Una respetuosa excitativa: la excusa para comentar el acontecer feminista en Costa Rica

Por Anamaría Rojas* / Foto: Valeria Castro Soto 

La mayoría de las y los diputados de la Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó una moción para pedir al presidente del país, Carlos Alvarado, que no firme una norma técnica sobre el aborto terapéutico. Ante los intentos antiderechos, crece la organización aborterofeminista sin fronteras. 

No ha pasado mucho desde el 8 de Agosto, ¿O sí? Acá en Buenos Aires, noté a las pibas cansadas, desconcertadas y algo bajoneadas… Pibas, ¿Me creerían si les digo que el feminismo en Costa Rica es un antes y un después del 8A? ¿Es demasiado pronto para hacer una aseveración de ese tipo? Sí, tal vez, pero me atrevo.

La efervescencia feminista que se generó desde el sur del continente el año pasado, nos inspiró directamente. El 2018 fue un gran año para el feminismo tico. Nació Aborto Legal CR, un frente interseccional que representa un logro significativo para el movimiento. No solo por la inminente relevancia de la lucha por el aborto legal en América Latina y específicamente en Costa Rica, tras el contexto de la sentencia de la CIDH. Hablaremos de la sentencia más adelante.

Considero que es un logro importante porque finalmente parece que estamos consiguiendo sumar y hacer convergir los esfuerzos organizativos de activistas y colectivas que estaban acostumbradas a sostenerse a duras penas, amenazadas -más que por el patriarcado mismo- por el gran separatismo que nos caracterizó como movimiento. Ya no se siente tan así. No hace falta ser muy sabias para entender que unidas somos más fuertes. Tal vez lo que hacía falta era que las pibas y las weonas nos recordaran que es urgente.

Durante el 2018 vimos nacer o consolidarse diversos espacios feministas que generan comunidad como el ciclo Chicas al Frente, el mercado de economía solidaria Hijas de la Ruda, el varieté Mujeres Libres Riéndo, y las plataformas estudiantiles Me pasó en la Universidad Nacional/Universidad de Costa Rica. También cabe mencionar espacios de comunión virtual como Querida Diaria, Por Las Malas, Las Incomoditas, Acá Estamos, Mi Vida Afro y el medio de comunicación La Cadejos.

Las colectivas con trayectoria como Ni Una Menos y las organizaciones socialistas El Foro del Aborto, Las Rojas, Organízate también se fortalecieron y arrancó Pan y Rosas CR. Fue notoria y potente la presencia de las mujeres en los escenarios. Nos encontramos más que nunca antes y nos reconocimos como comunidad fuerte y sororaria.

Todo esto ocurre en la Gran Área Metropolitana. Más específicamente, en San José. De ahí para afuera, es otra cosa.

El fundamentalismo evangelista es la fuerza política y religiosa más poderosa en las periferias del país. Un hito que a la clase media vallecentrista (donde se ubica el Gran Área Metropolitana), la agarró por sorpresa. En las elecciones del año pasado, el Partido Restauración Nacional, un partido evangélico que nunca antes había trascendido el apoyo del 2,45% de las personas votantes; obtuvo el primer lugar con un 24.91%. Finalmente, Carlos Alvarado ganó la segunda ronda con su partido progresista neoliberal. Sin embargo, Restauración Nacional triunfó con una insólita representación de 14 diputados en la Asamblea Legislativa. Y todo puede ser peor; acusaciones de corrupción entre los evangélicos y delirios politiqueros que no nos detendremos a contemplar, derivaron en un peligroso reordenamiento de los bandos en la Asamblea Legislativa. Ahora la corriente fundamentalista se impone desde múltiples frentes y las alianzas son cada vez más peligrosas.

Aborto: en 1971 la tenían más clara que ahora…

Entonces, anti-derechos y personas defensoras de los derechos humanos se enfrentan en una constante “Batalla Espiritual” (Batalla Espiritual es el sencillo más escuchado por los y las costarricense en Spotify en la categoría de música nacional. El cantautor de esta obra es, ni más ni menos que Fabricio Alvarado, el pastor evangélico que estuvo a punto de convertirse en presidente de la nación) que ha regido el acontecer político del país.

La CIDH ha intervenido reiteradas veces al gobierno costarricense en materia de derechos humanos y reproductivos. Tres situaciones en específico han causado gran conflicto: la fertilización in vitro, el matrimonio igualitario y el aborto terapéutico. Respecto al aborto, nuestro código penal vigente desde 1971, contempla lo siguiente:

Artículo 121. No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por
una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho
con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por
otros medios.

