, nosotros pudimos vislumbrar que este gobierno iba a ser así de duro como es. Cuando nosotros planteamos esas cosas la gente no nos creía mucho y bueno, ahora estamos viendo todas las consecuencias.”

“En el caso nuestro fue muy duro lo que sucedió con Santiago (Maldonado) y con Rafael (Nahuel), dos muertes al hilo. Es la política de terrorismo de Estado que se ocupó con nosotros y que evidentemente se quiere utilizar a la vez con otros sectores del pueblo oprimido, el pueblo argentino trabajador, pobre y con el resto del pueblo originario igual. Sabemos que los wichí están combatiendo, luchando igual por sus derechos, igual que los qom”, dijo.

Refiriéndose a la provincia de Chubut, considera que también está sucediendo una cuestión emblemática: “lo veo con preocupación pero también con gran anhelo que esto pueda ser una suerte de escuela para todos los sectores en lucha de los trabajadores ocupados y desocupados. Me sorprende mucho, incluso en esta ciudad Esquel el nivel de movilización que se ha logrado. Más allá del histórico No a la Mina, conociendo el tipo de sociedad que es Esquel y Chubut, me parece que es alentador”.

Huelga y Newen

“Independientemente que es fea la situación económica y política del país y de la provincia, es alentador ver que la gente está luchando por sus derechos. Es alentador ver también que esta lucha abre el camino y la visión a otras luchas más grandes. Sabiendo que mucha cantidad de los maestros son de origen mapuche, que en el sector de salud muchos enfermeros y otros sectores de los hospitales son de origen mapuche o indígena. Eso me parece importante, ver a tu gente peleando te llena de orgullo y te da fuerza para seguir”.

“Yo estoy varios días de huelga de hambre y a veces estoy peor que en otros momentos, de repente uno sea cae físicamente, también estas cosas dan ánimo. Las crisis a veces son oportunidades y eso es lo que nuestro pueblo tiene que aprovechar, las oportunidades para generar un cambio y que no sea el mismo círculo vicioso de siempre”

En diálogo con Marcha, Soraya Maincoño- vocera de la Pu Lof Cushamen- compartió hoy que “el estado de salud del Lonko se encuentra bastante deteriorado, no tanto por la cantidad de días de huelga de hambre sino por una cuestión espiritual”. A pesar de todos los intentos que están llevando adelante para que exista la posibilidad de hacerle el Wüñoy Tripantu- una ceremonia anual mapuche- el juez Villanueva lo rechazó. La referente de la comunidad explicó que llevarán a cabo la ceremonia de hoy en el territorio, con la intención de poder acompañar luego a Jones Huala con invitados e invitadas de otras comunidades dentro de la U14. Además advirtió que “actualmente, Facundo Jones Huala bajó mas de diez kilos. Está haciendo huelga seca: no está consumiendo ni comida ni líquidos cosa que nos preocupa porque sabemos que sólo puede llevar directamente a la muerte”. Por último, pidió por “la solidaridad y la empatía de la sociedad en general y de los pueblos originarios en particular”.

Lonko estudiante, docentes en lucha.

Desde que ingresó al penal, Facundo “asiste a clases”. “Yo nunca terminé la escuela tuve que formarme de una manera autodidacta, sólo”. En relación al paro y acampe que los docentes de toda la provincia de Chubut están realizando, el lonko opinó: “Entiendo el valor de la educación: muchos cambios muy a lo largo de la historia se han dado a partir de profesores conscientes, de maestros revolucionarios”.

“Lo que tenemos que entender los pueblos es que el poder en realidad está en nuestras manos, la gente, los oprimidos. Y que esta es una de las lecciones que pueden estar dando los maestros más importantes: la lucha. Eso ha cambiado muchas cosas. Esta forma de enfrentar a los poderes que están aquí en el Sur en la Patagonia. Y me parece que eso no se tiene que perder. Yo desde aquí los aliento. Obviamente que por una cuestión de pueblo, mucho más aliento a la gente de origen mapuche con los maestros de las zonas rurales. Y se que están todos movilizados y eso me parece interesante porque abre el panorama para otras discusiones. Sobretodo la escuela en Chubut, mi provincia, a la que iba de chiquito eran escuelas muy reaccionarias. Es interesante empezar a cuestionar los contenidos de la educación, desde un cuestionamiento de proyección expositiva, progresista, empezar a bajar otro tipo de conocimiento, a un pensamiento crítico al estudiantado”, exclamó.

“Nosotros sabemos lo que es resistir, aguantar una represión. Recuerdo cuando era chico que nosotros ocupamos oficinas y un puñado de viejitos de mapuches dirigentes ocupamos las oficinas a reclamar nuestros derechos. No se veía tanta gente. Hoy en día se ve mucha gente. Entonces en ese sentido, nosotros sabemos lo que es el sacrificio. Sabemos que lo que se cosecha después de que se siembra cuando se está luchando son cosas grandes por más que tarde, entonces eso es algo muy bonito”.

A Facundo se lo oye fuerte, con la fortaleza de quien tiene el sostén de sus convicciones: “No hay nada más bonito que la gente que lucha por sus derechos, más en una sociedad de opresión. Esta es la oportunidad que tienen los profes: enseñándole a luchar a los pibes, a los chicos, a mi gente, a nuestra gente, para que no nos enajenemos tanto. Esto nos va a abrir a nosotros, nos va a abrir nuevas posibilidades de proyección en nuestra lucha de reconstrucción y liberación nacional mapuche”.

Notas relacionadas:

Facundo Jones Hualas, extradición con represión

Facundo Jones Huala, a la espera de la respuesta por la extradición o el diálogo político

Facundo Jones Huala: otro juicio contra la misma lucha