Por eso, cuando las vidas de Ana y Aurora corrían peligro, ellas solicitaron el procedimiento de aborto terapéutico ante las autoridades sanitarias. La negativa lleva a estas mujeres a estar al borde de la muerte, y por ello interpusieron una denuncia en la CIDH. Se cumplen casi cuatro años desde que inició el proceso y el gobierno lo ha sobrellevado con el chantaje típico de un patán. Como medida para evitar la sanción de la Corte, prometieron firmar la normativa que debería garantizar el acceso de las mujeres aborto terapéutico en caso de que la vida de la mujer esté en riesgo. Sin embargo, ya se ha vencido el tiempo de conciliación decretado por la corte y la promesa lleva dos años retrasada.

Leé también:

En Costa Rica aquí estamos, en pie de lucha

¿Se acuerdan del sustillo que se llevó la clase media vallecentralista cuando casi queda presidente un pastor evangélico? Bueno, el actual presidente, Carlos Alvarado, se llenó la boca de promesas de derechos humanos y progresismo para llevar a las urnas a una mayoría (33,8%) de abstencionistas. Asimismo se aseguró el voto de las feministas prometiendo la anhelada firma que pondría en rigor la normativa técnica para el procedimiento del aborto terapéutico.

Por eso, cuando las feministas nos reunimos a las afueras de la Asamblea Legislativa el 21 de enero, reclamamos furiosas al maldito patán que nos engañó de nuevo con su discurso de aliado. Pero al fin y al cabo, lo que exigimos no es más que el mero cumplimiento de la ley. Algo que al menos 27 diputadas y diputados pretenden impedir.

Respetuosa excita¿qué?

La ideó la diputada socialcristiana Shirley Díaz, la secundaron 27 diputadas y diputados en total, se refieren a ella como ‘una respetuosa excitativa’ y no sé a ustedes pero eso a mi me da mucha risa. Se trata de una petitoria que ¿excita respetuosamente? al Poder Ejecutivo para que procure tener el cuidado de no dejar ningún ‘’portillo abierto para flexibilizar el aborto’’ al emitir la norma técnica, insistiendo en que este protocolo debe garantizar la aplicación exclusiva para los casos de ‘’peligro para la vida de la madre’’ y cuando ‘’ninguna otra alternativa sea posible’’.

La moción no es solo el reflejo del miedo que tienen estos sectores ante un visible aumento de mujeres conscientes del poder de decisión que tienen sobre sus vidas y cuerpos; se trata de estrategias políticas. Esto es también una forma de medir fuerzas y enviar un mensaje a la población, ya saben, esos juegos del poder.

La petitoria se convirtió en moción tras ser apoyada por la mayoría legislativa. El movimiento feminista reaccionó en las afueras de la Asamblea; en donde las mujeres hicieron énfasis en denunciar que tanto el chantaje del poder ejecutivo como la invitación del legislativo son acciones que atentan directamente contra la ley y contra nuestro derecho a la vida.

Misteriosos son los caminos…

¿Qué dicen los doctores? No es posible dejar de lado la polémica posición del Colegio de Médicos, ‘’¡Todo médico tiene derecho a abstenerse de practicar un aborto!’’ dijo el Dr. Andrés Castillo, presidente del Colegio. Afirmó que ‘’el médico puede negarse a realizar procedimientos que transgredan sus convicciones morales, religiosas, éticas y filosóficas.’’

¿Qué dice el gobierno? El macho disfrazado de aliado que tenemos por presidente ha contestado lo mismo cada vez que se le ha increpado públicamente sobre el tema: ‘’Hablaremos de esto cuando A MI me parezca, en este momento tengo asuntos importantes que atender’’, ‘’Yo estoy aquí para resolver los verdaderos problemas del país, esto no es relevante’’. Ante la movilización que provocó la afamada respetuosa excitativa presentada por el legislativo, la Ministra de Comunicación informó que el gobierno sigue desarrollando la norma y que se apegará al código penal, algo así como: ‘’tranquis, no dejaremos que las malvadas abortistas se aprovechen de esto para abortar libremente’’.

‘’Misteriosos son los caminos del Señor’’ dice el dicho… Y bueno, henos aquí, las fuerzas aborterofeministas y las evangelicopopulistas unidas en una misma exigencia excitativa: que el gobierno deje la trama con este asunto y suelte la normativa técnica; como diríamos en buen tico, ”Va soltando la vara, Carlitos”.

 

*integrante del Movimiento por el Aborto Legal en Costa Rica.